Menú

Zimmermann entre el virtuosismo y la locura

Zimmermann trae al Teatro Central su último espectáculo, un montaje de humor clownesco colmando de virtuosismo que aúna la danza, el teatro y el circo.

14 mar 2021 / 22:55 h - Actualizado: 14 mar 2021 / 22:58 h.
"Críticas","Teatro Central"
  • https://www.martinzimmermann.ch/
    https://www.martinzimmermann.ch/

Puertas que se cierran y abren sin cesar, paredes que se mueven y un espacio escénico de locura donde cualquier cosa es posible. Es el universo de Martin Zimmermann, un creador que no se conforma con ceñirse a un género. Podemos comprobarlo con este nuevo espectáculo, que aúna la danza, el teatro físico y las acrobacias circenses para homenajear la figura del clown.

Así, los tres personajes representan a los tipos clásicos de clown: el blanco, el augusto y el excéntrico, interpretados por Tarek Halaby, Dimitri Jourde, Romeu Runa, respectivamente. Tres deliciosos payasos que son además unos fantásticos acróbatas. Entre los tres reproducen toda una gama de gags en los que priman las caídas, las onomatopeyas y las continuas burlas entre ellos. Aunque su sentido del humor es mucho más negro y exquisito que el del payaso circense y el espacio escénico es plenamente teatral.

Como es habitual en sus espectáculos, Zimmermann logra cautivarnos instalando el caos en el escenario, una locura que no solo desatan los personajes con sus disparatadas acciones, sino todo el espacio escénico, que en un momento dado gira y se mueve frenéticamente, sin orden ni concierto.

Aunque, sin duda, lo que más nos atrapa es el trabajo de interpretación de esos tres payasos tan locos y provocativos, como virtuosos cómicos. Acróbatas que bailan, patinan y se contorsionan hasta extremos imposibles, siempre al compás del piano que Colin Vallon toca en directo con la medida justa para ir marcando, y hasta dirigiendo, sus acciones. Dimitri Jourde nos provoca hasta hacernos reír a carcajadas limpias con sus continuas caídas; Romeu Runa llega incluso a plegar su cuerpo para meterse en una caja transparente, y quedarse allí durante un tiempo que desafía los límites corporales. Y no contento con eso al salir nos canta un fado que nos llega al alma. Al igual que Tarek Halaby que nos pone a todos a bailar mientras nos canta un famoso tema de Tina Turner. Lástima que dramaturgia no acaba de transmitir la reflexión que nos apunta el programa de mano.

Obra: Eins Zwei Drei

Lugar: Teatro Central, 14 de marzo

Compañía: Martin Zimmermann

Concepto, dirección, coreografía y vestuario: Martin Zimmermann

Dramaturgia: Sabine Geistlich

Creación musical: Colin Vallon

Interpretación: Tarek Halaby, Dimitri Jourde, Romeu Runa y Colin Vallon (piano)

Calificación: 4 estrellas


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos