Muere Curro Malena, el cantaor más querido por los gitanos

Un pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Lebrija declaró tres días de luto oficial por el cantaor que ha recibido la Medalla de Oro de la Provincia en la víspera de su despedida

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
21 may 2023 / 10:11 h - Actualizado: 21 may 2023 / 10:12 h.
"Obituario"
  • Muere Curro Malena, el cantaor más querido por los gitanos

TAGS:

Acaba de irse al otro mundo, para hacerles a compás a los ángeles, el cantaor lebrijano más querido por los gitanos, Francisco Carrasco Carrasco, más conocido como Curro Malena, a los 77 años de edad y tras una larga enfermedad. No en vano, se trata del flamenco que más peñas tiene a su nombre en toda Andalucía. Por algo será. La capilla ardiente va a ser habilitada esta misma tarde en el teatro municipal Juan Bernabé de su pueblo natal, cumpliendo así el deseo expreso de su familia. El alcalde de Lebrija, el socialista Pepe Barroso, ha mostrado sus condolencias a la familia y amigos del cantaor en nombre del municipio y ha lamentado “tan irreparable pérdida”.

El Ayuntamiento lebrijano va a celebrar esta misma tarde, a partir de las 20.30 horas, un pleno urgente y extraordinario para declarar tres días de luto oficial por uno de sus Hijos Predilectos, nombramiento que le fue concedido a Curro en 2011. La bandera de Lebrija ondeará a media asta. Poseedor de la Antorcha del Cante Flamenco, Curro Malena está considerado uno de los más distinguidos representantes del flamenco gitano-andaluz. Prácticamente medio siglo en los mejores escenarios del flamenco, una fértil cosecha discográfica y un corazón repleto de verdad flamenca son solo algunos de los méritos que concurren en Francisco Carrasco Carrasco, venido al mundo en Lebrija un 11 de julio del año 1945. Este pasado jueves, con carácter de urgencia, el pleno de la Diputación provincial de Sevilla le concedió a Curro Malena la Medalla de la Provincia, después de una campaña institucional del propio Ayuntamiento de Lebrija, que también reivindicaba para él la Medalla del Mérito a las Bellas Artes que concede el Ministerio de Cultura y la del Mérito en el Trabajo que concede el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Solo ha conseguido la primera, que iba a otorgársele el próximo 6 de junio. Ya será a título póstumo, aunque es cierto que la mayor de las medallas, la de la afición flamenca, la tiene Curro desde antes de que los políticos de hoy supieran de su existencia.

Curro Malena nació en el seno de una familia que no podía ser ya más flamenca porque vivía asentada en Lebrija -quintaesencia de Andalucía- y porque derivaba, a su vez, de otras dos familias que llevaban el compás en la sangre: Los Malenos y Los Rumbos. Con solo 19 años, cuando participa en el II Gazpacho de Utrera, allá por 1964, se presenta como Curro Paula y se acuerda de su abuela materna, La Rumbilla, a la que ni siquiera había conocido porque murió siendo él un recién nacido, y es entonces cuando inicia una carrera profesional con un cante, tan gitano y tan suyo, que bebía de esas dos partes en las que se dividía el mundo a juicio de Fernando Villalón: Sevilla y Cádiz.

Después de más de cuarenta años de vida profesional, no fue extraño que el Ayuntamiento de su pueblo natal lo nombrara Hijo Predilecto en 2011. Pero sí llama la atención que fuera precisamente aquel mismo año en el que le rindiese un justo homenaje la Federación de Peñas Flamencas de Sevilla. Curro Malena ha sido una figura esencial para entender la contribución de Lebrija al desarrollo de la música flamenca y al caudal de creación que han venido gestando las casas cantaoras de ese municipio a caballo entre los dos mundos que consideraba Villalón...

Curro Malena fue un cantaor que empapó los años de la Transición de fresca jondura desde los inicios de la propia Caracolá de su pueblo, a mediados de los años 60. En 1968 consiguió un importante premio en Mairena del Alcor, y al año siguiente ganó el premio Antonio Mairena, solo unos días antes de ser el primer artista que le cantaba al trío Los Bolecos, conformado entonces nada menos que por Farruco, Matilde Coral y Rafael El Negro. Su primer disco es el que graba con Niño Ricardo en 1970. Del año siguiente es El cante de Curro Malena y la guitarra de Parrilla de Jerez. En 1973 graba Yunque de cante gitano, el disco en el que debuta su paisano Pedro Bacán. Luego vendrían, con Manolo Sanlúcar, Sevilla y Cai, y cuatro discos más con Parrilla, como Cuando vienen en busca mía, El cante festero de Curro Malena, Quiero sembrar un camino o El cante gitano de Curro Malena. Sus participaciones en las Caracolás de los años 80 y 90 son legendarias. Y luego, ya en este siglo, empezarían a venir los homenajes: se le dedica las Noches de Bajo de Guía de Sanlúcar de Barrameda y se le reconoce con la XV Giraldilla Flamenca en 2004... Aun con una hemiplejia, Curro siguió demostrando su flamencura cabal... En 2016, la Venta de Vargas de San Fernando (Cádiz) le concedió su V Leyenda del Flamenco.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos