Menú

La hora del dudoso fondo de armario del Betis

La Copa vuelve a dar una ocasión a futbolistas cuya aportación en la Liga es escasa o nula o cuyo papel con Víctor se ha reducido a la mínima expresión. Los casos más radicales de perjuicio tras el cambio de técnico son Álex Alegría y Felipe Gutiérrez

19 dic 2016 / 09:00 h - Actualizado: 19 dic 2016 / 15:45 h.
"Real Betis","Álex Alegría","Bruno","Jonas Martin","Matias Nahuel","Felipe Gutiérrez"
  • Álex Alegría conduce el balón entre Bruno, Nahuel y Jonas Martin / Real Betis
    Álex Alegría conduce el balón entre Bruno, Nahuel y Jonas Martin / Real Betis

El Betis despedirá el año futbolístico en La Coruña, donde se enfrentará al Deportivo con la misión de defender el 1-0 de la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey para así pasar de ronda. El examen copero le llega después de tropezar en Vitoria y frenar su amago de escalada, lo que incrementa su necesidad de clasificarse para los octavos por dos motivos: el encuentro se juega lejos de Sevilla, uno de los puntos flacos del equipo que ahora dirige Víctor Sánchez del Amo; y sería muy contraproducente a todos los niveles concluir 2016 con dos borrones consecutivos justo cuando parecía que su línea era ascendente. Estos factores podrían condicionar la alineación del técnico, pero en principio todo apunta a que la cita de Riazor volverá a ser una oportunidad para muchos futbolistas que ahora mismo están desaparecidos. O casi. Lo cual, por cierto, arroja una gran sombra de duda sobre la capacidad del comúnmente llamado fondo de armario. A decir verdad, lo mejor que han hecho esos profesionales hasta hora fue precisamente derrotar al Dépor.

El once y los cambios de ese choque de ida pueden valer como primera referencia. Desde el principio, junto a compañeros que generalmente han sido titulares habituales o al menos lo son con Víctor, jugaron Felipe Gutiérrez, Jonas Martin, Brasanac y Álex Alegría. A lo largo de la segunda parte entraron Bruno y Fabián. Y estuvieron todo el tiempo en el banquillo Manu Herrera, Rafa Navarro, Musonda y Nahuel. Zozulia ni siquiera entró en esa lista.

Los dos futbolistas más perjudicados por el relevo técnico son Álex Alegría y Felipe Gutiérrez. El delantero jugó nueve jornadas consecutivas, desde la 3ª contra el Valencia a la 11ª en Villarreal, y rentabilizó la ausencia de Sanabria por lesión con buenas actuaciones y ese doblete contra el Granada, pero Víctor todavía no le ha dado ni un minuto de Liga. Y el mediocampista, después de ser titular en varias ocasiones con Poyet y marcar el gol del triunfo en Pamplona, sólo ha participado en dos de las cinco jornadas con Víctor, contra el Eibar (21 minutos en el césped) y el Celta (20).

El caso de Bruno merece una mención específica. El canario, uno de los grandes olvidados por Poyet, era también uno de los grandes reclamados por buena parte de la afición y Víctor recogió esa petición popular y le hizo titular a las primeras de cambio. De hecho, marcó uno de los dos tantos ante Las Palmas y continuó en el once en Eibar y contra el Celta, pero en el descanso de ese partido fue sustituido y su balance contra el Athletic y el Alavés es de 26 y cero minutos, respectivamente.

Otro jugador en una extraña coyuntura es Jonas Martin. Era uno de los grandes fichajes del verano, se suponía, y tuvo un rendimiento discontinuo con Poyet, sobre todo porque se lesionó en la primera jornada, pero su situación ha ido incluso a peor con Víctor. En estas cinco jornadas apenas ha dispuesto de 19 minutos de Liga, un pequeño rato en el triunfo frente al Athletic.

Que Brasanac forme parte de este grupo de la segunda unidad es menos extraño. El serbio irrumpió con fuerza en su debut, en Mestalla, pero luego emprendió una clarísima cuesta abajo que ya le hizo faltar a las dos últimas actuaciones de Poyet. Víctor no ha rectificado esa tendencia y ha reducido la contribución liguera del centrocampista a seis minutos frente a Las Palmas. En realidad entró para que Dani Ceballos, exhausto en su primera aparición como titular después de mucho tiempo relegado al ostracismo, recibiese la ovación del Villamarín.

Fabián tampoco lo lleva demasiado bien. A punto de irse cedido al Elche, el canterano acumula la friolera de doce jornadas de Liga sin estar ni un minuto sobre el rectángulo de juego. En las cuatro primeras no sólo jugó, sino que frecuentó la titularidad, pero a partir del 2-2 contra el Granada, nada de nada. Hasta Zozulia vive un poco mejor: no fue convocado para la ida copera contra el Dépor, pero el pasado viernes debutó con Víctor en la Liga. No jugaba desde la segunda parte ante el Real Madrid, en la octava jornada.

Los tres últimos casos son Manu Herrera, Rafa Navarro y Nahuel, porque Musonda se da por descartado y próximo a cerrar su extraña etapa en el Betis. El portero tiene un resumen muy fácil: todavía no ha jugado nada, ni en la Liga ni en la Copa, ni con Poyet ni con Víctor. El lateral derecho, que tuvo un par de oportunidades con el primer técnico, sólo ha disfrutado de la segunda parte contra el Celta a las órdenes de Víctor, que lo tiene como última opción para ese flanco diestro, detrás incluso de Álex Martínez. Y el argentino... Qué decir del argentino: es el jugador de campo con menos minutos de toda la plantilla en la Liga, 88, y ninguno de ellos ha sido con Víctor.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos