Menú
Exposiciones

Nebrija en América... «y el océano se llenó de palabras»

Una nueva exposición, esta vez en el Archivo de Indias, regresa a Elio Antonio

10 jul 2022 / 08:11 h - Actualizado: 10 jul 2022 / 08:17 h.
"Historia","Universidad de Sevilla","Exposiciones","Archivo de Indias"
  • Inauguración por la Consejera de Cultura Patricia del Pozo, la Directora del Archivo de Indias Esther Cruces, las comisarias Lola Pons y Leyre Martín, el Jefe de los Archivos del A.G.I. Manuel Álvarez y la Secretaria General de la Consejería de Cultura Mar Sánchez Estrella. FOTO: T.L.
    Inauguración por la Consejera de Cultura Patricia del Pozo, la Directora del Archivo de Indias Esther Cruces, las comisarias Lola Pons y Leyre Martín, el Jefe de los Archivos del A.G.I. Manuel Álvarez y la Secretaria General de la Consejería de Cultura Mar Sánchez Estrella. FOTO: T.L.

La Exposición, que se inauguró por parte de la actual Consejera de Cultura, la Excma. Sra. Patricia del Pozo, y en la que intervinieron en el uso de la palabra la Directora del Archivo General de indias, la Ilma. Sra. Esther Cruces, la Comisaria del V Centenario de la muerte de Elio Antonio que conmemoramos, Dª Lola Pons y el Jefe de los Archivos del propio General de Indias, D. Manuel Álvarez Casado, está organizada por la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, el Ministerio de Cultura y Deporte (Dirección General de Patrimonio Cultural y Bellas Artes y la Subdirección General de los Archivos Generales del Estado), la Universidad de Sevilla ( a través del Decanato de la Facultad de Filología, presidido por Javier Martos Ramos y contando con el Grupo de Investigación Historia 15, podrá visitarse hasta el 16 de octubre en el propio Archivo General de Indias.

Nebrija en América... «y el océano se llenó de palabras»
Nombramiento del nieto de Elio Antonio, como Regidor de la provincia de Sta. Marta (Colombia), en 1527. FOTO: Facilitada por Manuel Álvarez Casado.

Ha contado con el comisariado científico de las profesoras de la facultad de Filología de la Hispalense Dª Lola Pons Rodríguez y Dª Leyre Martín Aizpuru, y con el del Jefe de los Archivos del Archivo de Indias, Manuel Álvarez Casado. Además de estos, se especifica especialmente en la documentación de la muestra, a personalidades de la cultura y empresarios, que de alguna manera han asesorado, prestado sus voces para la lectura de los textos recogidos en vídeos, los transportistas y técnicos de montaje e iluminación, etc. como son: Antonio del Castillo, Roberto Cuadros, Rosa Espinar, Luis Méndez e Irene Roldán; y Felipe Benítez Reyes, Eva Bravo García, Carmen Camacho, Esther Cruces, Eva Díaz Pérez, Fernando Iwasaky, Luis García Montero, Pedro Martín Baños, Andrés Neuman y Darío Villanueva, que proceden de ámbitos tan distintos como del americanismo/hispanismo, la Real Academia de la Lengua, el Instituto Cervantes, literatura, poesía, ... y la propia Directora del Archivo de Indias. Para no dejarme a nadie en la nube digital –aunque seguro que es así porque lamentablemente no se nombran al personal que conforma la plantilla laboral, sigo a lo que se indica en los paneles y díptico que se ha editado para la ocasión -Amado Miguel, T.I.S.L., Antonio Poó Sánchez y Mª Luisa de Miguel Zabala- relacionados con el transporte que han hecho posible también por este lado, que se acceda a estos libros, mapas y legajos, que se custodian entre los miles de documentos que atesora este edificio angular para la cultura Universal.

Nebrija en América... «y el océano se llenó de palabras»
Registro del descubrimiento de Sta. Marta firmado en 1536 por Juan de S.Martín y Antonio de Nebrija. FOTO: Facilitada por Manuel Álvarez Casado.

Todo lo que se expone ahora lo hace por primera vez, es decir, todos los documentos –que van desde la segunda década del S.XVI al XVIII- son inéditos salvo para algunos especialistas, por eso, a través de estas incalculables joyas, nos podemos hacer un cercano (o lejano) eco de lo que pudo suponer la repercusión de los libros de Elio Antonio en el Nuevo Continente. Y si bien, el sabio humanista, el visionario, el polifacético dentro de muchos campos del saber, el hombre que vivió en la bisagra de dos épocas: la medieval y la renacentista, el que tuvo la suerte de percatarse de la importancia de los dos hitos fundamentales coetáneos a su vida, como fueron el Descubrimiento de América y la imprenta, no pudo viajar hasta allí, sí lo hizo su primer nieto Antonio, y sin que pueda decirse tan abiertamente que para todos sus descendientes, sobre todo los de las generaciones siguientes, fue un lucrativo negocio familiar, lo cierto es que a cierto punto controlaron la edición, la venta y los envíos de los libros desde la metrópolis española hasta América, pues además de sus nietos -Antonio y Alonso desde allí- hay constancia de que Sancho (tío de los anteriores y hermano de Elio), también se encargaban de algunas de estas cuestiones, de las que ya Elio Antonio, con los Privilegios de Edición y las Cédulas que se fueron obteniendo una vez fallecido el gramático (entregadas por la Inquisición, encargada de hacerlo), para que no se enviaran a Indias libros no autorizados de Nebrija, controlaran todo el proceso: “una batalla ganada después de muerto”, en palabras de Manuel Álvarez Casado, quien amablemente acompañó a en la visita a esta redactora.

Nebrija en América... «y el océano se llenó de palabras»
Antonio de Nebrija, nieto de Elio Antonio, recibe el cargo de Veedor de la provincia de Sta. Marta (1540). FOTO: Facilitada por Manuel Álvarez Casado.

Con ello, no hacían otra cosa que sacar legítimamente partido a las futuras ediciones gracias a los derechos de autor por los que tanto se preocupó el abuelo, ya que fue consciente desde primera hora de que estos iban a reproducirse -ya algunos habían gozado de gran éxito en su vida- que los beneficios iban a ser sólo para el editor. Por eso mismo, él llegó a ser –además de su autor- editor de algunos de los suyos.

Y bien, la Exposición en sí, está formada por grandes paneles explicativos y vitrinas con los mapas, libros de cuentas, hojas de diccionarios del castellano a lenguas indígenas , etc., y está dividida en varias partes que contemplan el establecimiento en Sta. Marta (en la actual Colombia), de dos nietos de Elio, pero sobre todo Antonio, que se instalan allí e incluso llegan a descubrir un afluente del río Magdalena al que bautizan con el nombre de Lebrija.

Otras partes, están constituidas entre otros elementos, con la Autorización por parte de la Inquisición para que se envíen “Vocabularios y Artes de Nebrija” a América, pues se sabe que hasta al menos 150 años después se siguen enviando sus libros y con documentos reflejan el interés de la Corona en la enseñanza del latín, conservándose los vocabularios autóctonos, circunstancia esta que pone de manifiesto la falsedad de la “Leyenda Negra”, y otra, con los “Nebrijas” americanos, pues los libros de nuestro protagonista (como las Introdutiones Latinae o los diccionarios latín-castellano o castellano-latín, la primera Gramática, etc.) , no sólo sirvieron para la enseñanza del castellano o del latín allí, sino que actuaron como un vehículo de transmisión del cristianismo entre las diferentes etnias amerindias.

Después de ver esta pequeña pero entrañable exposición, resultan curiosas muchas cosas, entre ellas, el que estos descendientes, no mantengan ya el apellido Martínez de Cala, sino lo han sustituido por el de Nebrija o Lebrija indistintamente. También, por el hecho de que sus Diccionarios y metodologías, son las que han estado vigentes en todos los que se han hecho posteriormente hasta el siglo XX y no sólo españoles, sino internacionales.

Con esta expo, el AGI se une a todas las instituciones y actos que se están celebrando, como una de las mejores maneras de conocer y resaltar su inconmesurable fiugura.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos