Menú

El culebrón Zozulia continúa

El Rayo Vallecano da marcha atrás y cede ante las presiones de sus ultras, que ya habían manifestado su rechazo al ucraniano. El futbolista regresa a Sevilla pero no puede jugar en el Betis, con el que sí se entrenará.

02 feb 2017 / 10:15 h - Actualizado: 02 feb 2017 / 11:31 h.
"Miguel Torrecilla","Zozulya"
  • Roman Zozulia, a su llegada a Sevilla tras fichar por el Betis. La camiseta que llevaba ese día desató una polémica que le ha perseguido hasta Vallecas. / Manuel Gómez
    Roman Zozulia, a su llegada a Sevilla tras fichar por el Betis. La camiseta que llevaba ese día desató una polémica que le ha perseguido hasta Vallecas. / Manuel Gómez

La historia entre Roman Zozulia y el Rayo Vallecano se rompió antes de empezar. Como ya ocurriera con Salva Ballesta y el Celta hace unos años, la sección más radical de la hinchada vallecana decidió tomar cartas en el asunto para impedir la llegada del atacante ucraniano al estadio con sede en la calle del Payaso Fofó.

Lo han conseguido. La entidad que preside Martín Presa cedió ante las presiones y amenazas de sus ultras para dar marcha atrás en una contratación que ya incluso se había anunciado oficialmente. De hecho, fue el propio club rayista el que instó a Zozulia a emitir una nota en la que aclaraba el malentendido para ver si, así, se rebajaban los ánimos en Vallecas. Nada más lejos de la realidad. Un grupo de aficionados miembros de los Bukaneros, sección ultra en la grada de Vallecas, decidió personarse en las instalaciones franjirojas durante el entrenamiento para hacer constar que no querían allí al delantero procedente del Betis, llegando incluso a comentarlo con el representante del jugador, que se encontraba presente.

El problema ahora es parecido al que en su día impidió el retorno de Dorlan Pabón a Heliópolis. Ya ha agotado los tres tránsfers que permite la FIFA y el jugador no podrá jugar de nuevo en el Betis ni en ningún otro club hasta la próxima temporada. Pese a que después se solucionó de forma satisfactoria, al principio se pensó que tampoco podría entrenarse con el equipo de Víctor, pues, a día de hoy, tiene contrato con el Rayo hasta el 30 de junio, tal y como explicó ayer Miguel Torrecilla en los medios oficiales del club: «Hemos recibido la noticia de que está teniendo problemas con un grupo radical y lo primero que hemos hecho ha sido hablar con el Rayo. Hemos acordado, para proteger a la persona y al jugador, que es un activo nuestro, que regrese a Sevilla. Los departamentos jurídicos de ambos clubes continuarán el proceso e informaremos más adelante de cómo acaba esta situación. Lo que está claro es que, federativamente, es jugador en cesión para los próximos seis meses del Rayo Vallecano. Vamos a esperar que trabajen nuestros servicios jurídicos y nos dirijan sobre cómo debemos actuar, pero a la persona hay que protegerla y nos debemos a esa protección de Roman».

Anoche, el Betis recibió autorización del Rayo para que Zozulia se entrene con el conjunto verdiblanco. Con todo, tanto el club madrileño como el propio Betis intentan buscar una salida jurídica que permita arreglar un entuerto en el que Zozulia ha entrado de casualidad y posiblemente sin merecerlo. Pues ya explicó en su día el malentendido provocado por la camiseta que lucía el día de su llegada a Sevilla, en la que mostraba el escudo de su país. Por ahora, la situación se encuentra a expensas de una solución que no llega y que, de momento, ha dejado a Zozulia en tierra de nadie: sin ficha ni equipo y sin poder jugar.

«La persona está por encima de todo, vamos a actuar para la persona y para que Roman vuelva a tener su tranquilidad aquí. Está inscrito y es un jugador que federativamente pertenece al Rayo. La operación es una cesión de derechos federativos simple y después él tampoco puede ser inscrito en mercados abiertos porque cuando empezó la temporada el 1 de julio, él llegó el 26 de ese mes y venía de estar inscrito al comienzo del a campaña 2016-2017 con el Dnipro. El cupo de inscripciones que permite la legislación lo ha cubierto y ya no puede ser inscrito en ningún otro club», señaló Torrecilla.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos