viernes, 23 octubre 2020
17:38
, última actualización
Ecoperiodismo

El autoconsumo solar ve la luz

La nueva normativa acaba con las incertidumbres sobre el autoconsumo y hace que ahora resulte muy rentable poner placas solares en los hogares

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
22 dic 2019 / 07:15 h - Actualizado: 22 dic 2019 / 07:15 h.
"Ahorro","Tecnología","Impuestos","Empresas","Producción","Consumo","Comunicación","Ecoperiodismo","Energías renovables","Inversión"
  • El autoconsumo solar ve la luz

La aprobación nueva normativa nacional sobre producción solar acaba con las incertidumbres sobre el autoconsumo y hace que ahora resulte muy rentable poner placas solares de producción energética en los hogares. El 2020, cuando empiecen a aplicarse las compensaciones de excedentes, será previsiblemente el año del despegue del autoconsumo.

El Real Decreto 244/2019 del 5 de abril, "por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica” elimina cualquier duda que pudiese existir respecto al impuesto al sol, reconoce el derecho al autoconsumo colectivo en viviendas, determina como realizar la remuneración de la compensación de excedentes vertidos a red y simplifica los trámites administrativos para instalaciones de menos de 15kW, que son la que la mayoría de las viviendas acometen para la autoproducción de energía solar. Con la implantación de la compensación de excedentes (la resta de la energía que un consumidor vuelca a la red eléctrica sobre lo que consume de electricidad con su compañía) todo augura que el año 2020 será el del despegue del autoconsumo solar en los hogares españoles.

Roland Bettscheider es un ingeniero técnico industrial de origen alemán. Hace 20 años emigró a España con el objetivo de promover parques eólicos. Con un equipo de expertos hace dos décadas y bajo distintas denominaciones y composición accionarial diferente que finalmente desembocó en la denominación ‘TeXla Energías Renovables’, ha promovidos cientos de megavatios eólicos, fotovoltaicos y termoeléctricos en distintas partes de España, varios de ellos bajo el concepto de autoconsumo. Conocedor de los problemas que España ha puesto a las producciones solares, sobre todo las trabas administrativas como el famoso "impuesto al sol" que hizo mucho daño al sector, aunque en realidad nunca se aplicó, asegura a Ecoperiodismo que “ahora parece que la administración se ha dado cuenta de la oportunidad que conlleva el autoconsumo, precisamente para una país como tanta radiación solar como España”.

Para Bettscheider, una de las claves del Real Decreto del autoconsumo de energía eléctrica es que abre las puertas al autoconsumo colectivo. De esta forma, indica “se da a millones de españoles que viven en edificios multiviviendas la posibilidad participar en las ventajas del aprovechamiento de la electricidad fotovoltaica”.

Aunque la nueva normativa es un gran paso para el autoconsumo de energía solar, se han quedado en el tintero aspectos importantes como el ‘Balance Neto’: igualar en las mismas condiciones la producción de energía y su vuelco a la red eléctrica con lo que un usuario consume de esta. Dicho de otro modo: que las compañías electricas paguen por la electricidad que un usuario le vuelvca a la red porque no la consume. Lo más cerca que se ha quedado el Real Decreto es en la compensación de excedentes, donde el saldo negativo para la compañía eléctrica no se contempla (nunca pagarían al consumidor que produzca más energía de la que consuma, tan sólo puede llegar a cero en consumo, pero tampoco en la factura porque se incluyen términos fijos, impuestos, etc.).

Otra de las carencias que quedan por subsanarse son algunos reglamentos de aplicación, es decir, el “cómo" se va a realizar. “Sabemos por parte de las administraciones, que aún no están establecidos las vías de comunicación necesarias entre ellas y con las distribuidoras y comercializadoras para llevar adelante una instalación administrativamente”, asegura Bettscheider.

Mientras, en otros países con menos horas de sol, como Alemania (que tiene aproximadamente un 60% de horas de sol respecto a España), ya hay más de 45 GW fotovoltaícos instalados, lo que aporta un 8% de la demanda eléctrica. Los alemanes, principales promotores nacionales de la energía solar en el mundo aspiran a lograr el cambio del sistema de producción de energía convencional al sostenible, lo que llaman Energiewende, para lo que el Fraunhofer Institut, apunta que se deben añadir 5 GW/año para alcanzar ese objetivo. En España, durante años sólo había 5 GW instalados, y en la actualidad el territorio nacional sólo llega a los 8 GW, aunque es cierto que en 2019 se ha alcanzado un récord históricos de instalación de energías renovables en España.

El autoconsumo solar ve la luz

En el terreno más práctico, cuando una persona decide instalar placas fotovoltáicas en su hogar debe saber que estas instalaciones no tiene mayor complejidad y que la tecnología ha madurado durante los últimos 40 años. Para ‘convertirse’ a la autoproducción energética con placas solares se necesita un espacio para colocar los módulos fotovoltaicos, otro espacio para el inversor (en el interior de la vivienda) y evidentemente hay que llevar a cabo un cableado energético, pero todo ello lo suelen ofrecer las empresas del sector con proyectos ‘llave en mano’. Una vivienda unifamiliar media requiere una instalación de unos 3 kW de potencia para lo que se requieren instalar 10 módulos (placas fotovoltáicas), para lo que es necesario una superficie necesaria de unos 20 m² en un tejado orientado hacia el sur, mientras que para una azotea plana se requieren unos 40 m² de espacio. En cualquier caso, los expertos recomiendan recurrir en el caso de Andalucía a alguna instaladora reconocida y colaboradora de la Agencia Andaluza de la Energía, que también suele encargarse de tramitar las ayudas y subvenciones necesarias y todos los trámites burocráticos.

La inversión estimada de una instalación de estas características de potencia (3.000 kW ) ronda los 4.000 o 5000 euros y el ahorro anual puede llegar hasta unos 500 euros o 40 euros en la factura mensual. La amortización de estas instalaciones depende de varios parámetros, pero en general suele haberse compensado la inversión económica en unos 8 años si se trata de una instalación sin subvención, y unos 4 ó 6 años si se obtienen subvenciones públicas. La instalación tiene una vida de al menos 25 años.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016