miércoles, 23 septiembre 2020

Joaquín decide (1-0)

LA CRÓNICA. El portuense decide con un gol de cabeza un derbi igualado y de pocas ocasiones. El Sevilla jugó media hora con uno menos por la expulsión de Roque Mesa y no inquietó a Pau López tras el único tanto de la noche

02 sep 2018 / 23:03 h - Actualizado: 03 sep 2018 / 16:37 h.
"Real Betis","Sevilla FC","El derbi sevillano"
  • Joaquín, junto a otros jugadores del Betis, celebrando el triunfo del conjunto verdiblanco en el Gran Derbi. / Manuel Gómez
    Joaquín, junto a otros jugadores del Betis, celebrando el triunfo del conjunto verdiblanco en el Gran Derbi. / Manuel Gómez
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)
  • Joaquín decide (1-0)

El Betis volvió a ganar un derbi en su casa, en el Villamarín. Doce años esperó la siempre paciente y fiel afición verdiblanca para disfrutar en La Palmera de la victoria a la que sin duda más valor da. Y se la regaló el futbolista al que sin duda más quiere: Joaquín Sánchez. El portuense entró a un cuarto de hora del final y pudo tocar el balón tres veces, no más. Tampoco lo necesitó. En la primera decidió el duelo con un testarazo imparable después de que Mandi le enviase el mejor centro posible. Así se inclinó un derbi muy igualado, de mucha cautela y pocas ocasiones. El Sevilla tuvo un par antes del descanso. Después, una. Notó, lógicamente, la expulsión de Roque Mesa, echado a media hora del final por caer en la trampa que le tendió Pau López cuando ya tenía una amarilla encima. Fue la jugada polémica de la noche.

El Betis entró mejor en un derbi que presentó un Sevilla tácticamente novedoso, con una zaga de cuatro, Jesús Navas de centrocampista y Sarabia como pareja de André Silva. Quique Setién confirmó lo que hizo en Vitoria y alineó a Tello como lateral en un dibujo en el que al final estuvieron Guardado y por supuesto Canales. Por su lado, el diestro, explotó el conjunto verdiblanco cierta debilidad defensiva de Arana para ganar la línea de fondo en un par de internadas iniciales que prometieron más que otra cosa. También hubo una por la otra banda para Guardado. A esas alturas, además de ser víctima de un túnel de Inui, Roque Mesa ya había protagonizado dos roces que le valieron la regañina del árbitro.

Transcurrido un cuarto de hora de dominio bético, el Sevilla empezó a cruzar el centro del campo. Su primera aparición consistió en un pase interior de Vázquez a Sarabia, que se entretuvo en una posición magnífica. Un minuto después, el antes asistente culminó un contragolpe con un derechazo que Pau López desvió con una buena estirada. A continuación, Sarabia volvió a lanzar a portería tras un elegante pase de Jesús Navas por arriba y el meta atrapó el esférico sin dificultades. Fueron minutos de claros problemas defensivos del Betis, sobre todo para controlar al Mudo, que dejó la banda y tiró hacia el centro para así estar más cerca de Sarabia.

Después de ese lapso de manejo visitante, el derbi se echó una siesta. El Sevilla, ya más firme en defensa, se replegó de nuevo mientras el Betis se lo tomaba con una calma y una lentitud que lo incapacitaban para hallar pases interiores. El equipo de Machín tapó bien a Canales, siempre lejos de las zonas de peligro. Igual que Inui. Los verdiblancos, a cambio, taponaron esa vía que se les había abierto detrás de sus mediocentros. Eso sí, durante cerca de veinte minutos, casi todo lo reseñable en ataque, que no fue mucho, corrió a cargo del Betis. Canales llegó a marcar un buen gol merced a un excelente pase de Guardado, pero el linier lo invalidó por fuera de juego y el VAR lo confirmó. Tello también halló un hueco para rematar tras el único balón que Loren le ganó a Kjaer, pero su chut fue desviado por la defensa al lateral de la red. En la otra punta del rectángulo, el Sevilla inquietó a Pau López en un zurdazo muy cruzado de Arana.

El partido se reanudó con un amago de cambio de ritmo alimentado por un izquierdazo de Canales a los veinte segundos (primer remate del Betis a portería) y la pertinente réplica en un excelente centro de Banega que Mercado cabeceó fuera. Fue una gran ocasión la sevillista. Poco después, Jesús Navas envió la pelota a la parte superior del larguero con un centro-chut. Fue el preludio de los primeros cambios: Sanabria por Loren y Gonalons por el Mudo. El partido no varió con esas modificaciones, al fin y al cabo de hombre por hombre. Lo que revolucionó todo fue la expulsión de Roque Mesa, que cometió la torpeza de cruzarse en el camino de Pau López cuando iba a sacar con la mano. El portero lo buscó, está claro, y arriesgó mucho, pero lo encontró. El Sevilla pidió penalti. El árbitro pudo pitar cualquier cosa y eligió obstrucción al cancerbero y segunda amarilla para el mediocampista.

Machín recuperó entonces la defensa de cinco. El Betis no perdió la calma, aunque a los dos minutos de la roja ya generó una llegada al área que Inui terminó con un mal remate. Setién adelantó a Tello y Junior, en consonancia con el horizonte que se les abría a los centrales, que pasaron a ser centrocampistas. El Betis, sin practicar un fútbol rápido, sí fue más valiente. El Sevilla lo esperaba atrás.

En el 74’ entró Joaquín. Sustituyó a Carvalho, eclipsado por la gran actuación de Guardado, todo coherencia, pausa y acierto en cada balón que tocó en ese segundo tiempo. Y a los cinco minutos, el gol. Mandi, casi a la altura del pico del área rival, vio a dos compañeros que entraban allá a lo lejos y largó un centro perfecto, digno del mejor de los asistentes, que encontró la cabeza del portuense. Kjaer, el MVP del Sevilla, implacable marcador de Loren y Sanabria, no estaba cerca. No era su lado.

El Sevilla no se rindió, obviamente, pero sus acercamientos al área bética no fueron el resultado de un fútbol brillante o vertical sino de balones en largo o jugadas a balón parado. Las entradas de Aleix Vidal y Promes no resolvieron el atasco de los rojos, que en realidad no llegaron a rematar en esos más de veinte minutos que faltaban para la conclusión. El Betis sí lo hizo, primero con un inocente chut de Inui desde dentro del área y ya al final por medio de Joaquín. El héroe del derbi.

REAL BETIS: Pau López; Tello, Mandi, Bartra (Sidnei, m. 88), Feddal, Junior; William Carvalho (Joaquín, m. 74), Guardado; Canales, Inui y Loren (Sanabria, m. 59).

SEVILLA FC: Vaclik; Mercado, Kjaer (Promes, m. 86), Sergi Gómez, Arana (Aleix Vidal, m. 85); Jesús Navas, Roque Mesa, Banega, Vázquez (Gonalons, m. 60); Sarabia y André Silva.

Gol: 1-0, m. 79: Joaquín.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Expulsó a Roque Mesa por doble amarilla (47+ y 65’). Amonestó a William Carvalho (29’), Mercado (42’), André Silva (46+), Canales (63’), Kjaer (70’), Joaquín (79’) y Sarabia (81’).

Incidencias: 3ª jornada de Liga. Estadio Benito Villamarín, 53.451 espectadores.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016