lunes, 25 octubre 2021
12:10
, última actualización

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla

20 ago 2021 / 04:00 h - Actualizado: 20 ago 2021 / 17:23 h.
"Libros","Arte","Pintura","Escultura","Historia","Arqueología","Construcción","Historia","Universidad de Sevilla","Catedral de Sevilla","Vinos","Semana Santa","Cercanías","Restauración","Belleza"
  • Imagen actual del Santuario de Ntra. Sra. De Regla y del Humilladero. (Foto de la autora).
    Imagen actual del Santuario de Ntra. Sra. De Regla y del Humilladero. (Foto de la autora).

Situado en el interior del Santuario de Ntra. Sra. De REGLA, en Chipiona (Cádiz), se encuentra uno de los museos marianos y conventuales más interesantes por su Historia, su leyenda y como no podía ser menos, por su contenido.

Desde el 28 de agosto de 1938, año de su inauguración, la comunidad franciscana instalada en él ha ido conservando toda cuanta pieza considerara artística o fantástica –como enseguida veremos- traídas desde aquellos lugares incluso remotos donde tienen casa de misión.

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla
Puerta de acceso al Museo Misional de Regla. (Foto de la autora)

En realidad es un Museo de Museos, pues aunque puedan establecerse dos líneas fundamentales: la dedicada a la Virgen de Regla, titular del templo y de la villa; y la dedicada a otros elementos coleccionistas, puede decirse que es religioso –por toda la serie de imágenes devocionales que custodia-; monacal –por la galería de retratos de rectores y monjes que alberga- pero también es etnológico, de artes y costumbres, etnográfico, de bellas artes, arqueológico, etc.

La catalogación pormenorizada de estas piezas, nos llevaría a contemplar además de las pinturas, esculturas, grabados y orfebrería, una serie de artes suntuarias (como las hechas en nácar, madreperla, metales cincelados y damasquinados, maderas preciosas entre ellas el olivo de las cercanías de Belén, taraceas, ...) que vistas todas juntas y reunidas en paredes, expositores y vitrinas, pueden resultarnos exóticas y sorprendentes, algo parecido a un gabinete artístico y de curiosidades.

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla
Escudo de los Ponce de León y Fernández de Córdoba, del claustro del Santuario (Foto de la autora).

El Museo propiamente dicho ocupa parte de dos alas del cuerpo alto del claustro principal, de origen medieval remodelado en el siglo XVII, esto es, en parte de la clausura y de la vida monástica, y continua en tres salas: la de las obras procedentes de las misiones, arqueología y objetos relacionados con la Virgen de REGLA (como la coraza de plata que la protegía, una vez que pasó a imagen de vestir); la de ornamentos sagrados y la de los mantos y coronas de la Virgen (entre estos, la hecha por MANUEL SECO SERRANO o los regalado por ANTONIO Mª DE ORLEÁNS y por la familia CABALLERO a partir de un capote de paseo de MANOLETE) .

Los orígenes de este cenobio franciscano están mezclados con muchas de las culturas que han pasado por este lugar desde la Antigüedad, las cuales gracias a las investigaciones de JOSÉ LUIS NOVAL MOLERO, Cronista Oficial de Chipiona y ex archivero municipal y otr@s estudiosos, van saliendo a la luz en sus inmediaciones, como la que ha rescatado el equipo de arqueólogos dirigido por JESÚS RODRÍGUEZ MELLADO en 2015, de una necrópolis paleocristiana.

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla
Belén realizado por Fr. Sixto a comienzos de los años 2000 (Foto de la autora).

La visita se inicia desde la puerta reglar, fechada en 1889, año en que se concluye la remodelación y construcción de esta parte medianera con el Santuario, para a continuación y después de pasar una segunda puerta y la tienda de recuerdos de la Virgen, S. Francisco y souvenirs devocionales franciscanos, a una gran sala rectangular donde se abre una monumental escalera de tipo imperio (con dos entradas que confluyen en el centro) y en la que en sus pilares de madera de acceso aún puede verse los emblemas de los agustinos, la primitiva comunidad que estuvo instalada en él desde la Edad Media, aunque según nos informa el Dr. en Hª del Arte por la Universidad de Sevilla JOSÉ ANTONIO BEJARANO JIMÉNEZ se tiene constancia documental de que en 1297 FELIPE IV dio la orden a D. ALONSO PÉREZ DE GUZMÁN, fundador de la Casa de MEDINA SIDONIA, para construir una fortaleza defensiva ante cualquier ataque.

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla
Acuarela de Stanislas Gorin, de 1858. Copia cedida por la familia Montpensier (Foto de la autora).

Casi un siglo más tarde, en 1399, este lo entrega a la comunidad que seguía la Regla de S. Agustín, motivo por el cual la Virgen toma el nombre de REGLA, para que lo mantuviera con la misma condición de defensa estratégica. El edifico –iglesia y convento- elevado por ellos, soportó ataques berberiscos, de piratas ingleses y holandeses hasta los siglos XVII y XVIII.

De esta primitiva construcción queda como vestigio, un vano geminado o ajimez en el claustro principal, y de la reforma llevada a cabo en 1640, la puerta de sillares pétreos del interior, los azulejos dispuestos en sus pilares y las yeserías de las bóvedas y muros.

Ya en el XIX, primero los franceses y después las Desamortizaciones hicieron que la comunidad debiera dejar el edificio quedando en ruinas.

En 1851, el duque de Montpensier costea su restauración y en 1882 se le entrega a los franciscanos con el P. LERCHUNDI como Rector, quien funda ahí el Colegio de Misioneros Diplomáticos para España (entre otras muchas cosas), con tanto éxito que debe ampliarse con numerosas celdas y un nuevo patio.

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla
Colección de monedas, obras de metalistería artística y vestimenta de un Kawas, procedente de Tierra Santa (Foto de la autora).

En 1904 no obstante se derriba este antiguo santuario y se construye uno nuevo cambiando la orientación ante el peligro de maremotos (como el famoso de Lisboa de 1755 que aunque poco, afectó a la localidad), terminándose su construcción en 1909 en estilo neogótico.

Los planos los firma el por entonces arquitecto municipal de Sanlúcar de Barrameda ANTONIO ARÉVALO, aunque se deben a Fr. JOSÉ Mª RODRÍGUEZ quien además dirige las obras,

Ya en el Museo, lo primero que destaca es un catafalco que posiblemente se utilizó para Mª DE REGLA DE ORLEANS Y BORBÓN -1856-1861- hija de la Infanta Mª LUISA FERNANDA DE BORBÓN y ANTONIO DE ORLEANS (los duques de Montpensier), que aunque fallecida en Sanlúcar se enterró en el santuario, hasta que en 1865 se trasladó a la Catedral de Sevilla y después en El Escorial.

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla
Piezas de nácar, marfil y madreperla (Foto de la autora)

Una serie de cromo litografías, el gran tenebrario para los Oficios de Semana Santa y parte del tornavoz de un púlpito de artesas, completan el contenido de esta galería.

Ya en la sala, van a sobresalir las piezas provenientes del Norte de África, dos tapices con poemas y textos del Corán, un busto del P. LERCHUNDI realizado por VIRIATO RULL en 1928, un lienzo de los protomártires franciscanos del S.XIII, obra del XVII, excepcionales obras de orfebrería, cerámica, mobiliario, marfiles, vestimentas, condecoraciones, colección de monedas españolas; piezas de metalistería, tallas figurativas de pequeño formato, libros, grabados, porcelanas y bibelots que ponen de manifiesto la destreza técnica y creativa, el miniaturismo del detalle y la belleza de unas obras hechas con destreza y sin duda con amor a lo que se hace y a los que puedan conocerlas.

Obras aúlicas, decorativas y devocionales traídas de China, Japón, Egipto, Marruecos, Tierra Santa, Hispanoamérica,... así como piezas encontradas en Chipiona sobresaliendo una pequeña cabeza de AUGUSTO, una lápida funeraria con la inscripción “CAYO CANI PRIMULO de 35 años de edad está aquí sepultado. Séale la tierra leve”, lucernas, sigilatas y elementos de ajuar.

Otra de las partes importante de la Colección de Colecciones, la desempeña todos los elementos de la liturgia (cálices, sacras, portapaces, cruces de altar, imágenes y símbolos cristianos en diferentes formatos y técnicas), así como fotografías de la Virgen de REGLA en su estado original antes de pasar a ser de candelero y en donde puede verse que forma una sola pieza de madera tallada y policromada aunque ya sin el Niño, indicándose que se hizo entre los siglos XII y XIII.

Un museo junto al mar: el misional de los franciscanos de Regla
Retrato del P. Lerchundi, de Federico Godoy de Castro, fechado en 1894 (Foto de la autora).

La Galería pictórica contempla importantes firmas de la pintura española, gaditana, local e internacional como las de FEDERICO GODOY Y CASTRO, JOSÉ LAFITA DÍAZ, MARIANO MADRAZO y STANISLAV GORIN; una serie de obras anónimas –tanto en escultura como en pintura- que representan a S. FRANCISCO DE ASÍS, y a un S. ANTONIO DE PADUA y un Belén realizados por fray SIXTO en los comienzos de los años 2000; Santas de la Orden, angelotes o Niños Jesús.

Y además, una serie de exvotos desde mediados del XIX hasta el comienzo de los años 30 del XX, que narran de manera plástica milagros gracias a la intervención de esta venerada imagen.

La visita se concluye con otro de los restos más antiguos y por los que ha podido saberse la antigüedad del monasterio: los esgrafiados aparecidos en el dintel de acceso a la sala de ornatos, casullas, relicarios e incluso vinos de consagrar elaborados por la Casa CABALLERO con la que se concluye el Museo que completa lo que se encuentra en la iglesia del Santuario y que merece otra visita comentada.

Desde aquí quiero dar las gracias al actual Rector, Fr. JUAN JOSÉ RODRÍGUEZ MEJÍAS y a toda la comunidad franciscana que con tanto amor lo custodia, acogiendo a todo aquel que pase por este lugar sagrado.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla