domingo, 13 octubre 2019

Castro: «El club necesita estabilidad accionarial y el equipo, tiempo»

«El ejercicio ha sido sobresaliente en lo deportivo y en los números», recordó el máximo mandatario, quien recordó todas las vicisitudes a las que tuvo que hacer frente la temporada pasada.

11 dic 2017 / 17:10 h - Actualizado: 11 dic 2017 / 18:09 h.
  • José Castro, presidente del Sevilla, a su llegada a la Junta General de Accionistas. / Manuel Gómez
    José Castro, presidente del Sevilla, a su llegada a la Junta General de Accionistas. / Manuel Gómez

El presidente del Sevilla ofreció un esperado discurso a modo de inauguración de la junta de accionistas. José Castro, quien recordó que «el ejercicio ha sido sobresaliente en todos los aspectos, cumpliendo en el campo y en los números, toda una tradición aunque cada vez sea más difícil. La temporada acabó con clasificación para la Champions por tercera vez seguida, algo histórico, sumando la segunda mejor puntuación de la historia en la Liga. La campaña se nos hizo larga pero nos emocionamos y disfrutamos como en pocas veces. En la Liga de Campeones la ilusión de llegar a los cuartos se nos esfumó ante un rival frente al que nos sentimos superiores pero que fue más lista. Sigue ahí la asignatura pendiente. En la Copa del Rey nos cruzamos con el Real Madrid, que fue muy superior. Podemos sentirnos orgullosos del curso 2016-17, con Jorge Sampaoli al mando tras tres años exitosos con Unai Emery, una apuesta arrisgada y ambiciosa. Por todo ello el club necesita estabilidad accionarial, que todos los accionistas remen en el mismo sentido, el Sevilla está por encima de las personas. Sin estabilidad las cosas no saldrán bien y yo soy un presidente de consenso. Quiero seguir trabajando desde la humildad, porque también hicimos cosas mal, para que el Sevilla sea aún más grande».

Destacó Castro las ventas millonarias realizadas, «la vuelta de tuerca en el proyecto» y el disfrute acontecido la campaña pasada, «pese a dificultades con rumores sobre Sampaoli y Monchi». «Tuve que contar muchas veces hasta mil para priorizar el bien de la entidad, y no me arrepiento, porque es mi responsabilidad. La contundencia me gusta mostrarla de puertas hacia adentro. Monchi se fue como merecía, después de que hiciéramos lo imposible por retenerlo», añadió el presidente, quien se vanaglorió también de haber dado un paso importante en la erradicación de los insultos en los estadios y el trabajo realizado para intentar evitar incidentes como los sucedidos antes del Sevilla-Juventus de la Champions. «Trabajé siempre por el bien de la entidad hasta que dejamos entrar la pancarta de los Biris porque no admitimos el doble rasero ni la discriminación, al igual que aquí no tienen cabida los violentos o los que insultan en el Sánchez-Pizjuán», dijo Castro en este sentido.

Llegados a este nivel de importancia, el presidente del Sevilla quiso destacar varias claves para que el Sevilla siga siendo grande: «La exigencia la agradecemos porque es una de las claves de nuestro éxito, pero no nos debe impedir valorar lo conseguido, que va más a allá de lo imaginable hace tres lustros. Hoy hemos estado de nuevo en el sorteo de los octavos de la Champions sin ser ni Madrid, ni Barcelona, ni Atlético, ni siquiera el Valencia. Tenemos éxitos con un modelo que despierta admiración por ser modelos de ‘fair play’ financiero, por mucho que tengamos días malos como el otro día en el Bernabéu, donde nos dolió a todos ver la penosa imagen que dio el equipo. Superamos ya los 200 millones en ingresos, una bestialidad que permite mantener el nivel deportivo y ser el 27º club en valor de toda Europa según la firma KPMG. Disfrutamos deportivamente de la temporada 2016-17 y encima arrojamos un beneficio después de impuestos de 23,4 millones de euros. No podemos más que estar contentos y presumir por ello, al igual que por los resultados del Sevilla Atlético, del Sevilla Femenino y de los escalafones inferiores».

No sólo se quedó ahí José Castro, sino que sacó pecho por, además, haber reformado la ciudad deportiva, con atención principal al nuevo estadio en el campo Viejo Nervión, y las obras acometidas en el Sánchez-Pizjuán. «Hemos crecido en instalaciones y en estructuras internas, seguimos apostando por profesionalizar todas las áreas de la sociedad y podemos presumir del papel creciente de la mujer dentro de las mismas. Institucionalmente seguimos apostando por iniciativas como el dorsal de leyenda, el mundialito de la inmigración, los premios Blázquez o la reunión con lo más granado y fiel del sevillismo nada menos que en el césped del Sánchez-Pizjuán. Logramos, además, patrocinador principal para al menos la mitad de la temporada», explicó.

Antes de finalizar, quiso el presidente hacer un pequeño balance de la actualidad del equipo, tras el batacazo en el Bernabéu frente al Real Madrid: «El equipo necesita mejorar, y más después de varias derrotas inaceptables e indecorosas, la última en el estadio del Real Madrid, donde sufrimos una mancha en el escudo por la indolencia exhibida. Pero tenemos que aprovechar que a pesar de eso seguimos quintos, en octavos de la Champions y de la Copa. Mi confianza en Eduardo Berizzo sigue siendo máxima, estoy seguro de que la fluidez y constancia del juego llegarán, él triunfará en el Sevilla porque además se lo merece. Sabemos que regresará más fuerte que antes, su calidad humana está siendo demostrada. Al actual Sevilla hay que darle tiempo, iremos a más seguro».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016