martes, 22 octubre 2019

El modelo alemán antimagnates

Los socios controlan al menos el 51% del accionariado

23 mar 2018 / 18:22 h - Actualizado: 23 mar 2018 / 19:28 h.
  • Los jugadores del Bayern de Múnich saludan a sus aficionados.
    Los jugadores del Bayern de Múnich saludan a sus aficionados.

Sigue aumentando el malestar de los pequeños accionistas del Sevilla ante el furor de los tres grandes grupos accionariales por comprar cada vez más acciones. La familia Carrión, el grupo Sevillistas de Nervión y, sobre todo, la familia Del Nido siguen acumulando títulos mientras crecen los rumores de una venta inminente a un grupo inversor extranjero. No es la primera vez que esta amenaza merodea por el Sánchez-Pizjuán, sin que ninguno de los principales representantes de esos tres grandes paquetes haya descartado públicamente que su objetivo final sea enriquecerse vendiendo sus títulos a extranjeros, lo cual no deja de ser lícito aunque desde muchos frentes sea criticado.

Es esto algo ya habitual en el fútbol europeo, aunque hay un pequeño reducto que resiste: Alemania. De hecho, los clubes de la primera y la segunda división reafirmaron hace unos días la llamada regla 50+1, que impide que sean controlados por grandes inversores como jeques o magnates. La mayoría de los 36 clubes apoyaron la moción correspondiente presentada por el Sankt Pauli. La 50+1 establece que los socios de un club deben estar en posesión de, al menos, un 51 por ciento de las acciones con derecho a voto, lo que impide que la entidad pueda ser controlada por financistas externos. Eso demandan Accionistas Unidos para el Sevilla, quienes abogan también por exigir a futuros grandes accionistas al menos 20 años de antigüedad como socios del Sevilla.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016