viernes, 23 octubre 2020

En Budapest no se juega con chanclas

El Sevilla busca su pase a la siguiente ronda de la Europa League recelando del Újpest, pese al 4-0 logrado en Nervión. Machín exige a su equipo máxima seriedad y se guarda las cartas de su alineación

02 ago 2018 / 08:00 h - Actualizado: 02 ago 2018 / 10:55 h.
"Previa Sevilla","Pablo Machín"
  • El Sevilla, entrenándose en el escenario del encuentro. / SFC
    El Sevilla, entrenándose en el escenario del encuentro. / SFC
  •  En Budapest no se juega con chanclas

El Sevilla disputa este jueves su segundo partido oficial de la temporada. Lo hace con la tranquilidad del 4-0 logrado hace una semana en el Sánchez-Pizjuán frente al Újpest, rival en una ronda vista para sentencia pero que, en ningún caso, debe estar exenta de respeto. El resultado habla por sí solo y ha permitido al equipo de Pablo Machín poner pie y medio en la siguiente eliminatoria, pero mal haría en pensar que esto es un amistoso y salir el chanclas. No en vano, el conjunto húngaro endosó un 4-0 al Neftçi en la ronda anterior cuando parecía que la suerte estaba echada tras perder por 3-1 en la ida. Probablemente la de hoy será otra historia porque el potencial del Sevilla es muy superior, pero será mejor no confiarse.

Todo hace indicar que Machín introducirá novedades en su formación inicial para ir viendo a sus jugadores, aunque contadas. Sergio Rico, Sergi Gómez o Banega pueden tener su momento. El portero se disputa con Vaclik la titularidad y no hay nada claro a día de hoy; por su parte, el exceltiña debutaría como nervionense y el internacional argentino retomaría el mando que siempre ha llevado por sus galones.

En cualquier caso, no parece que el Újpest vaya a ponérselo fácil al Sevilla pese a la desventaja. Los húngaros tendrán el apoyo de un estadio Ferenc Szusza lleno, con casi 15.000 aficionados dispuestos a reeditar la gesta de la anterior eliminatoria. Por ello, y con medio centenar de sevillistas en las gradas, el equipo de Machín tendrá, como bien dice Jesús Navas, que saltar al césped «con seriedad e ilusión», sabedor de que está obligado a certificar su pase dando además ese nivel de juego que quiere ver el técnico soriano.

Así pues, y teniendo en cuenta lo que viene por delante en lo que a calendario se refiere, no cabe otra que ver a un Sevilla que muestre ese sello que pretende inculcar Machín. Es el momento de pedir paso, de que todo aquel que quiera ser titular demuestre con hechos esa aspiración y partidos como el de este jueves en Budapest invitan a ello. Las rotaciones deben tener un protagonismo más sólido esta temporada si el Sevilla quiere llegar lejos y volver a dar alegrías a una afición deseosa de verlo a un alto nivel.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016