Menú

CaixaBank gana 2.457 millones y lanza un mensaje para los hipotecados

CaixaBank gana 2.457 millones y defiende acotar las medidas para hipotecados

28 oct 2022 / 08:19 h - Actualizado: 28 oct 2022 / 14:24 h.
"Morosidad","CNMV","Mercados","Comercio","Producción","Rentabilidad","Comunicación","Sindicatos","Caixabank","Hipotecas","Telefónica","Inflación"
  • CaixaBank gana 2.457 millones y lanza un mensaje para los hipotecados

CaixaBank ganó 2.457 millones de euros de enero a septiembre, un 48,8 % menos debido a los efectos contables de la fusión con Bankia, y defiende acotar a un «perímetro reducido» de clientes, los vulnerables, las medidas de alivio a los hipotecados que negocia el sector con el Gobierno.

En base comparable, es decir, sin esos efectos contables derivados de su integración con Bankia, la entidad ganó un 17,7 % más que el año pasado, gracias a la buena evolución de la actividad comercial y a los ahorros de costes logrados con la fusión, ha explicado este viernes el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar, en rueda de prensa en Valencia.

Los ingresos del banco ascendieron hasta 8.647 millones de enero a septiembre, lo que supone un 2,7 % más respecto al mismo período de 2021. La caída del margen de intereses (-0,4 %) y de los ingresos de participadas (-34,7 %) se compensó por la evolución positiva del resto de ingresos (+ 6,9 %), respaldados por una elevada actividad comercial.

SIN SIGNOS DE AUMENTO DE MOROSIDAD POR AHORA

Pese al complicado contexto macroeconómico, el banco no está notando por el momento aumentos de la morosidad por el efecto de la subida de tipos en las hipotecas.

De hecho, la mora de CaixaBank se redujo hasta el 3 %, a niveles mínimos no alcanzados desde 2008, y los prestamos del ICO presentan una morosidad del 4,4 %.

Aunque Gortázar ha dado por supuesto que 2023 será un año «duro» y que prevén que la morosidad se deteriore y que el crédito se resienta, el banco ha recordado hoy que cuenta con un fondo de provisiones por importe de 1.257 millones de euros para hacer frente al deterioro del panorama macroeconómico.

RECHAZA GENERALIZAR LAS MEDIDAS DE ALIVIO A LOS HIPOTECADOS

En cuanto al paquete de medidas que negocia el Gobierno con el sector bancario para ayudar a aquellos ciudadanos con hipotecas que lo estén pasando peor, Gortázar ha defendido limitar esas medidas a un «perímetro reducido» de clientes, los más vulnerables, en lugar de generalizar.

A su entender, la opción de extender ese tipo de medidas más allá de los clientes en situaciones vulnerables supondría «poner en duda la cultura de pago del país», ha dicho el directivo, días después de que la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, defendiera que estas medidas para los hipotecados deben beneficiar también «a las clases medias».

Gortázar ha dado por hecho que CaixaBank ayudará a sus clientes en dificultades a buscar soluciones «de manera constructiva» para que puedan hacer frente a los pagos de su hipoteca, pero ha querido dejar claro que la situación actual no es ni mucho menos comparable a la «gravedad» de la crisis de 2008.

De hecho, CaixaBank prevé que la subida de tipos tenga un impacto «moderado» sobre la clientela del banco que tiene firmada una hipoteca.

Por otra parte, el directivo ha vuelto a criticar el impuesto a la banca que impulsa el Gobierno español y se ha opuesto tanto a su diseño como a la hipótesis de que pudiera tener carácter «permanente», una tasa que estima que tendrá un impacto de 450 millones sobre CaixaBank, ha ratificado este viernes.

En cuanto a las llamadas TLTRO, es decir, las operaciones de financiación a más largo plazo del Banco Central Europeo con los bancos, CaixaBank tiene en torno a unos 80.000 millones y el banco ha dicho este viernes es que lo «previsible» es que repague esos fondos debido al cambio de condiciones por parte del BCE.

Por otra parte, Gortázar ha explicado que la rentabilidad actual de la entidad se sitúa en el 8,4 %, una décima menos que hace un año, pero que espera que en torno a 2024 el banco alcance un 12 %, de forma que podría cubrir su coste de capital.

Empleados de entidades financieras y entidades de ahorro como CaixaBank, Santander, BBVA o Cajamar se han concentrado este viernes en Valencia para reclamar mecanismos compensatorios de la pérdida de poder adquisitivo de las plantillas en el actual entorno inflacionista, y un grupo de unos 140 delegados ha protestado en concreto frente a la sede de CaixaBank en Valencia, donde se han presentado las cuentas del banco hasta el tercer trimestre.

En rueda de prensa, Gortázar ha defendido la «necesidad de separar las negociaciones salariales» de los empleados de banca de la «estricta evolución de la inflación» en España, y ha añadido: «Si acompañamos a la inflación con subidas equivalentes de salario se produce una espiral que hace que la inflación sea peor y al final nos empobrecemos todos».

Por otra parte, Gortázar ha defendido que la crisis afectará menos a España que a otros países europeos, por su menor dependencia del gas ruso, y ha ratificado la estimación de CaixaBank Research de que el PIB español crecerá un 1 % en 2023.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos