lunes, 18 noviembre 2019
22:44
, última actualización

¿Quién osa desbancar al Tenorio?

01 nov 2016 / 09:34 h - Actualizado: 01 nov 2016 / 09:55 h.
  • Una dramatización del ‘Don Juan Tenorio’ de Zorrilla en el cementerio de Sevilla. / José Luis Montero
    Una dramatización del ‘Don Juan Tenorio’ de Zorrilla en el cementerio de Sevilla. / José Luis Montero

Halloween contra el Don Juan Tenorio. Las bolsas de caramelos del Truco o trato frente a los boniatos y las castañas asadas, los huesos de santo y la copa de moscatel. Algo está cambiando aprisa en el modo de celebrar en España el Día de los Difuntos, antiguamente –o no tanto– conocido como la festividad de Tosantos. Por el momento, parece ganar por goleada la importada moda anglosajona de los disfraces y las calabazas encendidas, pero hay tradiciones españolas que se resisten a desaparecer.

Una es la representación, o en su defecto la lectura dramatizada, del clásico de José de Zorrilla (Valladolid, 1817–Madrid, 1893), que quiso ambientar en Sevilla las fechorías de su famoso burlador. En especial, las escenas que sitúan al Tenorio en el cementerio, donde sus víctimas alimentan la tierra, y el seductor encuentra el sepulcro de doña Inés entre estatuas que cobrarán vida misteriosamente. Una vieja costumbre llevaba a los hogares españoles el texto de Zorrilla a través de la radio, en torno a la cual se congregaban las familias para compartir asombros y estremecimientos.

Por fortuna, todavía son varios los espacios sevillanos que acogerán esta pieza en los próximos días. En el propio Cementerio de Sevilla, sin ir más lejos, tendrá lugar una visita teatralizada hoy y los próximos días 4, 12 y 26. El éxito de esta convocatoria se refleja en números: más de 4.000 personas, convenientemente alumbradas con candiles, han disfrutado en los meses de noviembre de los dos últimos años de esta gozosa e inquietante visita. El reclamo es claro y directo: ¿quién puede atreverse a «decirle que no» al «mayor seductor de la historia»?

La compañía Toma Teatro hará lo propio hasta el próximo domingo, 6 de noviembre, en el Colegio Santa Ana. Hasta esa fecha brindará Mol Arte su ruta teatralizada Don Juan Tenorio, mito y leyenda de Sevilla, desde la plaza Virgen de los Reyes. Hasta el sábado lo hará Edeteatro en el teatro del Colegio San José (Padres Blancos), y La Madeja Teatro dará vida hoy mismo al castizo Don Juan en la plaza del Triunfo... Sin olvidar la propuesta correspondiente de Viento Sur Teatro, que se puso en escena este pasado fin de semana.

«Es una alegría que el público nos apoye y que siga siendo fiel a una tradición como la de representar el Tenorio en Sevilla: la acogida ha sido magnífica durante las temporadas anteriores, llenando prácticamente todos los días», afirma a Europa Press Gustavo García, de Toma Teatro.

Quienes no puedan acercarse a alguna de estas citas, pueden disfrutar del texto de Zorrilla en casa. Hay ediciones críticas, adaptaciones infantiles, versiones en cómic como la dibujada por Abraham Pérez Pérez o la de Jesús Méndez, y hasta apócrifos como Yo, don Juan Tenorio, acuso, de Julio Martínez Velasco, o el Diario perdido de Don Juan, de Douglas Carlton y Josefina Caball. Diversas son, también, sus adaptaciones cinematográficas, desde el corto de Ricardo de Baños y Alberto Marro en 1908, en cine mudo, hasta la versión de Alejandro Perla (1952) o la de serie de José Luis Berlanga (1997), con José Coronado como protagonista, sin olvidar Amar y morir en Sevilla (2001) de Víctor Alcázar... ni la hilarante resurrección del burlador que supuso Don Juan, mi querido fantasma (1990) de Antonio Mercero.

«Hemos agotado entradas, prueba de que todavía hay interés por el Tenorio», comenta Maite, de Viento Sur. «Creo que en Sevilla Don Juan tiene mucha pervivencia. Aunque predomina el público adulto, viene mucha gente joven, y si das calidad, una historia bonita de amor y pasión, además con música en directo, la gente se apunta. Es muy romántico. Halloween engancha más a los pequeños, o a la gente que hace fiestas en su casa», añade.

Hoy no hay forma de encontrar a un niño que sepa de corrido la oración de las Ánimas Benditas, pero, ¿llegará el día en que ni siquiera sepan a qué obra pertenece aquello de «¿No es cierto ángel de amor que en esta apartada orilla...?».

Una es la representación, o en su defecto la lectura dramatizada, del clásico de José de Zorrilla (Valladolid, 1817–Madrid, 1893), que quiso ambientar en Sevilla las fechorías de su famoso burlador. En especial, las escenas que sitúan al Tenorio en el cementerio, donde sus víctimas alimentan la tierra, y el seductor encuentra el sepulcro de doña Inés entre estatuas que cobrarán vida misteriosamente. Una vieja costumbre llevaba a los hogares españoles el texto de Zorrilla a través de la radio, en torno a la cual se congregaban las familias para compartir asombros y estremecimientos.

Por fortuna, todavía son varios los espacios sevillanos que acogerán esta pieza en los próximos días. En el propio Cementerio de Sevilla, sin ir más lejos, tendrá lugar una visita teatralizada hoy y los próximos días 4, 12 y 26. El éxito de esta convocatoria se refleja en números: más de 4.000 personas, convenientemente alumbradas con candiles, han disfrutado en los meses de noviembre de los dos últimos años de esta gozosa e inquietante visita. El reclamo es claro y directo: ¿quién puede atreverse a «decirle que no» al «mayor seductor de la historia»?

La compañía Toma Teatro hará lo propio hasta el próximo domingo, 6 de noviembre, en el Colegio Santa Ana. Hasta esa fecha brindará Mol Arte su ruta teatralizada Don Juan Tenorio, mito y leyenda de Sevilla, desde la plaza Virgen de los Reyes. Hasta el sábado lo hará Edeteatro en el teatro del Colegio San José (Padres Blancos), y La Madeja Teatro dará vida hoy mismo al castizo Don Juan en la plaza del Triunfo... Sin olvidar la propuesta correspondiente de Viento Sur Teatro, que se puso en escena este pasado fin de semana.

«Es una alegría que el público nos apoye y que siga siendo fiel a una tradición como la de representar el Tenorio en Sevilla: la acogida ha sido magnífica durante las temporadas anteriores, llenando prácticamente todos los días», afirma a Europa Press Gustavo García, de Toma Teatro.

Quienes no puedan acercarse a alguna de estas citas, pueden disfrutar del texto de Zorrilla en casa. Hay ediciones críticas, adaptaciones infantiles, versiones en cómic como la dibujada por Abraham Pérez Pérez o la de Jesús Méndez, y hasta apócrifos como Yo, don Juan Tenorio, acuso, de Julio Martínez Velasco, o el Diario perdido de Don Juan, de Douglas Carlton y Josefina Caball. Diversas son, también, sus adaptaciones cinematográficas, desde el corto de Ricardo de Baños y Alberto Marro en 1908, en cine mudo, hasta la versión de Alejandro Perla (1952) o la de serie de José Luis Berlanga (1997), con José Coronado como protagonista, sin olvidar Amar y morir en Sevilla (2001) de Víctor Alcázar... ni la hilarante resurrección del burlador que supuso Don Juan, mi querido fantasma (1990) de Antonio Mercero.

«Hemos agotado entradas, prueba de que todavía hay interés por el Tenorio», comenta Maite, de Viento Sur. «Creo que en Sevilla Don Juan tiene mucha pervivencia. Aunque predomina el público adulto, viene mucha gente joven, y si das calidad, una historia bonita de amor y pasión, además con música en directo, la gente se apunta. Es muy romántico. Halloween engancha más a los pequeños, o a la gente que hace fiestas en su casa», añade.

Hoy no hay forma de encontrar a un niño que sepa de corrido la oración de las Ánimas Benditas, pero, ¿llegará el día en que ni siquiera sepan a qué obra pertenece aquello de «¿No es cierto ángel de amor que en esta apartada orilla...?».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016