jueves, 17 octubre 2019

Goles en el armario

A falta de nueve jornadas todavía por disputarse, los verdiblancos están a sólo dos goles de igualar su marca histórica de goles marcados en un curso por jugadores que salen desde el banquillo. El récord del club está vigente desde hace más de dos décadas

26 mar 2018 / 08:45 h - Actualizado: 25 mar 2018 / 22:47 h.
  • Quique Setién, en el banquillo del Betis durante un partido en el Villamarín. /Manuel Gómez
    Quique Setién, en el banquillo del Betis durante un partido en el Villamarín. /Manuel Gómez

Rogelio Sosa fue el primer jugador del Betis que marcó un gol saliendo desde el banquillo en Primera División. Lo logró en un partido ante el Córdoba, de Sanchís o Vicente del Bosque, en noviembre de 1971, el goleador coriano salió al campo tras el descanso en sustitución de López. Hasta la temporada 1969/70 la Federación Española de Fútbol no introdujo en su reglamento la opción de que los equipos pudieran hacer dos cambios durante los partidos por lo que nadie en el club verdiblanco había conseguido algo igual en las primeras quince temporadas que los béticos jugaron en la máxima categoría. A partir de 1994, los cambios permitidos fueron tres.

Desde aquella fecha, el Betis ha marcado 152 goles, de los 2.172 logrados en Primera División, por obra de jugadores que no comenzaron el partido como titulares. Es el décimo equipo en la historia de la competición en esta estadística por detrás de Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao, Espanyol, Sevilla, Atlético de Madrid, Real Sociedad, Valencia y Deportivo de la Coruña.

Esta temporada, de los 46 goles a favor, ya son nueve los tantos que ha conseguido de esta forma. Tello (3), Sergio León (2) y Rubén Castro, Campbell, Sanabria y Boudebouz (1) han sido los goleadores hasta la jornada 29. Se marcaron en los partidos ante Valencia, Girona, Sevilla, Real Sociedad, Leganés, Real Madrid y Getafe. Tello rescató un punto ante los catalanes, en un encuentro en el que el Betis perdía 1-2, el gol de penalti marcado por Rubén supuso el triunfo ante el Leganés y Tony Sanabria y Ryad Boudebouz anotaron en Coliseum Alfonso Pérez, lo que sirvió para igualar el 2-0 con el que se adelantó el marcador el Getafe. Por tanto, hasta cuatro puntos ha sumado el equipo de Quique Setién gracias a los goles decisivos que se consiguieron a través de jugadores suplentes. Este Betis cuenta con un variado repertorio de caminos para llegar hasta el gol, y la aportación del banquillo no puede faltar en una plantilla, en la que hasta diecisiete jugadores ya han visto puerta. Una de las virtudes de los verdiblancos es cualquier jugador es susceptible de marcar. Además con un sistema tan ofensivo, las ocasiones llegan también para los hombres que no tienen ocasión de disputar los noventa minutos. Los trece primeros goles de la temporada liguera los anotaron futbolistas que partieron como titulares, pero a partir del encuentro de Anoeta: seis de los siguientes ocho goles llevaron sello de futbolistas que salieron sustituyendo a compañeros.

A falta de nueve jornadas para que finalice la temporada, el Betis de la 17/18 está a sólo dos goles de igualar su marca histórica de goles anotados por jugadores suplentes. En la temporada 1996/97, la del cuarto puesto y el subcampeonato de Copa del Rey, el conjunto de Lorenzo Serra Ferrer logró once goles con este ingrediente. En aquella ocasión, con una plantilla que logró hasta 78 goles en la liga de los 22 equipos, los goleadores fueron Sabas (3), Finidi, Pier y Bjelica (2), y Olías y Cañas (1). Se da la circunstancia de que Juan Sabas, junto con Jorge Molina, son los jugadores del Betis que más goles (8) ha marcado siendo suplente, seguidos por los cuatro tantos logrados por Rubén Castro, Pier, Paco Machín, Hugo Cabeza y Jonathan Pereira.

El Betis de Setién ya ha igualado el registro logrado en las temporadas 2011/12 y 1995/96. En aquellos dos ejercicios jugadores como el propio Sabas, Roque Santa Cruz, Pozuelo, Arpón, Sánchez Jara o Kowalczyk consiguieron marcar después de sustituir a un compañero a lo largo del partido.

En las antípodas de estos números aparece la temporada 99/2000, en la que los titulares coparon todos los goles, salvo uno anotado por el roteño Cañas. Lo mismo ocurrió en el curso 81/82, en el que sólo un tanto de Poli Rincón fue obra de un suplente.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016