Objetivo: Europa dos temporadas seguidas

El Betis sólo ha conseguido la clasificación consecutiva para un torneo continental en una ocasión. Setién avisa del rendimiento del equipo en tres competiciones

24 jun 2018 / 09:27 h - Actualizado: 23 jun 2018 / 19:49 h.
"Europa League","Real Betis"
  • Objetivo: Europa dos temporadas seguidas

Once temporadas han disfrutado los aficionados verdiblancos viendo jugar a su equipo en el viejo continente. Las participaciones se reparten en diferentes competiciones: Copa de Ferias (1964-65), Recopa (1977-78 y 1997-98), Copa de la UEFA (1982-83, 1984-85, 1995-96, 1998-99, 2002-03 y 2005-06), Champions League (2005-06) y Europa League (2013-14). Para esta próxima temporada, el Real Betis ya tiene su billete para la Europa League.

Quique Setién valoraba, recientemente, la clasificación del equipo y la dificultad de disputar tres competiciones a lo largo del curso. «Que el Betis este año se haya metido en Europa no sé si es bueno, tengo muchas dudas. El club no tiene la estructura suficiente, todavía, para hacer dos equipos competitivos. Si voy a venir de Tbilisi el jueves a las 6 de la mañana y tengo que jugar el domingo a las 12, no voy a poder tener dos equipos competitivos para mantenerme dignamente en las dos o tres competiciones. Otras veces que el equipo estuvo en Europa descendió de categoría».

Los datos históricos le infunden dudas al cántabro. El club nunca ha quedado entre los 7 primeros clasificados de la Liga cuando ha jugado tres competiciones. El mítico Luis Aragonés fue el único entrenador capaz de llevar a Europa al Betis jugando tres competiciones. Fue en su segunda etapa en el club, en la temporada 1997-98, situándose octavo en la Liga. Ese es el objetivo que se plantea el club. No sólo llegar sino mantenerse. Colocar una chincheta con el nombre de Heliópolis en el mapa europeo y ser asiduo participante de las competiciones continentales.

La posición del Betis en la tabla en las temporadas con tres desafíos fue la siguiente (orden cronológico): 12º (de 16), 16º (de 18), 11º (de 18), 14º (de 18), 8º (de 22), 8º (de 20), 11º (de 20), 8º (de 20), 14º (de 20) y 20º (de 20).

La elevada exigencia competitiva también pasó factura en los banquillos. La mitad de las temporadas, 5, hubo más de un entrenador. 17 técnicos a lo largo de las 10 temporadas (Serra Ferrer en dos etapas).

El último precedente

Si el Betis tiene un referente para crecer, ese es el último precedente, un claro ejemplo de todo lo que no debe repetirse. En la temporada 2013-2014, el Betis gozaba de la Europa League gracias a su octavo puesto el año anterior y la exclusión del Málaga por motivos económicos.

Pepe Mel, que cogió el equipo en Segunda y lo ascendió a la Liga, era partícipe del progresivo crecimiento del club. Enfrentaba su cuarta temporada en el banquillo del Villamarín con la guinda de viajar por Europa. Pero la cosa se torcía pronto, sobre todo, en la Liga. El madrileño fue despedido con 10 puntos en 15 jornadas de Liga y 9 puntos en 5 de Europa que conducían al equipo a octavos de final. Unos octavos que dirigía Calderón tras el efímero paso de Garrido con 5 partidos de Liga, 1 punto y la eliminación copera contra el Athletic. Apeado en penaltis en el Euroderbi, el Betis afrontaba 10 finales en la Liga en una situación dramática. El balance: 6 puntos de 30 posibles. Como sucediera con Iriondo en la temporada 1977-1978, los heliopolitanos descendían de categoría. Lo hacían con 25 puntos, la peor marca del campeonato en 8 años.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla