sábado, 16 enero 2021
22:48
, última actualización

Cómo crecer desde un sueño familiar hacia lo más alto

Antonio Fagundo, CEO de Masaltos.com, narra la historia de una empresa que, desde la calle Feria, hace crecer en estatura a los hombres en todo el mundo

Manu Ojeda manuojedas /
14 ene 2021 / 12:35 h - Actualizado: 14 ene 2021 / 16:37 h.
"Empresa familiar","Teatro","Historia","Medio ambiente","Empresas","Producción","Motor","Historia","Moda","La Pasión","Unión Europea","Exportaciones","Internacionalización","Idiomas","Taxi","Diseño","Comercio electrónico","La calle","Marketing","Amazon"
  • Cómo crecer desde un sueño familiar hacia lo más alto

“Nunca le vendas nada a nadie que no comprarías para ti mismo”. Bajo este pensamiento se empezó a cocer lentamente un sueño que brota, en 1993, desde un rincón humilde de la calle Feria. Con paciencia, visión y calidad, Antonio Fagundo, CEO de Masaltos.com, ha sido capaz de consagrar el éxito de una idea emanada en casa de sus padres: hacer más altos a los hombres de todo el mundo.

Fruto de una lesión sufrida por su padre y de ese terso azar que acompaña a todo buen trabajador, el sendero de esta corporación se abrió camino hacia un crecimiento desmedido, estrictamente en todos los sentidos. Permitir aumentar en estatura a un hombre en 7 centímetros, expandirse económicamente a gran escala por toda Europa y sumergirse en el mercado japonés, así como tener las miras puestas en infiltrarse en la mismísima China, convierte a Masaltos.com y su equipo en un auténtico paladín del mercado empresarial español.

Mucho ha llovido desde los primeros 70 pares de zapatos vendidos durante el primer año de vida de dicha empresa. Parafraseando a Napoléon Bonaparte con su frase “dejad dormir al dragón”, Fagundo cuenta a El Correo de Andalucía, de una forma tan sentimental como pasional, los entresijos de su actual negocio y su clara y evidente vocación internacional, que, de la mano de la perseverancia, la ambición y la pasión profesional, articulan a un producto cuya demanda y éxito bebe de una premisa básica, a la par que esencial: aquello que es bueno y merece la pena de veras, termina encontrando su eco en la sociedad.

En su aval, Antonio Fagundo cuenta, hasta la fecha, con el nombramiento como uno de los 10 mejores CEOs digitales de España por Ecommerce Awards 2017. En 2019, recibió el Premio Nacional al Relevo Generacional, otorgado por la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE), por la transición de la empresa familiar hacia la segunda generación.

Más de 25 años dando altura a los hombres del mundo. Cuéntanos tus inicios...

Los inicios de Masaltos.com son muy bonitos. Están vinculados al sueño que tuvieron mis padres de hacer más altos a los hombres de todo el mundo. Veo muchas personas empezando sus negocios hoy día y veo en ellos el reflejo de mis padres, la constancia, la autoformación, la ilusión, los primeros pedidos... Es una sensación maravillosa.

Mis padres iniciaron este negocio en 1993 por una serendipia, buscando unos zapatos ortopédicos para curar una lesión de mi padre. El zapato con alzas de Masaltos.com es una evolución del zapato ortopédico, innovado y mejorado. El diseño del zapato, que te hace crecer de estatura 7 cm es lo que permitió a mi padre curarse de su lesión.

Como tal, los inicios fueron duros. El primer año vendimos 70 pares de zapatos con alzas. El segundo año nos lanzamos al océano de internet e invertimos todo lo que teníamos. Dos años después, gracias a esa página web, recibimos nuestro primer pedido de Dinamarca y comenzó la internacionalización de Masaltos.com.

La visión empresarial de Masaltos.com apuesta por...

Masaltos.com tiene muchos valores, inculcados por sus fundadores y continuados por la segunda generación que estamos al frente de la compañía. De todos esos valores destacamos cuatro.

Privacidad. Nuestro zapato es un producto muy ligado a la esfera personal de nuestro cliente. Un zapato, normal y corriente a la vista, que oculta un pequeño gran secreto: te hace parecer siete centímetros más alto sin que nadie sepa cómo. Ahí está el éxito, en que nadie perciba nada desde el exterior, por eso nuestros envíos no tienen ningún tipo de distintivo exterior.

Calidad. Otra de las máximas de nuestra empresa es “nunca le vendas nada a nadie que no comprarías para ti mismo”. Vender un producto de calidad nos permite coleccionar clientes y ganarnos su confianza para que vuelva a comprarnos. Vender un producto de baja calidad solo permite coleccionar problemas.

Servicio. Entendemos el servicio como la atención al cliente y el servicio de entrega. Atendemos al público en nueve idiomas diferentes y eso permite que el cliente pueda hablarnos con total confianza en su lengua materna. Con el servicio de entrega no partimos peras, entregamos en España, Unión Europea y costa este de Estados Unidos en 24 horas. Si quieres ser uno de los mejores, tienes que hacer esto. Los grandes lo hacen.

Y, por último, constancia. Todo lo anterior no vale para nada si no eres constante porque la cuestión no es vender un producto, sino procurar que tu cliente vuelva y compre otra vez.

Vuestro fuerte reside en el comercio digital...

La verdad es que Masaltos.com nació con una vocación claramente internacional y eso nos lo dio el comercio electrónico. Aunque cuando empezamos en internet en 1994 todavía no existía el comercio electrónico, al menos como lo conocemos ahora, sí es verdad que nos permitió que hubiera personas del extranjero que nos localizaran.

Todo se lo debemos al comercio electrónico. Es verdad que siempre nos han explicado que con una página web puedes vender productos en Australia, pero lo cierto es que eso no es nada fácil. De hecho, es muy difícil y hay muchísimo trabajo detrás. Tener un buen equipo, dar un buen servicio, posicionar la página web, hacer marketing online... son muchas acciones que debemos llevar hacia adelante para que todo salga bien.

La verdad es que Masaltos.com siempre ha ido paso a paso. Abrimos aquella primera web en 1994, vendimos nuestro primer zapato online en 1996, nos transformamos al comercio electrónico en 2000, nos integramos en Amazon en 2008, firmamos una alianza con una empresa japonesa para distribuir nuestros zapatos en el país nipón en 2015, integramos el pago con huella dactilar en 2018... Es un largo recorrido.

Hoy nos gusta decir que, con mucho trabajo, una tienda en la calle Feria 4 de Sevilla, un ordenador y un equipo fantástico de personas hemos vendido zapatos con alzas en más de 120 países de los 5 continentes, exportando el 70% de nuestra producción y atendiendo al público en 9 idiomas diferentes, habiéndonos convertido en uno de los referentes del comercio electrónico de este país. Supongo que nadie hubiera imaginado esto cuando empezamos allá por 1993.

Cómo crecer desde un sueño familiar hacia lo más alto

Hace ya más de un año de vuestra llegada a Asia. ¿Por qué decantarse por el mercado asiático? ¿Cómo se ha desarrollado?

Hay una frase atribuida a Napoleón y es “dejad dormir al dragón”. Se refería a Asia. Ese continente tiene un potencial espectacular y una economía muy emergente. Desde siempre quisimos entrar en Asia, pero no es fácil. Al principio tuvimos un socio en Singapur, pero el acuerdo se fue desinflando hasta que se diluyó. A partir de ahí buscamos un nuevo socio y nos contactó una empresa japonesa. Después de varias reuniones y cientos de emails cruzados empezamos a trabajar con ellos.

Para Masaltos.com, una empresa familiar sevillana, suponía un antes y un después porque sólo hay 57 empresas españolas que tengan intereses en Japón, y estamos hablando de Pikolín, Freixenet, Codorniú, Endesa, Angel Camacho... empresas muy grandes. Así que poder estar ahí, al lado de ese tipo de empresa, es motivo de orgullo. Tanto es así que, con motivo del tratado de libre comercio entre la UE y Japón, en 2019 Masaltos.com fue la única empresa española seleccionada como empresa de referencia en el comercio entre Japón y la Unión Europea por la Comisión de Comercio de la Unión Europea. Una gran distinción otorgada por una de las más grandes instituciones europeas.

Nuestro siguiente paso es buscar un socio en China, que es donde tenemos puestas las miras comerciales en estos momentos.

Empezasteis vendiendo zapatos para hombres. Ahora también para mujeres... ¿Desde cuándo? ¿Por qué insertar la línea femenina?

Masaltos.com tiene una maquinaria bien engrasada y está muy bien trabajada. Siempre le hemos dado vueltas al calzado femenino que, aunque no lo parezca, es muy diferente al masculino. Desde que mi hermana y socia, Noemi Ferreras, se integró en la empresa, la idea ha ido tomando más forma. De hecho, Olivia Nature, que es como se llama la línea de zapatos de mujer, es el sueño de mi hermana. A diferencia de Masaltos.com, los zapatos de Olivia Nature no aumentan la estatura ya que las mujeres pueden utilizar tacones tradicionales.

Igual que Masaltos.com busca calidad y comodidad en el pie del hombre, sin olvidar el componente de la altura, Olivia Nature huyó del “antes muerta que sencilla”, y basó su actividad en los valores de la comodidad y el medio ambiente. Queríamos un zapato con el que la mujer se sintiese cómoda y no estuviera deseando llegar a su casa por la noche para quitárselos. Esa es la opinión que nos suelen dejar las clientas. Además, los zapatos se elaboran con piel de curtición vegetal, no llevan metales y son reciclables, con lo que ayudamos al medio ambiente. Para Masaltos.com, Olivia Nature es como una hermana pequeña.

¿En qué países tenéis mayor volumen de facturación?

Pues depende. Podríamos pensar que, por cercanía, vendemos más en Europa que en el resto del mundo, pero no es cierto. Japón, Rusia y México suponen más del 25% de nuestras exportaciones de zapatos con alzas, si bien el país en el que más vendemos es Estados Unidos.

Cómo crecer desde un sueño familiar hacia lo más alto

¿Cómo ha repercutido el COVID-19 en vuestra empresa y sector?

Pues nos ha resentido, como a todo ecommerce. Teníamos unos planes para 2020 pero el mercado ha demostrado con la pandemia que no se rige por planes, sino por hechos. La COVID19 ha roto el mercado. En el caso de Masaltos.com, sobre todo durante la primera parte del confinamiento (quizá la más dura), las ventas en España casi desaparecieron. Fue una caída en picado que ha salvado el mercado internacional. Aunque es cierto que también bajó mucho el mercado internacional, el grueso de nuestros pedidos venía de Italia y Portugal. Algo inexplicable. En tercer lugar, se posicionó Emiratos Árabes Unidos y en cuarto lugar lo hizo Alemania. Tres países con graves problemas de coronavirus.

Ha sido el mercado internacional el motor económico que ha motivado que Masaltos.com siga haciendo más altos a los hombres de todo el mundo.

¿Qué retos tenéis para este año? ¿Y para un futuro más lejano?

Gracias a este año 2020 hemos aprendido a hacer las cosas poco a poco y a ponernos metas cortas y alcanzables. Durante 2020 entramos en Amazon Holanda y Medio Oriente e implementamos el servicio de atención al cliente en árabe. Los objetivos pasan por integrarnos en Amazon Polonia y Suecia y otros marketplaces como Dott o Zalando. De igual modo, seguimos con nuestra búsqueda de partner local en China, Oriente Medio y en Latianoamérica para poder distribuir nuestros zapatos desde allí.

¿Alguna curiosidad o anécdota que quieras compartir con nuestros lectores?

Puede que nuestra mayor anécdota fuese lanzarnos a internet en 1994, cuando nadie lo conocía. Mis padres fueron a pedir un préstamo al banco (costaba casi un millón de pesetas), y el director del banco les denegó el préstamo diciéndoles que lo de internet era una moda pasajera y que no llegaría a ningún lado.

Por otra parte, un famoso presidente de gobierno se encontraba en una finca en Toledo y nos pidió unos zapatos para esa misma noche, porque tenía una recepción. Al no poder enviárselos para que los recibiera el mismo día, el Presidente, ni corto ni perezoso, envió un taxi desde Toledo para recoger los zapatos.

En otra ocasión, nos pidieron unos zapatos hechos a medida con piel de cabritilla del Himalaya y cristales de Swarosky. No nos dijeron para quien eran, pero nos pidieron mucha rapidez. Aquellos zapatos costaron mucho dinero, por el tipo de encargo y los materiales. No supimos más nada hasta que vimos a un conocidísimo actor paseando con nuestros zapatos por la alfombra roja del Teatro Kodak en Hollywood.

Por último, un famoso político español nos llamó un miércoles de Feria por la tarde para saber si teníamos la tienda abierta. Le dijimos que sí y vino a comprarnos tres pares de zapatos... en un coche de caballos. Imagina la estampa cuando apareció por la tienda con varias personas más en un coche de caballos. Aquello fue muy divertido.

Todas estas cosas nos provocan un “subidón” de adrenalina y nos motivan para seguir creciendo. Porque eso es lo que hacen los zapatos de Masaltos.com, crecer.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016