Crece la tensión y el desabastecimiento por la huelga de transportistas

18 mar 2022 / 14:29 h - Actualizado: 18 mar 2022 / 17:16 h.
"Paro","Mercados","Producción","Aceite de oliva","Transportes","Patronal","Mercadona","Supermercados","Seguridad","Lidl","Pandemia","Seguros"
  • Crece la tensión y el desabastecimiento por la huelga de transportistas

El paro indefinido de transportistas, que va por su quinta jornada y ha forzado a un amplio despliegue policial, hace cada vez más mella en la cadena de suministro, con mataderos con falta de animales o productos frescos que no llegan a su destino, mientras el Gobierno habla de «boicot, violencia y coacción».

El Ministerio del Interior mantiene este viernes el dispositivo de seguridad formado por 23.600 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil ante el paro de transportistas, para tratar de garantizar el abastecimiento de productos esenciales a la población y actuar ante posibles piquetes violentos, entre los que se han producido varias detenciones.

Además, se han multiplicado las marchas lentas de camiones convocadas por la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte de Mercancías por Carretera en protesta por las condiciones laborales del colectivo y los elevados precios de los combustibles.

Los paros están protagonizados en su mayoría por transportistas autónomos o pymes, que no se sienten representados por el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) con el que negocia el Gobierno y que pretende mantener la protesta hasta que la Administración se siente con ellos.

Mientras, el desabastecimiento de materia prima es un hecho en diversas industrias, algunas de las cuales se han visto ya en la obligación de dejar de trabajar.

Entre esas industrias afectadas se encuentra la cárnica, que denuncia «grandes problemas» en el funcionamiento de la cadena alimentaria debido al bloqueo de carreteras.

La Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) asegura que se están reportando «constantemente» incidentes que impiden la entrada y salida de vehículos de empresas, centros logísticos, y recogida de mercancía «indispensable para el funcionamiento de la industria alimentaria y de toda la cadena».

El sector ve con especial preocupación las limitaciones en el transporte de productos frescos, muchos de ellos «altamente perecederos», así como de animales, que están dejando a los mataderos con una actividad «mínima».

Igualmente, Food Service España (patronal de empresas que cada día sirven comidas para más de ocho millones de personas en comedores escolares, universitarios, empresas, hospitales o residencias) pide medidas urgentes para frenar los bloqueos en los mercados.

La industria láctea está siendo una de las más afectadas, y un amplio dispositivo de la Guardia Civil está protegiendo en Córdoba a más de una treintena de camiones de la Cooperativa del Valle de Los Pedroches (Covap), que buscan materias primas para la elaboración del pienso para los animales.

En Castilla- La Mancha, un convoy procedente de Cartagena con materia prima facilitará el suministro de piensos; mientras que en Mercamadrid se ha registrado la entrada del 68 % de sus vehículos abastecedores en relación con el mismo día de la semana pasada, lo que supone una mejoría respecto a jornadas previas.

MARCHAS LENTAS, PIQUETES Y ALGUNAS DETENCIONES

En la comarca barcelonesa del Baix Llobregat, medio centenar de camioneros protagonizan una marcha lenta de cabezas tractoras por diversas vías, aunque las retenciones de las primeras horas de la mañana han sido las habituales de un día normal, según fuentes del Servei Català de Trànsit (SCT).

En Mérida también se ha convocado una marcha en la confluencia de la A-5 y y A-66, que está complicando los accesos a la capital autonómica, mientras que en Ciudad Real 400 camiones también han salido a las calles en protesta.

Igulamente, en Galicia una caravana formada por un centenar de camiones procedentes de Tui (Pontevedra) se dirigió esta mañana a Vigo por la A-55 acabó colapsando la entrada sur de la ciudad.

En Asturias las fuerzas de seguridad están escoltando camiones y furgonetas a petición de los profesionales que sí quieren realizar transportes, tras identificar a cuatro piquetes violentos y diecinueve personas que lanzaron clavos la pasada noche en la rotonda de acceso al centro logístico de la cadena de supermercados Alimerka, en Llanera.

Por otro lado, están siendo investigadas once personas en León por delitos continuados de desórdenes públicos, daños y contra la seguridad vial, ha sido detenida una persona por un delito contra la seguridad vial en Onzonilla, también en la provincia leonesa, y ha sido arrestada otra en Segovia por intentar agredir a un camionero.

La delegada del Gobierno en Extremadura, Yolanda García Seco, ha confirmado que ya se han producido varias detenciones por la actuación de piquetes, alguno de los cuales ha sido puesto a disposición judicial.

LA ADMINISTRACIÓN RECHAZA LA «VIOLENCIA Y COACCION»

El presidente de la plataforma que convoca el paro, Manuel Hernández, ha pedido hoy de nuevo a los conductores del sector «firmeza y unidad», les ha instado a que «no se vengan abajo ni se desmoralicen» y ha criticado que se les esté «intentando criminalizar».

Varios ministros han pedido este viernes que cese el «boicot» de los huelguistas, comenzando por la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, que ha dicho que el conflicto no es una huelga, es un boicot» y ha subraya que el abastecimiento está garantizado aunque puede haber «situaciones puntuales».

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha tildado a los huelguistas de personas «violentas e irresponsables» y ha advertido de que «la crispación ahora es alidada de la inestabilidad» que el presidente ruso, Vladímir Putin, desea para los países europeos.

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Planas, ha apuntado que «bajo la violencia y la coacción» no es posible el diálogo, y ha tildado de «ilegal e inmoral» la actividad violenta de los piquetes.

En este contexto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha vuelto a pedir el cese de un «boicot» que afecta a los consumidores y «al día a día de muchas familias que necesitan trabajar».

Además, les ha reclamado que se sienten a negociar en las mesas de diálogo establecidas para buscar una solución a sus reivindicaciones y ha asegurado que en estos momentos el suministro está garantizado y no hay que temer problemas de abastecimiento.

En ese sentido, el consejero de Fomento e Infraestructuras de Murcia, José Ramón Díez de Revenga, ha pedido a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, la convocatoria «urgente y extraordinaria» de la Conferencia Sectorial de Transporte, de la que forman parte las comunidades autónomas para abordar «la situación insostenible de las empresas de transporte».


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla