Menú

Origen y curiosidades de la Noche de San Juan

De Cádiz a Alicante, de Badajoz a Menorca, España se viste de fiesta para celebrar la noche más corta del año, aquella que tiene lugar del 23 al 24 de junio. ¿Cuándo surge la tradición? ¿Por qué se llama de San Juan? ¿Cómo podemos disfrutarla?

23 jun 2022 / 08:08 h - Actualizado: 23 jun 2022 / 08:10 h.
$hmKeywords_Schema
  • Origen y curiosidades de la Noche de San Juan

De entre las muchas fiestas que jalonan nuestro calendario, la Noche de San Juan es una de las más especiales. Esta tiene lugar del 23 al 24 de junio, y coincide con el final del día más largo del año, justo cuando los días comienzan a ser más cortos. Para hallar su origen hemos de remontarnos miles de años, cuando en las tradiciones paganas se realizaban cultos al Sol el día del solsticio de verano (21 de junio). El hecho de encender hogueras era precisamente para darle fuerza al astro rey cuando este va perdiendo potencia. De este modo, se prolongaba la luz.

En su versión cristiana, la fiesta se retrasó al 24 de junio, para hacerla coincidir con el nacimiento de San Juan Bautista. Y es que, según la tradición, Zacarías, marido de Santa Isabel —pariente de la Virgen María—, mandó encender una hoguera para anunciar a los cuatro vientos el nacimiento de su hijo.

Existe otra teoría de los inicios paganos de la fiesta, según la cual los antiguos creían que el Sol estaba enamorado de la Tierra, y cada 21 de junio se negaba a abandonarla. Este era el motivo para homenajear la relación.

Versiones de la fiesta en España

La Noche de San Juan no se celebra igual en todas las zonas de España. Por ejemplo, en Cataluña, las hogueras ocupan las calles y plazas de casi todos los pueblos y ciudades, alimentadas tradicionalmente con los objetos de madera que han quedado inservibles a lo largo del año. Allí se llama ‘La Revetlla de Sant Joan’, y es tradición montar, días antes de la fiesta, casetas de petardos que son encendidos durante la noche. Por eso, la de San Juan es la noche más ruidosa del año en la mayor parte de los municipios catalanes. Igualmente, en la Comunidad Valenciana no solo se encienden hogueras, sino que estas van acompañadas del lanzamiento de petardos y fuegos artificiales. En dicha región, el 24 de junio es festivo, por lo que se trata de una de las celebraciones más importantes para los levantinos junto a las Fallas. Por poner un ejemplo, para preparar las hogueras, el Ayuntamiento de Valencia suele repartir leña gratuita y corta el tráfico en los alrededores de las playas desde primeras horas de la tarde. En Alicante, además, se queman ninots fabricados para la ocasión. Este 2022, le han dedicado uno a Juan Sebastián Elcano, con motivo del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo.

Origen y curiosidades de la Noche de San Juan

Al otro lado del mapa, en la provincia de Badajoz, tenemos una de las tradiciones más originales de Extremadura. Se trata del «ajedrez viviente» de Zafra. En este caso la actividad no tiene lugar la Noche de San Juan sino el día 22 de junio, y está organizada por la Agrupación de Ajedrez Ruy López. Para que sepáis en qué consiste, se trata de una representación en la que alumnos de los diferentes centros educativos de Zafra y miembros de las asociaciones locales se visten de piezas de ajedrez y escenifican una partida en la plaza del Parador de Turismo. Llevan más de 20 años haciéndola, y es divertidísima. Como es de esperar, en las Islas Baleares también se celebra la Noche de San Juan, o de Sant Joan, por todo lo alto. Una de las actividades más llamativas es el espectáculo ecuestre que tiene lugar en Menorca. La fiesta arranca a las dos de la tarde, cuando un personaje llamado ‘fabioler’ se monta en un asno y se dirige a recoger a los jinetes que, junto a sus caballos, protagonizarán dos días intensos de fiesta. Esta tradición, que hace años se celebraba como una romería, tiene siete siglos de historia, y originalmente, el objetivo de los caballistas era recoger donativos para los necesitados. En la actualidad, los caballos realizan piruetas en la plaza del Borne, acompañados de música, se representan juegos medievales y se lanzan avellanas.

De Cádiz a Baza

En Andalucía se dan cita muchas costumbres singulares relacionadas con la Noche de San Juan. Una de las más especiales tiene lugar en Cádiz, y se trata de un concurso en el que los gaditanos deben construir muñecos de temática libre llamados ‘Juanillos’. Estos tienen que estar realizados en tres dimensiones y, a ser posible, reflejar la realidad y la tradición de la ciudad a través del humor y el ingenio. Para hacerlos, sus autores deben emplear materiales reciclados no contaminantes, tener una altura máxima de tres metros y medio y colocarse en un lugar donde no corran riesgos los edificios. Y es que, como podréis imaginaros, en la Noche de San Juan, los ‘Juanillos’ son pasto de las llamas. Por otro lado, en la playa de la Malagueta y otros escenarios costeros de Málaga se organizan ‘moragas’ o barbacoas a base de espetos de sardinas, y se escriben deseos en un papel para lanzarlos al fuego. También se queman los ‘Júas’, otra versión del ‘Juanillo’, para espantar el mal. Y en cuanto a leyendas curiosas andaluzas, hay que destacar la de ‘La Encantada’ de Baza, en Granada. Se trata de una hermosa dama de largos cabellos que se acerca a las personas con un peine y un puñal y les pregunta: ¿la daga, el peine o la dama?

Brujas, pirotecnia y ritos con hierbas

Como no podía ser menos, en la comunidad foral de Navarra la Noche de San Juan cuenta con actividades muy originales. Por ejemplo, merece la pena disfrutar de la fiesta que se organiza anualmente en la Cueva de Zugarramurdi, famosa por sus brujas. La mezcla de música, astronomía y audiovisuales son las claves de la llamada ‘Noche más breve’, una de las citas más impresionantes de cuantas se celebran en España. No lejos de allí, en el País Vasco, hemos de mencionar la bonita tradición que tiene lugar en la plaza de la Constitución de San Sebastián, donde el día 23 por la mañana se coloca un fresno que simboliza la esperanza y se levanta mediante cuerdas, al estilo del siglo XIX. Posteriormente hay música y baile popular alrededor del árbol, así como el saludo del alcalde y los concejales. El colofón es, como podréis imaginar, la quema del fresno.

En Canarias, la fiesta también se celebra a lo grande, especialmente en localidades como Las Palmas de Gran Canaria, Arucas o Telde, que cuentan con una programación específica. Lo más llamativo son los fuegos artificiales, aunque también hay ferias de artesanía, festivales folklóricos o conciertos de música pop en los días previos.

En la mágica Galicia, a las clásicas hogueras se les llama ‘cacharelas’, y para alimentarla, los niños y jóvenes recogen madera el día anterior a la fiesta. Asimismo, durante la noche, la tradición manda poner en agua hierbas naturales como romero, menta, malva, laurel o hinojo, para, al día siguiente, lavarse la cara con el líquido resultante. Dicen que es buenísimo para la piel.

Tradiciones gastronómicas

En cuanto a la gastronomía específica, merece la pena mencionar las Cocas de Sant Joan de Cataluña, que son hojaldres rellenos de cabello de ángel, de crema o de fruta escarchada, y que se suelen acompañar de cava. En la Comunidad Valenciana, sobre todo en Alicante, las cocas se comen con atún, y también son típicas las brevas, pues coincide con su inicio de temporada. Para beber, tienen la ‘paloma’, que es una copa de anís seco y agua.

En Baleares, la cosa cambia según la isla. En la de Menorca se preparan albóndigas de ternera con salsa de tomate y pimientos —antiguamente se usaba una salsa medieval de almendras—. Y de postre comen el ‘menjarblanc’ en su versión dulce, que es una especie de leche aromatizada y mezclada con harina de maíz o de arroz. En Ibiza y Formentera, lo más típico son los Macarrons de Sant Joan, que es un plato de pasta hecho con leche, limón, azúcar y canela —similar al arroz con leche, pero con tallarines rizados—.

En Andalucía son típicas las barbacoas en la playa. En Málaga se consumen muchas sardinas asadas que se suelen acompañar de sangría. En Lanjarón, un precioso pueblo de Granada, se come jamón, y en los pueblos marineros de la provincia preparan la Cazuela de San Juan, plato de origen árabe hecho con calabaza. En Castilla-La Mancha, y más concretamente en Albacete —donde San Juan es su patrón—, sobresalen las Gazpachadas y dos bebidas: la Cuerva o Zurra, parecida a la sangría, y la Paloma de anís.

Huelga decir que en el País Vasco la fiesta posee un alto nivel culinario. En Tolosa (Guipúzcoa), comen bacalao y chorizo acompañados de sidra. Y en Laguardia (Álava) beben Zurracapote, una especia de sangría que también les encanta a los riojanos. ¿Y qué podemos decir de Galicia, donde la fiesta de San Xoán es una de las más importantes del año? Allí son típicas las Sardiñadas (sardinas asadas) y las Queimadas (licor de orujo). También suelen degustarse mejillones, pulpo, churrascos, chorizos a la brasa, criollos y roscas, acompañados de vino.

Otras tradiciones curiosas

Origen y curiosidades de la Noche de San Juan

De entre las muchas actividades que se programan a lo largo y ancho de nuestra geografía, hemos escogido cinco, por su singularidad y atractivo.

Saltar la hoguera: Las hogueras son el elemento principal de estas celebraciones, por eso uno de los rituales más conocidos tiene que ver con ellas. En Galicia consideran de vital importancia saltar nueve veces la hoguera para atraer la buena suerte, mientras que en Alicante y Valencia solo hay que saltarla en siete ocasiones.

Darse un baño en el mar: Justo en el momento de cumplir la media noche, la tradición dice que hay que entrar al mar de espaldas y saltar siete olas seguidas. Ese es el momento perfecto para pedir un deseo. Además, en la playa de La Lanzada, en El Grove (Galicia), existe una leyenda según la cual las mujeres que deseen quedarse embarazadas deben sumergirse en el mar, cerca de la ermita de Nuestra Señora de la Lanzada, y recibir nueve olas en el vientre.

Lavarse la cara: En las zonas donde no hay mar, la tradición recomienda lavarse la cara, con el fin de estar protegido durante todo el año.

Adornar las puertas y ventanas: Otra forma de atraer a la buena suerte y proteger la casa de las tormentas, es colocar ramas de pino o de fresno en las puertas y ventanas de las casas.

Origen y curiosidades de la Noche de San Juan

Buscar un trébol: Por último, tenemos la vieja tradición de buscar un trébol. Ya sabéis, esa hierba de tres hojas que en lenguaje técnico se denomina trifolium, y que fuese descrita por el científico sueco Carlos Linneo en el siglo XVIII. Pero en este caso, no basta con encontrar un trébol tradicional, sino que debe tener cuatro hojas, lo cual no es sencillo precisamente. Y es que se dice que por cada trébol de cuatro hojas existen más de 10.000 tréboles de tres; por eso su hallazgo es signo de felicidad, de fortuna, etc. Esta bonita costumbre cobra especial importancia en Asturias, donde incluso le compusieron una canción:

«A coger el trébole, el trébole, el trébole;
a coger el trébole la noche de San Juan.

A coger el trébole, el trébole, el trébole;
a coger el trébole los mis amores van».


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos