miércoles, 04 diciembre 2019

El Betis, quién lo iba a decir, acaba entre los diez primeros (2-1)

El conjunto verdiblanco gana al Getafe y lo manda a Segunda División en un mal partido que decidieron Pezzella y Rubén Castro

15 may 2016 / 21:39 h - Actualizado: 16 may 2016 / 17:04 h.
  • Jorge Molina fue manteado por sus compañeros cuando acabó el partido. La grada también le rindió honores / Inma Flores
    Jorge Molina fue manteado por sus compañeros cuando acabó el partido. La grada también le rindió honores / Inma Flores
  • Pezzella corre a celebrar el gol que abría la victoria bética, con Jorge Molina a su espalda. / Foto: Inma Flores
    Pezzella corre a celebrar el gol que abría la victoria bética, con Jorge Molina a su espalda. / Foto: Inma Flores

Y el Betis, después de todo lo que sufrió, todas las carencias que no superó y todos los problemas que afrontó, acabó la Liga décimo. Así es el fútbol. Lo logró, casi contra pronóstico, después de vencer al Getafe, que baja a Segunda tras doce años seguidos en Primera. La primera parte podría borrarse de la memoria colectiva sin que atente contra ningún derecho fundamental del aficionado, pero luego la tensión visitante y el afán local por obtener los beneficios derivados de esa décima plaza hicieron algo más entretenido el choque, decidido por los de Juan Merino con un buen cabezazo de Pezzella y un penalti convertido por Rubén Castro, que concluye la campaña como segundo goleador nacional. Y, cómo no destacarlo, Jorge Molina disfrutó de sus últimos minutos como bético.

Muy poco merece reseñarse de la primera parte. Los verdiblancos, más felices que unas perdices con su permanencia y por tanto muy tranquilos, sobaron y sobaron el esférico, sin más. Dani Ceballos, que en teoría jugaba por la izquierda pero en la práctica tiraba al centro como la cabra al monte, generó la ocasión más clara al dejar a Jorge Molina solo ante Guaita, que le ganó el mano a mano (35’). En la acción posterior, Pereira cometió uno de los penaltis más claros de la historia, pero el árbitro y el asistente debían de estar pensando en sus cosas y ninguno lo vio. Menos mal que el Betis no se jugaba nada... Los azulones, demasiado cautelosos para lo que se jugaban y ya rígidos a partir del 1-0 del Sporting en el minuto 7, sólo rondaron el gol en un cabezazo de Scepovic (23’). De algún modo se comportaron como el Betis aquella tarde de 2009 ante el Valladolid.

Todo lo que no aparece en el anterior párrafo lo hará en este, pero en verdad se trata de información prescindible. El primer acercamiento a alguna área se produjo en el 15’ en la del Betis, donde Sarabia no tuvo espacio para revolverse y chutar. En el 22’, Jorge Molina se tiró al suelo para cortar una jugada rival; el lance fue irrelevante, pero la grada no necesitó más para vitorear por primera vez al alcoyano. En el 25’ llegó el primer remate del Betis: Dani Ceballos chutó fuera desde la frontal. En el 34’, Moi Gómez lanzó alto tras un saque de esquina mal ejecutado por el Betis. En el 38’, la grada honró a Merino y el aludido devolvió el brindis al respetable. Y en el 42’, Pedro León volvió a chutar alto.

El principio de la segunda parte fue mucho más entretenido y sustancial que casi todo lo que había ocurrido antes. Para empezar, Merino metió a Musonda por Vargas, así que el nuevo lateral izquierdo fue... ¡N’Diaye! Pedro León, de lo poco potable de los visitantes junto a Medrán, lo aprovechó para probar a Dani Giménez (48’). Luego, Musonda protagonizó la primera de muchas internadas y Pezzella cabeceó al techo de la portería. Todo eso ocurrió en un santiamén, justo antes del minuto que decidió el envite. Primero, Scepovic tuvo la ocasión más clara del Getafe, pero no pudo con Dani Giménez. Un minuto después, Pezzella cabeceó a la red una falta lanzada por Joaquín.

El Getafe, entonces más abocado que nunca al descenso, trató de reaccionar. Yoda, nada más pisar el césped, chutó fuera por poco (64’). Acto seguido se marchó Jorge Molina. Qué decir que no se haya dicho ya del gran delantero que pierde el Betis. El Villamarín se puso a sus pies. Por última vez.

El choque se acabó poco después. Musonda, de nuevo eléctrico, provocó un penalti que convirtió Rubén Castro para colocarse a un gol de Aduriz. Luego, Buendía se autoexpulsó con una entrada fuera de lugar a Dani Ceballos. El Betis, a placer dentro de sus limitaciones, pudo sentenciar en dos contragolpes culminados por Joaquín y Dani Ceballos, pero Guaita anduvo hábil y lo impidió. Medrán, golazo el suyo, dio una mínima esperanza a los azulones, pero la inferioridad y el agarrotamiento ya eran insalvables. El abismo los esperaba.

Al final, Jorge Molina fue manteado por sus compañeros mientras los jugadores del Getafe, en el otro lado del campo, lloraban su descenso. Así es el fútbol.

REAL BETIS: Dani Giménez; Montoya, Pezzella (Varela, m. 79), Westermann, Vargas (Musonda, m. 46); Joaquín, Petros, N’Diaye, Dani Ceballos; Jorge Molina (Fabián, m. 65) y Rubén Castro.

GETAFE CF: Guaita; Damián, Vergini, Cala, Pereira (Álvaro Vázquez, m. 67); Pedro León, Juan Rodríguez (Buendía, m. 56), Moi Gómez (Yoda, m. 63), Medrán, Sarabia; y Scepovic.

Goles: 1-0, m. 55: Pezzella. 2-0, m. 73: Rubén Castro, de penalti. 2-1, m. 84: Medrán.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Expulsó a Buendía con roja directa (75’). Amonestó a Petros (35’), Juan Rodríguez (52’), Vergini (52’), Cala (54’), Pereira (66’), Medrán (71’), Damián (72’), Scepovic (83’) y Yoda (89’).

Incidencias: partido de la 38ª y última jornada de Liga, disputado en el estadio Benito Villamarín ante 40.357 espectadores.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016