«La afición y el estadio se quedan, el Sevilla está en buenas manos»

Un emocionado Vicente Iborra dice en su despedida que «me niego a decir adiós a mi casa, sé que volveré» y admite que «me siento un poco culpable por dejaros».

07 jul 2017 / 19:25 h - Actualizado: 07 jul 2017 / 20:24 h.
"Fútbol","Primera División","Iborra"
  • Vicente Iborra, emocionado junto a los trofeos de la Europa League y el vicepresidente Del Nido Carrasco. / Manuel Gómez
    Vicente Iborra, emocionado junto a los trofeos de la Europa League y el vicepresidente Del Nido Carrasco. / Manuel Gómez
  • Los compañeros del primer equipo estuvieron en el acto, en el que se mostró un vídeo del presidente Castro, que no pudo estar en la despedida. / Manuel Gómez
    Los compañeros del primer equipo estuvieron en el acto, en el que se mostró un vídeo del presidente Castro, que no pudo estar en la despedida. / Manuel Gómez
  • Iborra, junto al vicepresidente José María del Nido Carrasco. / Manuel Gómez
    Iborra, junto al vicepresidente José María del Nido Carrasco. / Manuel Gómez
  • Con los tres trofeos de la Europa League que ha conquistado en el Sevilla. / Manuel Gómez
    Con los tres trofeos de la Europa League que ha conquistado en el Sevilla. / Manuel Gómez

Vicente Iborra ha puesto fin a su brillante etapa de cuatro temporadas en el Sevilla FC en un acto en la sala de prensa del Ramón Sánchez-Pizjuán, junto a los tres trofeos de la Europa League que ha conquistado con la camiseta nervionense. El vicepresidente José María del Nico Carrasco, en ausencia del presidente José Castro, del que mostraron un vídeo con palabras de agradecimiento hacia el futbolista, ejerció de anfitrión en la despedida del capitán, quien leyó, muy emocionado, unas palabras de agradecimiento hacia sus compañeros en el equipo, que estuvieron presentes en el acto, al presidente, los consejeros, empleados del club, y de forma especial a Monchi y José María Del Nido Benavente, exdirector deportivo y expresidente, respectivamente.

«No he venido a despedirme, me niego a decir adiós a mi casa. Sé que volveré, siempre estaréis presentes en mí», dijo Iborra quien recordó a Monchi al que agradeció que «me diera la oportunidad, me fichó el mejor».

«No quiero olvidarme de alguien que en su primera llamada me hizo sentir lo que era el Sevilla y su grandeza, a José María del Nido Benavente, también el trato del presidente José Castro, su interés y predisposición para que siguiera aquí el año pasado».

Prácticamente citó a empleados de todas las áreas del club (incluso al chófer del equipo, o a «Paquito el carpintero»), algunos con los que ha compartido una relación que ha sido de gran amistad, y entre ellos destacó las palabras que dedicó a Juan Martagón al que considera «un padre y un gran amigo».

Después tuvo un apartado para Óscar Arias, actual director deportivo del que subrayó «su comportamiento ejemplar en la situación que se ha presentado. A la gente tan trabajadora no hay que desearles suerte, no dudo de tu capacidad y seguro que junto a tu equipo haréis un equipo ilusionante y ganador».

«Agradecer a mis compañeros que me hayan hecho crecer personal y deportivamente, os siento como una familia, dentro y fuera del campo, y ojalá encuentre gente con vuestro valor humano. Os voy a seguir, vuestras victorias serán mis alegrías, así que poneos las pilas», dijo bromeando.

Tuvo también palabras para la afición: «nunca nos habéis abandonado, sois únicos y diferentes al resto, si hay un club en el que se puede conseguir algo inimaginable es éste».

Reconoció que «me siento un poco culpable por dejaros, gracias al Sevilla FC por poder ser un elegido, por tener el privilegio de haberte defendido, de vivir en esta ciudad, de vivir el mejor derbi, no nací sevillista pero moriré siéndolo», concluyó.

Ya a preguntas de los periodistas, habló de la etapa que abre en el Leicester. «Me considero alguien competitivo y ganador, el día que piense que no puedo mejorar, dejaré el fútbol, es una experiencia para seguir creciendo también personalmente».

«Estoy emocionado por los compañeros, por la gente del club, es difícil este momento, he intentado contener las lágrimas porque he vivido tantos momentos bonitos que pasan por encima de las lágrimas».

Explicó cómo se ha gestado su salida y la decisión. «Ha sido rápido, tanto el club como nosotros hemos sido prudentes con el tema, era una oferta interesante para todas las partes y se llega a un acuerdo, no hay que sacarlo de mayor contexto».

Finalmente, preguntado por la salida del club en los últimos tiempos de tantos referentes, en las oficinas y en el campo, el ya excapitán sevillista afirmó que «la afición puede estar tranquila, el estadio, la afición se quedan, el club está en buenas manos, este club seguirá teniendo éxito por sus bases formadas y a partir de ahí sólo puede crecer».


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla