Menú

Sublime conciliación de Manuel Liñan

Tras el éxito de ‘Viva’, Manuel Liñan volvió a triunfar ayer en el Teatro Central, dentro del ciclo ‘Flamenco Viene del Sur’, con su última propuesta ‘Pie de Hierro’

04 jun 2022 / 15:06 h - Actualizado: 04 jun 2022 / 15:11 h.
"Historia","Historia","Conciliación","Teatro Central","Humor","Musical","Flamenco Viene del Sur"
  • Foto @marcosGpunto / TW@CiaManuelLinan
    Foto @marcosGpunto / TW@CiaManuelLinan

A menudo los artistas concilian sus traumas y conflictos con sus obras. Es el caso de esta nueva propuesta del bailaor granadino Manuel Liñán, una suerte de monólogo dancístico de gran formato inspirado en su inconformidad infantil y dedicado a su padre, Manuel Arroyo, alias ‘Pie de Hiero’, de ahí el título de la obra.

El padre de Liñan, ‘Pie de Hierro’ fue torero, pero a causa de un accidente tuvo que retirarse de los ruedos mucho antes de lo que hubiera deseado. Tal vez le hubiera gustado que su hijo siguiera sus pasos. Pero a Manuel lo que le gustaba era vestirse con los trajes de su madre y bailar, y su baile no entendía de género. Pudimos comprobarlo en ‘Viva’, donde reivindicaba el travestismo en el baile flamenco. Con esta nueva propuesta el creador granadino se sumerge aun más en la inconformidad que sentía de niño por su condición sexual. Para ello mantiene un curioso diálogo con la figura de su padre, representada simbólicamente por el cantaor, David de Carpio, cuyo cante por un lado le reta y por otro le abraza.

Sin duda, el magnífico despliegue de facultades del cantaor jerezano es una gran baza del espectáculo, aunque no es la única. También lo son la sonanta de Juan Campallo, tan virtuosa como rotunda, la delicada batería de Jorge Santana, las sonoras palmas de Ana Romero y Tacha González y el violín y la guitarra eléctrica de Víctor Guadiana, responsable junto a Campallo de la composición musical, ¡Qué impresionante el duelo de los dos en el número en el que se quedan solos en el escenario, uno frente al otro! Y es que todos y cada uno de los integrantes de este montaje están a la altura de la calidad creativa de Liñan, que en esta obra pasa de la rebeldía de la primera escena, con un taconeo de vértigo cargado de furia, al lirismo del último número, un dialogo dancístico con el violín de Víctor Guadiana que nos lleva a un final cargado de dramatismo. Tal vez demasiado porque más que aceptación o liberación, transmite sufrimiento.

Por fortuna antes de eso nos brinda unos cuantos números de baile a cual más brillante, como el de las bulerías, con las que da rienda suelta a su irónico sentido del humor, o el de las farrucas a las que consigue aligerar de su impronta solemne.

Cabe destacar la cuidada puesta en escena. Con tan solo unos cuantos elementos de atrezo y vestuario logra contextualizar el relato y sugerir la lucha interna del bailaor. Claro que para ello el espectáculo cuenta con una magnífica dramaturgia que, sin grandes alardes, transmite la historia de Manuel con una simbología de fácil entendimiento que nos permite centrarnos en el placer del baile, va de la tradición a la creación hasta alcanzar cotas sublimes.


Obra: Pie de Hierro

Lugar: Flamenco Viene del Sur/Teatro Central, 3 de junio

Dirección, Coreografía y baile: Manuel Liñán

Asesor de escena: Alberto Velasco

Colaboración especial y asesoramiento musical: David Carpio

Música: Victor Guadiana y Juan Campallo

Palmas: Ana Romero y Tacha González

Guitarra: Juan Campallo

Violín y guitarra eléctrica: Víctor Guadiana

Batería: Jorge Santana

Calificación: ****


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos