martes, 12 noviembre 2019

Banega: «Si la gente se enfada porque arriesgo, se tiene que acostumbrar»

Banega se vanaglorió de que con él no vaya el dicho de «las segundas partes nunca son buenas», pues regresó en el verano de 2017 desde el Inter de Milán tras dos exitosos años anteriores en el equipo de Nervión.

15 oct 2019 / 17:18 h - Actualizado: 15 oct 2019 / 17:31 h.
  • Banega: «Si la gente se enfada porque arriesgo, se tiene que acostumbrar»

El argentino del Sevilla Éver Banega reconoció que la pasada campaña "fue difícil" y pasó "por malos momentos", al jugar en un puesto al que no estaba acostumbrado, como medio más retrasado, y escuchar que "la gente" no le "quería", pero quiso seguir y demostrar su valía en un club del que siente que ya es "historia".

En una entrevista con los medios del Sevilla, Banega se vanaglorió de que con él no vaya el dicho de "las segundas partes nunca son buenas", pues regresó en el verano de 2017 desde el Inter de Milán tras dos exitosos años anteriores en el equipo de Nervión -ganó dos Ligas Europa-, y subrayó que "con esfuerzo todo sale y la gente lo valora".

El internacional con la Albiceleste, aunque eludió buscar excusas por su rendimiento irregular como medio centro más retrasado, admitió que la pasada campaña lo pasó mal, pero recalcó que se centró en la presente para revertir la situación. "Quise seguir y hago oídos sordos dentro de la cancha", indicó.

"Si demuestras en la cancha, la gente responde. Si me equivoco, me esfuerzo para recuperarla. Mi forma de jugar no la puedo cambiar, porque ya tengo una edad. Si la gente se enfada porque arriesgo, se tiene que acostumbrar, voy a ir a recuperarla, pero es mi forma de jugar", explicó el rosarino.

Banega, que hace cuatro jornadas frente al Real Madrid cumplió 200 partidos oficiales con la camiseta sevillista, dijo sentir "mucho orgullo" por haber alcanzado un hito que "no se cumple todos los días" y consideró "satisfactorio estar en el Sevilla", es su quinta temporada y la disfruta "como si fuera la primera, trabajando" y esforzándose "día a día", que es lo que le lleva "a jugar tanto".

No ocultó que sus mejores recuerdos son las "finales ganadas", porque "uno siempre quiere ganar cosas", pero también partidos como el que lograron empatar 3-3 ante el Liverpool tras irse al descanso con un 0-3 o el gol de falta directa que le marcó en la Supercopa de Europa de 2015 al Barcelona, pese a que la perdieron "por poco" (5-4 en la prórroga).

Sobre su regreso al Sevilla, después de no brillar en el curso 2016-17 en el Inter, comentó que esa opción estaba en su cabeza "desde el principio" después de que su salida, en el verano de 2016, fuera "una decisión difícil", si bien quería "salir de la tranquilidad y buscar nuevos retos".

"Venía el Mundial y no estaba jugando y, sabiendo que podía jugar, decidí volver al Sevilla para tener muchos partidos. Sevilla ha sido una de las etapas más importantes en mi vida. Es el club donde me han dado el cariño y la tranquilidad necesaria", aseguró el centrocampista argentino.

Dos piezas "importantes" para él en ese momento, justo cuando más lo necesitaba, fueron el director deportivo sevillista, Ramón Rodríguez 'Monchi', y el entrenador Unai Emery, pues por la confianza que le dieron comenzó a sentirse "cómodo y a poder empezar a jugar de verdad al fútbol".

En cuanto a Monchi, señaló que "el club necesitaba que volviera (lo hizo a finales del pasado marzo tras su etapa en el Roma), todos estamos contentos y esperemos que con el proyecto que armó se pueda terminar de la mejor manera posible", mientras que calificó como "un fenómeno" a Emery, actual técnico del Arsenal inglés.

"Fue muy importante en mi carrera. Estoy muy agradecido por todo lo que me dio. Él sabía cómo llevar a los jugadores y si hacía falta, te reñía. Él tenía todo muy claro. Se desvive por el fútbol, veíamos miles de vídeos y llegabas al partido con mucha información, con una ventaja", explicó.

Bicentenario ya con el Sevilla, tiene claro que está "formando parte de la historia importante reciente de este club" y declaró que "es un privilegio llevar esta camiseta", pues "uno siempre quiere dar lo mejor y, cuando va pasando el tiempo, ya se van sintiendo los colores".

Banega aseveró sobre el nuevo proyecto con Julen Lopetegui que están "muy ilusionados" y que los nuevos "se están adaptando bien", entre ellos su compatriota e internacional Lucas Ocampos, que "se está saliendo", o el holandés Luuk de Jong, quien seguro que va a "marcar goles", y recalcó que la idea "es entrar en 'Champions' y ojalá se concrete. Si no, pelearemos hasta el último partido".


Todos los vídeos de Semana Santa 2016