sábado, 21 septiembre 2019

Un adiós con orgullo y con la cabeza alta (1-0)

El Sevilla despide el curso ganando otra vez con Joaquín Caparrós al frente para alegría de una afición volcada con los suyos hasta el final

19 may 2018 / 19:15 h - Actualizado: 20 may 2018 / 00:38 h.
  • Los jugadores del Sevilla celebran el gol de Ben Yedder. / Julio Muñoz (Efe)
    Los jugadores del Sevilla celebran el gol de Ben Yedder. / Julio Muñoz (Efe)

El Sevilla despidió la temporada 2017/18 con orgullo y la cabeza alta en un día señalado. Más allá de suponer el cierre del curso, este 19 de mayo pasará al recuerdo del club por presenciar el último partido de Joaquín Caparrós en los banquillos. El utrerano deja el césped por los despachos tras un nuevo y exitoso servicio a la entidad. Si en su primera etapa cogió al equipo en Segunda, lo ascendió e incluso lo clasificó para la Copa de la UEFA, en esta segunda se hizo cargo de un plantel alicaído con el pase a la Europa League en el aire, pase que no sólo tiene en su poder desde el pasado fin de semana sino que, además, ha conseguido con brillantez: 10 puntos de 12 posibles ante una afición que premió el esfuerzo de los suyos.

Pero si señalado era este día en lo que a la figura de Caparrós se refiere, también lo fue para un club que despide la temporada con muchos más sobresaltos de los acostumbrados en los últimos tiempos. Dos entrenadores y un director deportivo han caído por un camino que deja como calificaciones un sobresaliente en la Champions gracias a la histórica presencia en los cuartos de final y al papel realizado, un notable alto en la Copa del Rey al que sólo el pésimo rendimiento en la final priva de mejor nota y un aprobado en la Liga merced al pasaporte para la Europa League. Ahora, llega el momento de tomar decisiones, de acertar más y de levantar un proyecto que no puede detenerse pero necesitado de mejoras a todos los niveles. La afición, cuyo incansable respaldo ha vuelto a ser encomiable, quiere un Sevilla de Champions y para ello hay que apretar los dientes desde ya.

Los cambios darán paso a un nuevo proyecto construido sobre la base de un plantel que en esta última jornada del campeonato quiso despedirse de la mejor forma posible: ganando y haciendo disfrutar a los suyos, especialmente a los que se dieron cita en el Sánchez-Pizjuán e aguantaron impertérritos la manta de agua que cayó desde antes del inicio del encuentro.

Con futbolistas como Nico Pareja en el eje de la zaga, Sarabia en el lateral izquierdo, Franco Vázquez arrancando desde la banda derecha y Sandro y Ben Yedder arriba, el equipo de Caparrós se marchó al descanso con ventaja gracias al gol marcado por el delantero francés en el minuto 28. Una bonita pared entre el pichichi sevillista y Franco Vázquez premió el buen trabajo de los nervionenses, empeñados en tocar y tocar la pelota hasta encontrar huecos y hacer daño con las incursiones de Nolito y del argentino.

Precisamente, Franco Vázquez, tirando de clase siempre, tuvo el 2-0 poco después (37’) en una nueva acción entre él, Nolito y Ben Yedder, quien le dejó de tacón el balón. Pacheco, el mejor del Alavés, evitó junto al poste que el Sevilla marcara. Los vitorianos inquietaron fundamentalmente con un remate de Sobrino repelido por la escuadra (14’). La pelota fue nervionense y sólo puntualmente asustaron los pupilos de Abelardo a lo largo de una tarde controlada por el Sevilla.

Sandro, Sarabia... Había ganas de agradar, de demostrar que quieren ser importantes en el Sevilla. Jugadores como Nico Pareja, solvente y reeditando aquellos pases en largo a modo de asistencias que solía dar, no quisieron dejar escapar la oportunidad de reivindicarse en este día señalado.

Pudo llegar también el 2-0 en las botas de Ben Yedder, en un mano a mano con Pacheco, quien lo evitó en última instancia tapando el hueco con el pie (39’).

Caparrós quitó a Nzonzi en el descanso y dio entrada a Pizarro. Se despidió el francés como debía: entregándose al equipo. El utrerano le recuperó para la causa y Nzonzi ha respondido. Mantenerle en el plantel será uno de los retos del club mientras el centrocampista disputa el Mundial. Poco después entró al campo Muriel. No ha tenido protagonismo el colombiano desde que se fue Montella y su futuro está por ver. Ocupó el puesto de un Sandro ovacionado al que se le ha resistido el gol. El canario quiere seguir en el club y éste debe apostar por él.

Mientras todos buscaban ese segundo tanto y Pacheco lo evitaba incluso a remate de tacón del Mudo, el utrerano dio entrada a Lara, un joven valor de la cantera. Más que un cambio, fue una declaración de intenciones, una muestra de aprecio por esos chavales que luchan por hacerse sitio y que a buen seguro se motivarán aún más si cabe viendo a un compañero debutar con el primer equipo. Caparrós llegó al club tirando de cantera y deja el banquillo nervionense recordando que ésta debe tener sitio siempre, por más que hoy en día el fútbol esté plagado de intereses. El futuro ha comenzado.

FICHA TÉCNICA.

1 - Sevilla FC: David Soria; Layún, Nico Pareja, Lenglet, Sarabia; Franco Vázquez, Nzonzi (Pizarro, m.46), Roque Mesa, Nolito (Lara, m.81); Ben Yedder, Sandro (Muriel, m.64).

0 - Deportivo Alavés: Pacheco; Martín Aguirregabiria, Ely, Maripán, Ely, Diéguez (Tomás Pina, m.76); Sobrino, Dani Torres, Wakaso, Burgui (Munir, m.61); Demirovic, Bojan (Ibai, m.61).

Gol: 1-0, m.28: Ben Yedder.

Árbitro: Carlos Del Cerro Grande (Comité Madrileño). Fue sustituido por el cuarto árbitro, el también madrileño Hugo José López Puerta (m.59), por una lesión en el muslo derecho. Fueron amonestados los locales Nico Pareja (m.71) y Sarabia (m.81), y a los visitantes Diéguez (m.75) y Tomás Pina (m.84).

Incidencias: Partido de la trigésima octava y última jornada de LaLiga Santander, disputado en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante unos 23.000 espectadores.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016