Menú

Champions de lujo en Nervión

El Sevilla busca el pase a los octavos ante una Juventus mermada. Nasri apunta a titular

22 nov 2016 / 06:49 h - Actualizado: 21 nov 2016 / 21:14 h.
"Sevilla FC","Previa Sevilla","Champions League","Nasri","Sampaoli"
  • Los jugadores del Sevilla, en el último entrenamiento previo al partido, ayer en la ciudad deportiva. / Manuel Gómez
    Los jugadores del Sevilla, en el último entrenamiento previo al partido, ayer en la ciudad deportiva. / Manuel Gómez
  • Posibles alineaciones de ambos equipos.
    Posibles alineaciones de ambos equipos.

El cabezazo de Tolisso en el minuto 84 del Juventus-Lyon ha puesto patas arriba el grupo H de la Liga de Campeones, de tal manera que el Sevilla-Juve de esta noche tiene ya todos los ingredientes para ser un partidazo Champions en toda regla. El cuadro andaluz, tercero de la Liga más importante del mundo y líder del grupo (10 puntos), necesita uno solo –bien esta noche, bien en diciembre en Lyon– para asegurar su regreso varias temporadas después a los octavos de final del torneo. La Juventus, grande de Europa y uno de los favoritos de la Liga de Campeones, es segunda del grupo (8) pero con menos presión de cara a su clasificación, pues cerrará la fase de grupos recibiendo al débil Dinamo de Zagreb en Turín. Eso sí, los italianos, si quieren ser primeros, deben puntuar hoy en el Sánchez-Pizjuán, cosa que no pudieron hacer hace un año (1-0).

Al Sevilla se le presenta, además, la oportunidad de asegurarse ser primero: debe ganar a la Juve. Los de Allegri llegan mermados en su potencial: ningún equipo en el mundo es capaz de permanecer impasible ante la ausencia de las diabluras de Dybala, los goles de Higuaín y la fortaleza defensiva que aporta Barzagli. Todos ellos están lesionados. Todos ellos verán el partidazo de esta noche por la televisión. Como Mehdi Benatia y Pjaca.

Todo lo contrario que los 40.000 aficionados que se congregarán en el Sánchez-Pizjuán –1.700 tifosi italianos–, que presentará un nuevo lleno esta temporada. La importancia del partido hará, salvo sorpresa, que Samir Nasri, uno de los jugadores más destacados en el Sevilla, se sume a la fiesta a pesar de seguir con unas molestias físicas que lleva arrastrando desde el partido en El Molinón, hace tres semanas –las mismas ya le mermaron en el Sevilla-Barça y le han impedido entrenarse en plenitud durante la última semana–. El francés jugará y, por tanto, Sampaoli repetirá su once de gala: defensa de tres, acumulación en el centro del campo buscando la superioridad numérica en ataque y un solo punta, Vietto. De no jugar Nasri, el técnico apostaría por el 1-3-5-2 que también le ha dado buenos resultados, con Ben Yedder arriba junto a Vietto y Franco Vázquez apoyando más a N’Zonzi en la salida.

Todo para evitar lo que nadie en Nervión quiere: tener que ir a Lyon a jugártela. El mencionado tanto de Tolisso impidió la clasificación sevillista en la jornada anterior y hace que no sea tampoco descabellado que los de Sampaoli se puedan quedar fuera de los octavos. Para ello tendría que perder en casa ante la Juve y en Francia ante el Olympique. Pero si la lógica dice que esas dos derrotas no serían del todo sorprendentes, también indica que la trayectoria sevillista es lo suficientemente fiable como para no esperar el batacazo. El Sevilla es líder sólido, imbatido e invicto en el grupo H y muy fuerte en el Sánchez-Pizjuán. Tanto los de Sampaoli como los de Allegri –quien ante las bajas retocará el sistema hacia un 1-4-3-3 con Mandzukic como referente en ataque– han perdido sólo dos partidos, ambos en sus respectivas ligas.

Será, en cualquier caso, un partido muy diferente al de septiembre, cuando el Sevilla se plantó en Turín sin delantero en el once titular, buscando asegurar la posesión para frenar a la Juve. Hoy irá a por el partido con descaro, a recuperar lo que tenía en la mano hasta ese minuto 83 del Juve-Lyon...


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos