viernes, 18 octubre 2019

Vallecas devuelve las dos caras al Sevilla

El equipo de Emery deja escapar un partido que llegó a ir ganando por 0-2- El Rayo pudo incluso remontar en la segunda parte, donde los nervionenses perdonaron (2-2)

21 feb 2016 / 14:44 h - Actualizado: 21 feb 2016 / 20:49 h.
  • El defensa portugués del Rayo Vallecano Zé Castro disputa el balón con el centrocampista del Sevilla Vicente Iborra. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
    El defensa portugués del Rayo Vallecano Zé Castro disputa el balón con el centrocampista del Sevilla Vicente Iborra. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

Para ganar en Vallecas hacen falta muchas cosas. Por mucho que el Rayo sea un equipo modesto, nunca te pone las cosas fáciles en un campo en el que tienes que saber jugar tus cartas y no ir de farol. La prueba más clara es que el Sevilla llegó a disponer de un 0-2 a los 20 minutos de partido; incluso, estrelló el balón en el poste un minuto después de anotar su segundo tanto. Sin embargo, los errores se pagan. Y los pagó caros ante un rival que empató el encuentro en la segunda parte y hasta pudo remontarlo mientras los de Unai Emery erraban ocasiones, veían cómo sus fuerzas iban a menos y se marchaban a casa con sabor a derrota. Un punto, sin más, a la espera de lo que haya el Villarreal en el Calderón. En juego, seguir soñando o no con el cuarto puesto.

Emery quería guerreros sobre el césped de Vallecas y con ese espíritu salieron los futbolistas del Sevilla. Justo lo que necesitaba, mezclado con algo de acierto en ataque, para poner fin a la racha liguera lejos de casa. Presionando arriba con Iborra en el puesto de Banega, N’Zonzi y Cristóforo confirmando su buen momento y Kevin Gameiro ejerciendo de complemento idóneo para hacer daño al adversario, el gol no tardó en llegar.

Fue en una demostración de garra. Krohn-Dehli, de nuevo titular, puso la pelota al segundo palo en un saque de esquina, Gameiro la cabeceó, Coke se lanzó al suelo como un diablo y N’Zonzi la remachó tirándose con ese mismo espíritu. Era el minuto 10. No podían comenzar mejor las cosas para un Sevilla fuerte en el plano defensivo, con sus repartidas torres ganando casi siempre la batalla del juego aéreo. Gracias a ello, no tardó en poner contra las cuerdas a un Rayo desbordado.

Iborra, otro de los futbolistas que brilaron en el primer tramo del encuentro, recibió el premio a su trabajo con el 0-2. El valenciano cazó un rechace del portero a disparo de Vitolo, previo pase de Gameiro tras una pérdida local. Minuto 20 y todo de cara para el equipo de Emery, muy superior. Con esta mentalidad y esta seriedad, como mínimo luchará de verdad por las victorias.

Pudo incluso dar el golpe definitivo al encuentro el Sevilla tan sólo un minuto después. Otra buena jugada de Gameiro -en estado de gracia- permitió que el balón llegase a Iborra, pero el remate de éste, con la portería para él, se estrelló en el poste. Una gran ocasión de sentenciar desaprovechada... que dio vida al Rayo.

Con el partido perdido, los locales se lanzaron a por todas. Bebé rozó el gol con un disparo alto dentro del área... Viendo el panorama, Paco Jémez decidió dar entrada a Embarba y Manucho en cuestión de minutos antes del descanso e incluso cambió su sistema para jugar con tres centrales. Una apuesta que no tardó en dar resultado. Aprovechando la falta de concentración de Fazio y Sergio Rico, el espigado delantero -no marcaba desde mayo- recortó distancias tras anticiparse a ambos en un centro lateral (1-2, minuto 43).

Había partido. Así es Vallecas, un campo donde cualquier concesión te cuesta cara por modesto que sea su inquilino. Y así se comprobó en la segunda parte, después de que primero Krohn-Dehli (remate fuera en boca de gol en un contragolpe) y Rami, después, (cabezazo al que el portero responde con un paradón) rozaran el 1-3.

Todo ello con Gameiro reclamando penalti por un claro agarrón de Llorente cuando se disponía a marcar (58’). Grave error del colegiado Estrada Fernández que pudo cambiar el encuentro. Un encuentro que el Rayo, en pleno toma y daca, empataría tras un nuevo error defensivo, esta vez de Rami, en el que Miku empujó a placer el buen centro lateral de Bebé (61’). Ver para creer.

Emery movió ficha. Sacó de una tacada a Banega y Carriço por Iborra y Cristóforo. Vitolo perdonó el gol en un contragolpe, Bebé hizo lo mismo... El partido estaba roto por completo. Salió Konoplyanka por el canario (se marchó tocado), pero no aportó gran cosa en la recta final, con las fuerzas menguando. Al final, empate con sabor a decepción.

Rayo Vallecano: Juan Carlos; Tito, Llorente, Zé Castro, Nacho (Manucho, m.35); Trashorras, Raúl Baena (Embarba, m.27); Pablo Hernández, Jozabed, Bebé (Chechu Dorado, m.77); y Miku.

Sevilla FC: Sergio Rico; Coke, Rami, Fazio, Tremoulinas; N’Zonzi, Cristoforo (Carriço, m.65); Vitolo (Konoplyanka, m.79), Iborra (Banega, m.65), Krohn-Dehli; y Gameiro.

Goles: 0-1. M.9 N’Zonzi; 0-2: M.19 Iborra. 1-2: M.43 Manucho; 2-2: M.62 Miku.

Árbitro: Xavier Estrada Fernández (C.catalán). Amonestó a Baena (m.17), Jozabed (43), Miku (58), Embarba (64), Llorente (75) y Pablo (92), del Rayo; y a Coke (58) y Banega (90), del Sevilla.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésimo quinta jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio de Vallecas (Madrid), ante 12.375 espectadores.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016