martes, 22 octubre 2019
11:38
, última actualización

De la idea a la ‘startup’ en 54 horas

Una veintena de proyectos trabajan este fin de semana para convertirse en el nuevo ganador del Startup Weekend Global

18 nov 2017 / 20:00 h - Actualizado: 18 nov 2017 / 20:41 h.
  • Uno de los grupos participantes repasa su modelo de negocio. / El Correo
    Uno de los grupos participantes repasa su modelo de negocio. / El Correo
  • Los integrantes de Shake Pop durante la primera presentación del proyecto a los mentores. / El Correo
    Los integrantes de Shake Pop durante la primera presentación del proyecto a los mentores. / El Correo
  • Más de un centenar de personas participan en esta edición. / El Correo
    Más de un centenar de personas participan en esta edición. / El Correo

54 horas. Ese es el tiempo que tienen los 120 participantes, agrupados en una veintena de proyectos, para convertir una idea en startup. No cualquier empresa, sino la ganadora de la quinta edición del Startup Weekend Global, que se está celebrando a lo largo de este fin de semana en las instalaciones del Campus Universitario EUSA.

Esta edición no entiende de fronteras. Los promotores a nivel internacional de este ecosistema, Techstars, hacen honor al concepto global y, además de abrir la convocatoria a todo tipo de proyectos y sectores, promueve la competición entre más de 200 países, que tendrán que elegir a la nueva startup que competirá para hacerse hueco en la nueva plataforma Google Cloud.

Proyectos como Veggo, Shake Pop o Trust Me llevan trabajando desde el viernes para convertirse en el nuevo Oblumi, el dispositivo que convierte el móvil en un termómetro, y que nació hace precisamente cuatro años en el primer Startup Weekend que se celebraba en Sevilla. De hecho, una de sus fundadoras es uno de los miembros del jurado de esta edición.

En esta convocatoria los proyectos son de los más variopintos. Desde el ocio o el turismo, pasando por la aeronáutica u otros de carácter más social, como por ejemplo Trust Me, una aplicación que pretende poner freno a la lacra de la violencia de género, y que empezó a gestarse en la mente de un estudiante de Bachillerato «después de ver en las noticias dos días seguidos varios casos de víctimas por violencia de género», explica Francisco Daniel Camas. Esta aplicación se instalaría, en modo oculto, en el móvil de la víctima y en el momento de la agresión se activaría y mandaría una señal a la comisaría más cercana. Además, si hay orden de alejamiento y el maltratador lleva pulsera, ésta se puede conectar con la aplicación para que en el caso de que se incumpla envíe un aviso a la víctima.

El desarrollo de una aplicación es una de las opciones más recurrentes en el Startup Weekend. Da igual el sector, la cuestión es crear un espacio donde personas con intereses comunes conecten, como Micum, que a través de un chatbot ayuda a los estudiantes extranjeros o Veggo, una app que conecta comercios y bares vegetarianos con usuarios veggies «para mejorar la accesibilidad» a este mercado, explica Estanislao Gamero, uno de los integrantes del equipo que conoce bien la dinámica del Startup Weekend, ya que participó en el proyecto que ganó la última edición con Asclepius, una plataforma para médicos residentes. Dentro de este tipo de proyectos también se enmarca Alternatic, una comunidad para gente diferente, o Uni-life, una plataforma para cruzar a profesores y estudiantes.

También hay propuestas de market place. Una de ellas es Jugueteando, que pone a la venta juguetes de segunda mano o seminuevos sin uso. Biblioteca Virtual defiende un modelo de negocio similar, pero en vez de juguetes pone libros a la venta. Aunque la más transgresores es Poseidón, que visualiza la oferta de deportes de riesgo.

En el Startup Weekend Global también hay lugar para proyectos menos ligados a las nuevas tecnologías, como Shake Pop, una nueva forma de consumir bebidas alcohólicas en forma de polo flash, con un grado de alcohol igual que el de una cerveza –unos 5 grados– y con endulzantes alternativos al azúcar refinado.

En esta línea offline trabaja el equipo de Turisgastro bus, un autobús que une el deporte de ir de tapas con el de la visita turística, ya que te permite degustar la gastronomía local mientras descubres los lugares más populares y recónditos de la ciudad.

NOVEDADES

Después de casi un lustro, los participantes de los Startup Weekend acuden cada vez más preparados a estos eventos. «Al principio había que explicar qué era un modelo de negocio o cómo sacarle rentabilidad económica a una idea, pero ahora ya no es necesario», detalla Carlos Delgado, tesorero de Sevilla Up, asociación que impulsa en la capital hispalense estos eventos.

Uno de los atractivos de estas competiciones es la mentorización que reciben por parte de empresarios y personas vinculadas con este ecosistema, pero en esta edición la organización ha incorporado el servicio de impresoras 3D para la elaboración de los prototipos, gracias a la colaboración de Sevilla Makers Society.

Los equipos presentarán hoy sus proyectos ante el jurado, al que tendrán que convencer de que su startup es la ganadora en tan sólo cinco minutos.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016