Menú

«Estamos listos para ser el principal polo industrial del sur de Europa»

El consejero Sánchez Maldonado arremete contra «la falta de ambición» del Gobierno central y le exige ser más reivindicativo en Bruselas para captar fondos para el sector

05 oct 2016 / 17:54 h - Actualizado: 06 oct 2016 / 12:41 h.
"José Sánchez Maldonado"
  • El consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta, José Sánchez Maldonado, en Los Diálogos de El Correo celebrado en el salón de actos del Parque Empresarial Morera & Vallejo. / Pepo Herrera
    El consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta, José Sánchez Maldonado, en Los Diálogos de El Correo celebrado en el salón de actos del Parque Empresarial Morera & Vallejo. / Pepo Herrera

La industria se ha convertido en un pilar fundamental de la estrategia de recuperación económica europea y también andaluza. Así que el Gobierno autonómico se ha propuesto, en términos futbolísticos, que el campo de juego de las empresas esté perfecto para que el balón ruede. «Con el césped bien regado y bien cortito».

Ese fue el ejemplo que puso ayer el consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta, José Sánchez Maldonado, en Los Diálogos de El Correo, en los que defendió que la nueva Estrategia Industrial de Andalucía 2020 será la clave «para alcanzar un crecimiento sostenible y a largo plazo». La industria se debe potenciar, pues, como «reacción ante la crisis». «Andalucía está preparada y cualificada para convertirse en el principal polo industrial del sur de Europa», sentenció. Sin embargo, en su opinión, no todos apoyan al mismo equipo.

Sánchez Maldonado lamentó la «falta de ambición» del Gobierno central con el sector industrial y advirtió de que «se pueden perder oportunidades de desarrollo impulsadas por la Unión Europa». Y no sólo eso, arremetió contra la «incertidumbre regulatoria que ha provocado el Gobierno de España» en el sector de las energías renovables, que cifró en más de 300 millones de pérdidas anuales, reclamó un coste energético competitivo y exigió la terminación de los ejes ferroviarios –como el de Algeciras-Bobadilla– para «que no se obstaculice el desarrollo industrial de Andalucía».

Incluso criticó los altos costes financieros que se imponen a las empresas españolas, «en torno al 35 por ciento más que la media europea y un 77 por ciento más que las alemanas».

Tras una muy cordial presentación del consejero delegado de Atlantic Copper, Javier Targhetta, –quien aplaudió los contenidos de la Estrategia Industrial de Andalucía 2020– el consejero recordó que la recesión –«que, francamente, nadie se atreve a dar por cerrada definitivamente»– atenaza aún a la región, aunque la recuperación arrancó en 2015. En su opinión, el cambio de ciclo es todavía «frágil e insuficiente para crear riqueza y empleo de calidad al ritmo que necesitamos», pero Andalucía crece por encima de la media europea.

Eso sí, pese a la ralentización del crecimiento económico previsto para el próximo ejercicio por distintos analistas (pronostican una bajada de casi un punto en el crecimiento del PIB –2,3 por ciento– y de siete décimas en la creación de empleo, el consejero se muestra optimista: «En 2017 la política y la economía funcionarán bien y estaremos por encima de las previsiones en España y en Andalucía».

Para el titular de Empleo de la Junta, hay que corregir las debilidades de la economía, replanteándose los pilares del sistema productivo. «Y una de las conclusiones ha sido la necesidad de situar en un lugar preferente a la industria», apostilló. La razón: «Pocas actividades tienen la capacidad tractora de este sector», con una mayor calidad en el empleo y una masa laboral altamente cualificada.

Tras recordar el «giro radical en la política de la UE», que tras 40 años ahora sí apuesta por elaborar políticas públicas industriales, el consejero denunció la postura del Ejecutivo español durante los últimos años y le exigió ser «más reivindicativo para ganar posiciones en una Europa que, en cuestiones de industria, suele acordarse del norte y olvidarse del sur».

El responsable andaluz de Empleo recordó que en los últimos 40 años, todos los países de la Unión han perdido peso en el ranking manufacturero mundial, salvo Italia y Alemania. En estos años, la industria española pasó de representar el 30 por ciento del PIB (año 1960) al 17 por ciento. «Años de deslocalización industrial –apostilló– que han sabido aprovechar economías emergentes como China o la India». Ahora, añadió, «tenemos claro que el resurgir económico de la Zona Euro va a depender en gran medida de la industria». Eso sí, defendió que no se puede hacer de cualquier forma, esto es, que no se puede basar ni en la devaluación de los costes laborales ni en el gasto social.

Ante un centenar de empresarios y representantes de instituciones y organismos públicos y privados, Sánchez Maldonado desgranó la recién aprobada Estrategia Industrial de Andalucía 2020, que parte de un diagnóstico en el que Andalucía ocupa el segundo lugar en España como región con mayor número de empresas manufacturares, unas 30.000 sociedades.

Sin embargo, la aportación de la industria a la economía andaluza se sitúa en un nueve por ciento frente a la media nacional del 13 por ciento. Según el consejero, por el «problema de productividad» que vinculó a que el 99 por ciento de las empresas andaluzas son «micro», es decir, que tienen menos de diez trabajadores. Además, lamentó el escaso aporte inducido de la industria en la comunidad porque el 65 por ciento de sus compras las realiza fuera de la región y la necesidad de aumentar el número de compañías que exportan.

Por todo ello el objetivo de la Estrategia Industrial de Andalucía es dar respuesta «a estas debilidades e impulsar nuestras fortalezas». ¿Cómo? Aumentando la industrialización hasta que represente el 18 por ciento del Valor Añadido Bruto, el empleo industrial y reduciendo en un 10 por ciento su tasa de temporalidad.

Mejorar la innovación, con un incremento de un 50 por ciento en el número de empresas innovadoras o de patentes, o aumentar la presencia en los mercados internacionales, hasta subir en un 20 por ciento el número de empresas exportadoras, son otros de los objetivos planteados por Sánchez Maldonado, que también ve necesario propiciar procesos de colaboración en el sector entre empresas, agentes del sistema andaluz de innovación y administraciones.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos