jueves, 02 diciembre 2021

Hasta Europa y más allá, Betis (2-1)

LA CRÓNICA. El conjunto verdiblanco sella su retorno a las competiciones continentales gracias a un triunfo sufrido y muy trabajado ante un buen Málaga. Los visitantes marcaron primero, Durmisi empató poco después y Fabián abrió la puerta de Europa con un excelente zurdazo

30 abr 2018 / 20:34 h - Actualizado: 01 may 2018 / 13:51 h.
"Real Betis","Crónica Real Betis"
  • Fabián es felicitado por Loren y Sanabria después de marcar el gol más importante de su vida / Jesús Barrera
    Fabián es felicitado por Loren y Sanabria después de marcar el gol más importante de su vida / Jesús Barrera

Fue una jugada al más puro estilo de Quique Setién, cómo no. Una jugada aparentemente inofensiva e intrascendente en su génesis. Una jugada que nació en un canterano, Pedro, y acabó en otro, Fabián. Una jugada en cuyo éxito tuvo mucho que ver Mandi. Fue la jugada. El Málaga tenía las marcas perfectamente fijadas y el portero verdiblanco no veía a ningún compañero en la línea de pase. Amagó con soltar el voleón un par de veces, pero Mandi le señaló con los brazos que aguantase. Pedro le hizo caso, a pesar de que la grada ya mostraba cierta impaciencia, y el central buscó la espalda a su par. Entonces, el meta le envió el balón al pecho, el defensa lo controló y a partir de ahí, de la nada, el Betis construyó una jugada que se desarrolló por el centro, por la derecha y luego por el centro otra vez. De una portería a otra con el balón siempre controlado, como preconiza su técnico. Allí, cerca ya del meta rival, Guardado encontró a Fabián y Fabián encontró la grieta que le dejaba la defensa, afinó el punto de mira y mandó el balón al lado contrario de la portería, lejos de Roberto, ni más ni menos que a Europa. Cuatro años después.

Terminó siendo una noche muy feliz para el beticismo, pero el partido no resultó nada fácil. El Málaga planteó al Betis un escenario muy incómodo, una trampa de la que el equipo de Setién no salió en todo el primer tiempo y parte del segundo. Y no sólo no controló el choque hasta el descanso, sino que además sufrió en defensa, sobre todo por las bandas: en la derecha, Success fue un martirio para Junior, y por la izquierda, Rolan y a veces En-Nesyri fueron un suplicio incluso peor para Barragán. Amat y Mandi rara vez sacaron el balón con limpieza, Javi García tampoco los ayudó en exceso y Fabián, como Joaquín, casi no apareció. Cuando lo hizo, resultó víctima de la estrechez de espacios y cometió demasiadas imprecisiones. Esa primera mitad fue pura espesura, la verdad.

Dicho lo cual, no es de extrañar que el primer remate del encuentro, un zurdazo desviado de Adrián tras un centro lateral mal despejado por la defensa, fuese del Málaga, que acto seguido, en otro centro desde la banda, dispuso de un remate de Roland a la media vuelta, bien dirigido pero flojo y manso. El Betis respondió con un eslalon de Barragán dentro del área y un trallazo al larguero, pero esa ocasión no suavizó la sensación de incomodidad que se cernía sobre todo el Betis. De hecho, poco después marcó En-Nesyri, que explotó su velocidad para agujerear el centro de la zaga y poner fin a esa increíble racha de imbatibilidad. Por suerte para Setién y los suyos, Rosales transformó una mala pared entre Joaquín y Durmisi en un regalo que el danés, de regreso a la titularidad, no desaprovechó. La pronta igualada ni tranquilizó al Betis ni mejoró su fútbol. De ahí al descanso, el que elaboró y atacó con más sentido fue el Málaga, que casi marcó en un remate de Success tras un pase de En-Nesyri desde el flanco de Barragán, para variar.

A los 30 segundos de la reanudación, un centro-chut de Success cogió la dirección de la portería de Pedro, que no tuvo grandes problemas para atajar el balón. No era el mejor inicio posible para el Betis, pero la buena noticia es que fue el penúltimo susto que padeció su portería. El control en esta segunda mitad sí fue ejercido con más seguridad por los verdiblancos, aunque el choque no abandonó su monotonía hasta que Setién movió el banquillo. Primero entró Loren, que dio más posibilidades a un ataque en general bastante taciturno. Y después, y he ahí uno de los puntos de inflexión, fue el turno de Guardado. El mexicano asentó muchísimo a los suyos en el centro del campo ante un Málaga que, ahora sí, casi desapareció del círculo hacia delante, aunque antes de encajar ese gol de Fabián aún disfrutó de un contragolpe clarísimo (tras un córner a favor del Betis) que estropeó Success.

A los dos minutos de esa jugada, Fabián marcó el tanto que mete al Betis en la Liga Europa. Poco después, Amat se retiró con molestias y Javi García ocupó su lugar en el centro de la zaga. Los verdiblancos no cedieron el control del juego a pesar de sus imprecisiones y el Málaga, falto de fuerzas y quizá ánimo, sólo inquietó a Pedro en un saque de banda a la frontera del área chica que peinó Miquel y remató, flojo, Bueno. Y ya no pasó nada más. Bueno, pasó otra cosa realmente importante: el Betis está en Europa y vuelve a reforzar su quinta plaza. Casi nada.

REAL BETIS: Pedro; Barragán, Mandi, Amat (Tello, m. 80), Junior, Durmisi; Javi García; Fabián, Boudebouz (Loren, m. 56), Joaquín (Guardado, m. 67); y Sanabria.

MÁLAGA CF: Roberto; Rosales, Luis Hernández, Diego González, Miquel, Lestienne (Samu García, m. 88); Success (Ideye, m. 77), Lacen, Adrián, Rolan (Bueno, m. 82); y En-Nesyri.

Goles: 0-1, m. 20: En-Nesyri. 1-1, m. 24: Durmisi. 2-1, m. 72: Fabián.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Amonestó a Adrián (9’), José González (30’), Joaquín (62’), Luis Hernández (74’), Miquel (80’) y Samu García (94’).

Incidencias: 35ª jornada de Liga. Estadio Benito Villamarín, 53.163 espectadores.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla