Menú
miércoles, 28 septiembre 2022

Menuda forma de empezar la temporada de la ilusión... (0-3)

LA CRÓNICA. El Betis recupera vicios defensivos que parecían superados y cae goleado por el Levante en una mala acción colectiva de la zaga y dos contragolpes fulminantes de Morales. Los verdiblancos tampoco estuvieron nada lúcidos en ataque ante un rival muy replegado

17 ago 2018 / 23:15 h - Actualizado: 18 ago 2018 / 17:03 h.
"Real Betis","Crónica Real Betis"
  • Morales, que hizo lo que quiso con el Betis, deja en el suelo a Guardado y Canales / Manuel Gómez
    Morales, que hizo lo que quiso con el Betis, deja en el suelo a Guardado y Canales / Manuel Gómez

La temporada de la ilusión, de las altas expectativas y del regreso del EuroBetis comenzó de la peor manera posible para el equipo verdiblanco y su afición, que de buenas a primeras se topó con una rotunda, justa y preocupante derrota ante un Levante que anticipó un tipo de partido que se le repetirá mucho al conjunto de Quique Setién a lo largo de la temporada. Los granotas se escondieron en su campo, acumularon elementos delante de su portero y esperaron que el Betis fallase en alguna salida del balón o en algún contragolpe. Y se salieron con la suya, lo cual no dice nada bueno de un conjunto cuyo entrenador comentó en la víspera que habían «mejorado mucho en defensa» y que no iban a encajar «tantos goles como el año pasado en la primera vuelta». Pues fue decirlo y ocurrir todo lo contrario. Recibió tres goles y unos cuantos motivos más para reflexionar.

El primer once del Betis 2018-19 tuvo una fuerte base de la pasada temporada y sólo tres fichajes: Pau López, William Carvalho y Canales. Su rival también se pareció a tantos y tantos del último curso. El Levante, sabedor de que sería absurdo y peligroso discutir la posesión, se replegó con descaro en su parcela, se defendió con mucho orden y abundancia de hombres en el área o la frontal y esperó algún contragolpe o alguna desaplicación en el principio del juego por parte verdiblanca. A pesar de lo tupido del sistema de contención granota, el Betis empezó a amenazarlo desde bien pronto, primero con un estético remate de tacón de Loren y poco después con un trallazo raso y envenenado de Canales desde fuera del área. Oier respondió bien en ambas ocasiones.

En el debe del equipo de Setién hay que anotar en esa primera media hora cierta falta de velocidad a la hora de trasladar el esférico de un lado a otro. Tampoco era fácil, al menos en las zonas donde de verdad se deciden los partidos, porque el Levante, valga la insistencia, amontonó hasta ocho futbolistas delante de su portero. Si el Betis atravesaba la línea de presión de los dos delanteros, de repente se encontraba con los cuatro defensas dentro del área y los cuatro centrocampistas haciendo la raya a la altura de la media luna. El más incisivo en ese tramo, y en general, fue Junior, autor de varias internadas sin recompensa alguna, como una que culminó Boudebouz con un sombrero y un mal remate u otra que acabó con la pelota despejada por una maraña de piernas visitantes.

Cuando se produjo esta última opción, el Levante ya estaba por delante. Podría resultar inexplicable porque los valencianos apenas habían cruzado la línea central, pero obtuvieron el mayor beneficio posible del único error del Betis en la salida del balón. Falló primero Feddal, luego Bartra midió mal la defensa de Jason y su posterior asistencia halló a Roger entre Mandi y Francis. Desaplicación en cadena, igual a varapalo gordo que no provocó una gran reacción de los verdiblancos. Posesión y más posesión, sí, pero a la hora de la verdad, ni un remate que forzase algo al meta enemigo. Lo intentaron Boudebouz, que chutó alto, y Guardado, cuyo zurdazo cruzado viajó fuera por poco.

El Betis retornó del intermedio con más ímpetu si cabe que en el primer tiempo y atosigó al Levante desde el principio. Loren lo intentó con un potente derechazo que repelió Oier, que no tuvo que intervenir en sendos remates desviados de Canales y Boudebouz. Como en el primer tiempo, la impresión es que la paciencia podía derivar en un gol verdiblanco, pero como en el primer tiempo, el tanto que llegó tuvo el signo contrario y una génesis parecida: un enorme agujero en el sistema defensivo. El 0-2, de hecho, nació en un saque de esquina a favor del Betis. Guardado envió un mal centro y luego perdió el salto con Morales, que eludió a Carvalho, se benefició de un pase atrás involuntario de Mandi y marcó tras sortear a Francis con un gran gesto técnico. Fortuna y clase para la diana de la noche.

Setién trató de dar otro aire a su gente con la entrada de Sanabria e Inui, así que su equipo pasó a jugar con dos delanteros y Guardado como pivote, pero en realidad perdió por completo ese guion que suele seguir a rajatabla y practicó un fútbol impropio de lo que se vio el pasado curso... y en la pretemporada. Cero líneas de pases verticales, cero profundidad, cero desborde a través de la asociación... En la media hora que aún quedaba de choque, el Betis redujo su repertorio ofensivo a un centro de Junior al que no llegó Sanabria y una volea de Inui que Oier contrarrestó con un paradón. Si el meta no jugó el partido de su vida, se le acercó. Todo lo demás, por parte verdiblanca, fue un recital de pases laterales de Barragán debidamente devueltos por la zaga levantinista.

A años luz de su estilo, el Betis acabó tan desquiciado y desorganizado que a su oponente, satisfecho como estaba con el 0-2, le dio tiempo de montar otros tres contraataques: en uno, Jason chutó alto a pesar de que Morales lo había dejado solo ante Pau López; en otro, Morales se topó con la única parada del meta bético en toda la noche; y en el último, el comandante granota no tuvo rival en la portería.

REAL BETIS: Pau López; Francis (Barragán, m. 74), Mandi, Bartra, Feddal, Junior; William Carvalho (Inui, m. 65); Canales, Boudebouz (Sanabria, m. 62), Guardado; y Loren.

LEVANTE UD: Oier; Coke, Postigo, Chema, Toño García; Jason (Raphael, m. 90), Doukouré (Prcic, m. 68), Campaña, Bardhi; Morales y Roger (Luna, m. 73).

Goles: 0-1, m. 37: Roger. 0-2, m. 53: Morales. 0-3, m. 95: Morales.

Árbitro: Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amonestó a Luna (82’) y Morales (92’).

Incidencias: 1ª jornada de Liga. Estadio Benito Villamarín, 46.225 espectadores.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos