jueves, 02 diciembre 2021
04:00
, última actualización
Real Orquesta Sinfónica de Sevilla

Olga Scheps, una pianista sorprendente

Lo más destacado de este tercer programa de abono del ciclo Gran Sinfónico fue la intervención de la pianista Olga Scheps con la reválida de Daniel Smith a la batuta

05 nov 2021 / 09:03 h - Actualizado: 05 nov 2021 / 09:47 h.
"Críticas","Real Orquesta Sinfónica de Sevilla"
  • Olga Scheps. / Guillermo Mendo
    Olga Scheps. / Guillermo Mendo

Decía una joven estudiante de piano en el documental Del duende al swing, presentado el miércoles en el Teatro Central, que tras una impecable preparación clásica había optado por el jazz para completar su formación porque ampliaba su técnica y habilidad, así como le abría los ojos para otras estéticas y realidades. Algo así debe haber asumido la pianista rusa de origen israelí y formación germana Olga Scheps, que en la propina ofrecida en el concierto de ayer que se repite hoy exhibió unas vertiginosas y hercúleas agilidades, tan propias de la composición elegida, propensa a esas texturas jazzísticas que tanto pie dan al virtuosismo rabioso y temperamental. Antes la joven pianista dejó claro por qué Chopin se ha convertido en uno de sus referentes, con varios discos publicados con música del compositor polaco, incluidos sus dos conciertos. Su versión del segundo de ellos empezó desconcertándonos, parecía que optaba por el espíritu ensoñador, poético y almibarado de, por ejemplo, María Joao Pires. Sin embargo pronto comprendimos que era capaz de deleitarse con las notas, exprimir su carácter más melódico, resultar ocasionalmente incluso un poco cursi, y sin embargo ser capaz de combinar todo eso con una carga dramática considerable y una tensión contundente. Por si eso fuera poco, reinventó parcialmente la pieza sin traicionar su espíritu, sin partituras y añadiendo agilidades, ornamentaciones y filigranas que no recordábamos en otras versiones, enriqueciéndola más que desvirtuándola, lo que no deja de ser admirable. En el camino propició que la efusividad rítmica del allegro final diera paso a un tono más dramático y apesadumbrado, resultó menos apasionada de lo habitual en el larghetto, y logró un discurso modélico, bien estructurado y dinámico en el maestoso inicial.

Olga Scheps, una pianista sorprendente
Daniel Smith y Noelia Lobato. / Guillermo Mendo

El director australiano Daniel Smith, que ya nos visitó en enero de 2020, justo antes de la pandemia, con un programa enteramente francés, revalidó lo que ya entonces evidenció, una batuta entregada, enérgica y disciplinada. Acompañando a Scheps supo calibrar sus abundantes frases destinadas a una simple base armónica con esas otras ampulosas y trágicas que también transita la obra. Pero fue en la Sinfonía Matías el pintor, que Paul Hindemith compuso como antesala a su gran ópera inspirada en la vida del pintor del siglo XVI Mathias Grünewald, donde Smith aprovechó para lucir su carácter. Si empezó luminoso y sereno en el Concierto de los ángeles, asumiendo su carácter juguetón y desarrollo contrapuntístico con enorme naturalidad y un cuidado excesivo por los detalles, en la Misa en la tumba destacó su carácter místico, casi como un lamento, con prestaciones extraordinarias de toda la cuerda, especialmente esos graves que tanto nos gustan de la Sinfónica. Y en la Tentación de San Antonio acertó plenamente en sus fascinantes contrastes ente la furia demoníaca y los pasajes sutiles y relajados, que Smith manejó con notable soltura y sentido dramático, así hasta llegar al aleluya final con unos metales refulgentes.

Antes, al principio del programa, la joven sevillana Noelia Lobato tuvo oportunidad de estrenar su pequeña obra Miranda, inspirada en el personaje de La tempestad de Shakespeare, la hija de Próspero. Pequeña por su duración, apenas cinco minutos, aunque ampulosa en sus planteamientos, un crescendo continuo en la línea del arranque de un poema straussiano, pero que no deriva en nada concreto, se queda en una mera textura entre mística y espectacular que pretende conectar con el público pero apenas logra resultados epidérmicos, bien orquestados y articulados pero corta en expresividad y capacidad de sugerencia que una obra intelectual exige.

ROSS ****

3er Concierto del Ciclo Gran Sinfónico de la Temporada nº 31 de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Olga Scheps, piano. Daniel Smith, director. Programa: Miranda, de Noelia Lobato Montoya; Concierto para piano nº 2 en fa menor Op. 21, de Chopin; Matías el pintor, de Hindemith. Jueves 4 de noviembre de 2021


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla