Real Betis

Otra jornada de reflexión

Después de perder en Valencia el pasado sábado (2-1), los verdiblancos enlazan una racha en Liga de tres derrotas junto a la de Getafe (1-0) y Barcelona (2-3)

02 mar 2020 / 12:18 h - Actualizado: 02 mar 2020 / 12:30 h.
"Real Betis","Rubi"
  • El entrenador del Betis, Rubi, en el partido ante el Valencia. / Efe
    El entrenador del Betis, Rubi, en el partido ante el Valencia. / Efe

El Betis descansa este lunes, otra jornada de reflexión para un equipo al que se le han evaporado por arriba sus objetivos en esta temporada y que tiene ante sí dos compromisos clave, el Real Madrid el próximo domingo en casa y el Sevilla el 15 de marzo en el Sánchez Pizjuán, para eludir el incómodo trance de mirar hacia abajo con una calculadora.

Los de Rubi, eliminados en dieciseisavos de la Copa del Rey ante el Rayo Vallecano, ya no miran a la Liga Europa, que tienen a doce puntos en el caso de que el séptimo se clasificara; y sí lo hacen de reojo a los puestos calientes de abajo, de los que se encuentran a ocho puntos al sumar treinta frente a los veintidós del Mallorca, que marca la zona de descenso.

Después de perder en Valencia el pasado sábado (2-1), los verdiblancos enlazan una racha en Liga de tres derrotas junto a la de Getafe (1-0) y Barcelona (2-3) y otros tantos empates frente a Éibar (1-1), Leganés (0-0) y Mallorca (3-3) después de su última victoria, el pasado 29 de enero ante la Real Sociedad (3-0).

Fue ese partido ante los donostiarras en el Benito Villamarín el que ha marcado la cima de juego y eficacia de los de Rubi, que desde entonces se han desinflado y hecho gala de una irregularidad, con predominio de las inconsistencias, que lo han llevado a estar en estos momentos en tierra de nadie y a la espera de una reacción que no llega.

Nadie habla ya en serio de Europa desde la decimocuarta posición, a trece puntos de la sexta que ocupa la Real Sociedad, y lo que resta por delante hasta final del campeonato liguero se puede hacer muy largo a todos, desde la presidencia hasta el último jugador, si no se hace cuanto antes el suficiente acopio de puntos para la tranquilidad.

No parece, sin embargo, muy alentador el panorama que tiene el Betis los próximos quince días, ya que el domingo recibe al líder, el Real Madrid, y una semana más tarde llega uno de esos partido señalados en rojo en todos los calendarios, el derbi contra el Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán.

Con momentos en los que el equipo se ha parecido a lo que ha pretendido y pregonado su técnico, el Betis no ha conseguido, sin embargo, la necesaria consistencia defensiva y el acierto arriba, con el debate de si juega Loren (9 goles) o Borja Iglesias (2), que le hubiera permitido ser regular y creíble en sus aspiraciones y objetivos.

Además, y entre otros muchos y variados factores de índole institucional, derivados en buena parte por las sucesivas salidas de Quique Setién y Lorenzo Serra Ferrer, el equipo tampoco parece haber atinado en los refuerzos del mercado de invierno por el escaso y decreciente juego que Rubi le ha dado al Guido Rodríguez, fichado desde el América de México, y Aleñá, cedido desde el Barcelona.

Una vez pasado los fielatos del Real Madrid y Sevilla, en el que Rubi podría jugarse su continuidad en el banquillo bético, el equipo verdiblanco tiene ante sí un calendario en el que recibirá al Granada, Espanyol, Villarreal, Osasuna y Alavés y jugará fuera con el Athletic de Bilbao, Levante, Celta, Atlético de Madrid y Valladolid.

El de Vilasar de Mar, con contrato hasta 2023, ya vivió en el alambre en la primera vuelta de la Liga, donde tres victorias consecutivas ante el Valencia, Mallorca y Athletic le salvaron de ser destituido; y ahora vuelve a vivir situaciones tan 'familiares' para los entrenadores como 'el cierre de filas con el apoyo y la confianza plenas' de la directiva.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla