Menú

Pastora Soler, en el «equilibrio» entre Celine Dion y Ray Heredia o Ketama

18 nov 2022 / 11:02 h - Actualizado: 18 nov 2022 / 11:02 h.
$hmKeywords_Schema
  • Pastora Soler, en el «equilibrio» entre Celine Dion y Ray Heredia o Ketama

Pastora Soler publica este viernes un disco bajo su signo zodiacal, «Libra», una referencia al «equilibrio» que cree haber alcanzado entre influencias tan diversas y palpables como las baladas a pleno pulmón a lo Celine Dion y otras menos evidentes como la de Ray Heredia, del que versiona «Lo bueno y lo malo».

«Es uno de los temas de mi vida. Esa letra dice muchas cosas y me marcó en una etapa en la que él fue una gran influencia, como Pata Negra o Ketama», confirma la artista en una entrevista con EFE a propósito de este trabajo editado por Warner Music que toma el relevo al previo «Sentir» (2020).

El corte de Heredia, que ella misma se ha permitido producir, se llena de matices emocionales muy personales porque era la banda sonora habitual de los viajes en «el barquito» con el que solía navegar junto a su padre, fallecido en octubre de 2020.

A él cuenta que le dedicó hace años «La mala costumbre», que en tantos conciertos le cantó con los ojos llenos de lágrimas después de conocer el diagnóstico de su enfermedad. Ahora, desde una perspectiva «más optimista y luminosa», le homenajea en «Del cielo a mi corazón», el tema que abre su nuevo trabajo con la firma de Tony Sánchez-Ohlsson, el mismo de «Quédate conmigo».

Como se dice de los nacidos bajo el signo de Libra, también ella sufre mucho la indecisión. «Y en este disco cerrar el repertorio ha sido lo que más me ha costado», cuenta, un apuro del que salió intentando cubrir todas las parcelas que a día de hoy constituye la figura de Pastora Soler (Coria del Río, Sevilla, 1978).

«Está el público eurofan que me sigue por ‘Quédate conmigo’ o los que me conocen desde niña por la copla. Yo este álbum lo veo en ese sentido como un directo, en los que siempre hago un recorrido por todo lo que soy musicalmente», dice ante un repertorio que reúne «baladones» como el sencillo «Rascacielos» o un par de cortes finales «con más raíz».

Por primera vez en su carrera ha querido trabajar con tres equipos diferentes de composición que, además, se han encargado de la producción. «Porque así le echan todas las papas», justifica con su acento sevillano.

De ese modo, aparte del citado Sánchez-Ohlsson, también está la «troupe» que acompaña a su ya «imprescindible» Pablo Cebrián (entre ellos Alejandro Martínez y Conchita) o el tándem conformado por Gonzalo Hermida y David Santisteban, que le han entregado otro tema importante, «El amor en cualquier parte».

«No es un sencillo potencial, pero dice mucho de mí. Con este trabajo a veces descuidas a los amigos. Te das cuenta de que has dejado mensajes sin responder y la apariencia puede ser la de que vas por la vida como si no sintieras, pero es todo lo contrario: voy siempre con el corazón sensible, lo que pasa es que el día a día nos lleva acelerados», reflexiona.

Otra prueba del amor que ha volcado en este trabajo es que se edita en vinilo, algo nuevo en su carrera (sin contar la vez en que con 8 años publicó uno como Pili Sánchez, su nombre real). «Lo hago como un artículo de coleccionismo para quienes me siguen realmente», señala antes de revelar que ella aún no tiene tocadiscos en casa.

Y aunque «Libra» constituye el disco número 13 de su carrera, que arrancó en 1994 con «Nuestras coplas», la mujer que se desmayó frente al público y que se vio forzada a retirarse temporalmente para superar sus crisis de pánico escénico, ha decidido dejar atrás todas las supersticiones.

«Desde que me pasaron tantas cosas como el desmayo en el escenario pienso que eso no sirve para nada. Aún me quedan ramalazos porque sí creo en señales o en energía y pienso que el 13 me dará suerte», remacha.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos