sábado, 27 noviembre 2021
04:00
, última actualización

«La tecnología es la misma para todos, la diferencia la marca la excelencia en su despliegue efectivo para alcanzar la transformación»

Rafael Cabello es director general de transformación digital de Servinform, empresa sevillana que da trabajo a más de 7.000 personas.

05 may 2021 / 12:25 h - Actualizado: 05 may 2021 / 12:37 h.
"Banca","Empresa familiar","Tecnología","Crisis","Empresas","El tiempo","Formación","Ciencia ficción","Inversión","Informática","Seguros"
  • «La tecnología es la misma para todos, la diferencia la marca la excelencia en su despliegue efectivo para alcanzar la transformación»

En 1977, cuando los ordenadores personales eran cosa de películas de ciencia ficción, Joaquín Rufo Rodríguez fundó la compañía sevillana Servinform. A día de hoy sigue siendo una empresa familiar al cien por cien, con Ignacio Rufo como presidente y CEO de la compañía e Inmaculada y Carmen Rufo como vicepresidentas, dando trabajo a más de 7.000 personas.

El nombre de la empresa no es baladí. Servinform significa servicios de informática. En aquellos años, su fundador vio que iba a ser importante poder ofrecer servicios de informática a las empresas que no podían comprar un ordenador. “Montar una empresa para dar servicio a otras empresas”, fue su leitmotiv.

Empezó como un centro de cálculo para grabar la contabilidad, donde los contables venían a la oficina con papeles y se iban con un balance de situación.

Hoy están donde los clientes los han llevado.

Sus principales líneas de actuación son la digitalización y la atención al cliente a través de sus muchas soluciones tecnológicas.

Una de las líneas de negocio más importantes de Serviform es la transformación digital, dirigida por Rafael Cabello

¿Qué hace el departamento de Transformación Digital de Servinform?

De forma sencilla podríamos decir que somos cocineros antes de frailes. Aplicamos tecnología para dotar de eficiencia las operaciones que ejecutamos, tanto internamente como para los clientes directamente.

Desplegamos primero la tecnología para lograr la eficiencia y eficacia en nosotros mismos, y luego los clientes nos piden dicha tecnología para sus propias operaciones.

Estructurar, generar comunicaciones tanto físicas en papal como electrónicas, como procesos de onboarding digital, robotización de procesos, aplicación de algoritmos para lograr agilidad y eficiencia. Todo esto nos proporciona un músculo que nos permite abordar grandes proyectos de transformación.

Estamos obsesionados con la eficiencia.

Los sectores que deciden transformarse digitalmente es porque han tenido que ver el beneficio. ¿El resultado se convierte en el foco?

Y en este sentido, el tamaño de la escala importa y mucho. Y a veces aplicarla es complicado por cuestión de recursos o de conocimiento. Pese a que, a día de hoy, tenemos el mayor acceso a la información y al conocimiento que ha existido.

Los sectores tienen que ver en la transformación digital un beneficio para la empresa. Pero hay sectores que están más atrás, porque supone una inversión de tiempo, recursos y aplicabilidad.

La dimensión y formación o conocimiento de lo que se está hablando.

Quién quiere puede. El interés y querer abrazar el cambio tecnológico lo es todo, porque nunca ha estado tan cercano el conocimiento y posibilidades tecnológicas. Hay que invertir tiempo y neuronas para ser capaces de adaptarte.

¿Cuáles son los sectores donde más potencial hay para desarrollarse digitalmente?

Cualquier sector que tenga cierta masa crítica e interés.

En Servinform cubrimos el espectro. Hasta ahora han interiorizado con mayor fuerza los sectores de banca, seguros, utilities, retail, distribución... Son los más cercanos a nosotros por los servicios que ofrecemos.

Servinform ha prestado un rol relevante un la Administración y más concretamente en estos años pandémicos porque hemos aportado garantía en el proceso, trazabilidad y evidencia del proceso y, algo muy importante, reducción de tiempos en la ejecución.

La tecnología no es un mero factor diferencial, ahora es el factor de supervivencia y ahora no hay barreras. Un ejemplo de ello es el acceso a capacidades de alta calidad, estamos a distancia de video conferencia.

Es una gran oportunidad, pero es un cambio radical. Hasta en la búsqueda de talento. Ahora no hay barreras para contratar a talento que esté, por ejemplo, en Singapur. Y eso rompe el esqueleto de muchas empresas en donde el componente físico no sea prioritario. Y más en el ámbito de Servinform, que es tecnología.

¿Estamos muy lejos de donde se puede llegar?

El objetivo lo vamos a descubrir a medida que vayamos andando. Hay tantas opciones y posibilidades... El ritmo de cambios es brutal y como sociedad nos estamos equivocando mirando a Europa y al Oeste y no al Este. Por ejemplo la gestión de monedas digitales de países que ha lanzado China. Incluso el Banco Central Europeo está diseñando a remolque una estrategia.

Lo que está haciendo China es de una gran eficiencia en aplicación tecnológica.

Como sociedad, creo humildemente, que nos falta foco, interés y responsabilidad en impulsarlo por nosotros mismos con miras a largo plazo.

¿Qué hay que hacer para que la Transformación Digital se interiorice definitivamente?

El problema es que en algunos casos se ve como un coste, inercias en cómo hacer las cosas, dificultad para ver el retorno...

Normalmente falta la necesidad de cambiar radicalmente. Hay empresas que tienen marca, clientes, presencia, pero no han sido capaces de ver que el mercado y el sistema iba a cambiar en cinco años. Hay que ver donde voy a estar en cinco años y decidir cómo puedo llegar hasta ahí, saliéndose de la manera tradicional de hacer negocio. Ahora hay que tener procesos optimizados y engrasados. Tener los procesos muy estructurados, tener la tecnología que te acompaña y la eficiencia en esos procesos. Tener claro qué quieres analizar de esos datos, medirlos y cuantificarlos. Dejar que los robots, los algoritmos, los procesos automáticos, hagan parte de la actividad, colaborando con las personas.

Servinform pone el foco en estructurar los procesos para robotizar parte de esas tareas para agilizar tiempos de respuesta.

Cuando os sentáis con una empresa, ¿qué valor añadido ofrecéis?

Servinform diseña, despliegue y opera las tecnologías más adecuadas para alcanzar la eficiencia y agilidad requerida por nuestros clientes. Como ejemplos concretos tenemos la puesta en marcha de robots sobre procesos administrativos que integran algoritmos de inteligencia artificial que agilizan distintos procesos de gestión de reclamaciones, facturación, contratación, incluso expedientes administrativos administraciones públicas; imbricando tareas automáticas y tareas manuales de las personas en flujos de trabajo estructurados. Otro ejemplo la generación y orquestación de comunicaciones físicas en papel y electrónicas mediante sms, email, etc., incluyendo evidencias legales a lo largo de todo el ciclo de relación de entidades financieras, de energía, seguros, etc con sus clientes. Todos estos ejemplos tienen el denominador común de aplicar la tecnología de la forma más eficiente posible, automatizando pero integrando a la vez la actividad humana en el proceso, con un retorno claro de la inversión, asegurando la agilidad, el control y mejora del proceso en base a los datos que proporcionamos.

Más ventajas de la aplicación de la tecnología

Un gran beneficio adicional de la tecnología es la escalabilidad. Es más sencillo, económico y flexible. Una inversión inicial que se va rentabilizando en el tiempo, lo cual favorece el hecho de que, a más eficiencia, mayor optimización económica.

¿Sigue existiendo el miedo a que la tecnología venga a sustituir a la persona?

Pues si me preguntas qué tiene que tener una persona para no ser sustituida por una máquina es la capacidad de pensar y mejorar. Lo que hace la tecnología es facilitar el trabajo y liberar de las acciones repetitivas y sistemáticas y que impulsen la actividad. Evidentemente con un cambio, porque las personas se tienen que dedicar a pensar a dónde ir, cómo mejorar, optimizar los procesos. Y la tecnología va después. Es una colaboración entre la tecnología y la persona.

¿Qué hay que fomentar más en las próximas generaciones?

Es muy importante fomentar la meritocracia. Hay países con grandes debilidades, pero con un gran fomento del talento, con un nivel de meritocracia extrema. Ese mejorar y que se vea recompensado es crítico.

Si no nos dedicamos a formar a las nuevas generaciones estamos perdiendo el tren, porque la tecnología y las oportunidades para mejorar están ahí, pero hay que fomentarlo y recompensarlo, por las Instituciones pero también desde la sociedad y las propias familias.

Hoy en día ya no se compite con el de al lado, sino con cualquier persona de cualquier punto del planeta. Tenemos que ser más pragmáticos y poner el foco en la mejora de la productividad de la sociedad, de generar resultados efectivos, de marcar una diferencia respecto del resto.

Estamos en un gran momento de cambio propiciado por la crisis y tenemos las oportunidades para ello.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla