martes, 15 octubre 2019

Bochornoso 17 de 42

La penosa Liga tira por el desagüe el crédito que Montella se ha ganado en Europa y en la Copa

08 abr 2018 / 21:16 h - Actualizado: 08 abr 2018 / 21:24 h.
  • Vincenzo Montella (derecha), con gesto de preocupación en el banquillo sevillista durante un partido del Sevilla en este 2018. / Manuel Gómez
    Vincenzo Montella (derecha), con gesto de preocupación en el banquillo sevillista durante un partido del Sevilla en este 2018. / Manuel Gómez

La temporada del Sevilla sigue por sus extraordinarios derroteros. Tras un cambio de entrenador en diciembre, múltiples fichajes sin rendimiento, problemas en la portería y más agudos aún de cara al gol, el cuadro sevillista se planta en abril con sus dos caras más diferenciadas que nunca: un papel más que digno en la Champions y en la Copa del Rey y una Liga de auténtico fracaso, con el agravante de las muchas derrotas deshonrosas, algunas de ellas ante rivales con mucho menor potencial. A pocas horas de que el club de Nervión se desplace a Múnich en busca de la proeza de eliminar al Bayern tras el 1-2 de la ida, todavía colean los efectos del 4-0 de Balaídos, el último ridículo en la Liga de un Sevilla que suma, desde la llegada de Vincenzo Montella, sólo 17 puntos de los 42 que hubo en juego. Cinco victorias en 14 partidos, un pobrísimo balance agravado por el cómputo de goles marcados y recibidos: 19 y 28, respectivamente. Con 50 en total, el Sevilla más caro de la historia es el más goleado desde hace 21 años.

El cambio de entrenador ha servido para reactivar al Sevilla bajo un patrón de juego distinto (líneas más juntas, menos posesión y más velocidad en los ataques) que le ha valido un excelente rendimiento en las dos competiciones por eliminatorias. Pero la llegada de Montella no ha sido suficiente como para darle continuidad a esa mejoría en la Liga. Si la Champions y la Copa ofrecen satisfacciones y premios para el curso actual, la Liga es determinante de cara a la temporada 2018-19. El objetivo (económico y deportivo) de volver a jugar la Liga de Campeones la temporada que viene no lo ha logrado. Un batacazo tan estrepitoso que a falta de siete jornadas el Valencia aventaja al Sevilla en casi 20 puntos. Es más, el equipo nervionense es séptimo, superado hasta por el vecino. No hace falta decir cómo de importante es el Sevilla-Villarreal del próximo sábado a las 13.00 horas. Los de Calleja juegan este lunes ante el Athletic en casa y pueden dejar al Sevilla a tres puntos del sexto, que sería el Betis.

Hablamos de registros ligueros que no aparecían por Nervión desde hace bastante tiempo. El Sevilla de Montella va a ritmo de 1,2 puntos por jornada, números de luchar por evitar el descenso. El cambio de técnico se produjo con el Sevilla quinto tras 17 partidos y 29 puntos (ritmo de 1,7). Obviamente, para analizar estas paupérrimas cifras para un club como el Sevilla es menester realzar los importantes compromisos que ha ido solventando en las otras dos competiciones justo desde que llegó Montella. He ahí la cuestión: el técnico no ha sabido aprovechar a la mitad de la plantilla que obra en su poder ni motivar lo suficiente a la otra para que la Liga no fuese abandonada. Amén de una serie de infortunios que dejan claro que este año el viento no sopla a favor sino en contra.

Así las cosas, en los últimos siete partidos el Sevilla de Montella se juega una plaza para la próxima Europa League, objetivo menor que también puede conseguir si logra vencer al Barcelona en la final de la Copa del Rey, una posibilidad que podría dar un vuelco a la calificación global final que mereciera el club nervionense por su temporada. Villarreal (casa), Deportivo (fuera), Levante (f), Real Sociedad (c), Real Madrid (c), Betis (f) y Alavés (c) esperan al Sevilla, que hace un año era cuarto con 61 puntos. Quince más que ahora.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016