Sandro, contra una sequía demoledora

El canterano Carlos Fernández es el único delantero que ha visto puerta desde el pasado 31 de marzo. Ni Muriel ni Ben Yedder lo hicieron en los ocho últimos encuentros y Caparrós ha dado el testigo al canario, cada vez más protagonista

07 may 2018 / 08:00 h - Actualizado: 07 may 2018 / 00:43 h.
"Sevilla FC","Sandro Ramírez"
  • Sandro se lamenta tras una ocasión de gol durante el partido contra la Real. / Manuel Gómez
    Sandro se lamenta tras una ocasión de gol durante el partido contra la Real. / Manuel Gómez

La temporada afronta sus últimas curvas con el Sevilla jugándose la clasificación para la Europa League. Atrás quedan un brillante papel en la Liga de Campeones, donde el equipo de Nervión hizo historia alcanzando los cuartos de final, y una también brillante andadura por la Copa del Rey, cuyo epílogo, sin embargo, deparó uno de los peores momentos que ha vivido el sevillismo en los últimos tiempos. Ahora, toda la atención del conjunto nervionense está puesta en los tres partidos del campeonato que le quedan por disputar. Tres citas decisivas en las que todos los futbolistas deberán exprimirse al máximo, hacer un último esfuerzo para ayudar a despedir el curso con el pasaporte a la Europa League en la mano.

La victoria del pasado viernes frente a la Real Sociedad ha puesto fin a la mala dinámica. El Sevilla llevaba dos meses sin ganar en la Liga (su último triunfo databa del pasado 3 de marzo, ante el Athletic, 2-0) y, contando todas las competiciones, desde el 13 de marzo (1-2 al Manchester United en los octavos de final de la Champions).

La mala racha de resultados tiene muchos responsables y entre ellos, los delanteros. Basta repasar los datos de Luis Muriel y Wissam Ben Yedder.

El colombiano, con un total de 9 goles en la presente campaña (7 en la Liga y 2 en la Copa) en 41 partidos y 2.323 minutos, no ve puerta desde el 31 de marzo (2-2 contra el Barcelona en el Sánchez-Pizjuán). El francés, por su parte, lleva 19 dianas (10 en la Champions, 6 en la Liga y 3 en la Copa) en 39 partidos, con un total de 2.525 minutos sobre el césped, aunque su último tanto se remonta al citado choque contra el United en Old Trafford.

Son ocho ya los encuentros disputados por el Sevilla sin presenciar un solo gol de alguno de sus dos delanteros referentes. Tuvo que llegar el canterano Carlos Fernández para ver (Levante) a un delantero sevillista marcar.

Y al fin Sandro en punta

Lo hizo bien el futbolista del filial, ausente en el debut de Joaquín Caparrós por problemas físicos. El nuevo técnico decidió dar la titularidad a Sandro Ramírez, un refuerzo invernal de lujo al que Vincenzo Montella nunca situó en su demarcación habitual (delantero). Y Sandro no ha tardado en pedir paso.

Cierto es que el canario ha errado ocasiones claras de gol en varios encuentros, pero no menos lo es el hecho de que su chispa y su calidad se antojan fundamentales en estos momentos. Él mismo es capaz de fabricar sus propias ocasiones y eso ya es algo en este Sevilla que está pagando caras, muy caras las deficiencias en ataque esta temporada.

Sandro ha dado un paso al frente para ser ese delantero al que el propio club de Nervión pretendió cuando brillaba en el Málaga. Allí, con 21 años, firmó 16 goles y dio 5 en 31 partidos (29 de ellos jugando en punta), conviertiéndose así en uno de los atacantes más codiciados del panorama nacional. El Sevilla le tiene en sus filas desde este invierno, infrautilizado, y él pide a gritos con hechos esa continuidad que a buen seguro terminará dando frutos en forma de goles.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos