La Zona Franca enseña sus encantos para captar empresas

El Plan Estratégico del nuevo recinto fiscal detalla cómo serán los beneficios fiscales, entre ellos la bonificación del 20% del IBI, e incluso cómo podrían ser los futuros

24 sep 2016 / 22:00 h - Actualizado: 25 sep 2016 / 11:34 h.
"Impuestos","Empresas","Zona Franca"
  • Operarios instalan la valla de la Zona Franca en terrenos portuarios de Sevilla, el pasado mes de agosto. / Pepo Herrera
    Operarios instalan la valla de la Zona Franca en terrenos portuarios de Sevilla, el pasado mes de agosto. / Pepo Herrera

Una vez vallada, la Guardia Civil y las cámaras de seguridad se encargarán de la vigilancia de la nueva Zona Franca de Sevilla, activa desde el pasado día 1 de septiembre pero a la espera de concretar los últimos detalles. Por ejemplo, las empresas allí instaladas deben adaptarse al software de contabilidad de existencias para que Aduanas y el consorcio tengan datos del movimiento de mercancías. Mientras esto ocurre, sus responsables intentan captar más inquilinos. ¿Cómo? Mostrando sus encantos.

El pasado jueves el comité ejecutivo del consorcio dio el visto bueno al Plan Estratégico presentado por el delegado especial del Estado en la Zona Franca, Javier Landa, un documento en el que se detallan estos beneficios para las empresas y en el que se desgrana cómo es la estrategia de comercialización.

En enero de 2015, el anterior alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), aseguró que una veintena de empresas habían mostrado su interés por estar en la Zona Franca, un espacio que, dijo, moverá 1,7 millones de toneladas de mercancía y que facturará más de 1.000 millones de euros anuales.

Por ahora, el delegado especial del Gobierno en la Zona Franca explica que hay «buenas perspectivas» y que «en términos de fortaleza económica y también en número de empresas, se están superando las expectativas». Eso sí, el número de novias para la Zona Franca las redujo a entre seis y siete en su última comparecencia ante los medios de comunicación.

«El interés es fuerte, pero se está cuajando en estos momentos. Si sigue y cuaja, puede ser un inicio muy interesante», explicó en declaraciones a este periódico.

¿Y cuáles son los atractivos de la Zona Franca? Permite importar y exportar mercancías entre la Unión Europea y el resto del mundo sin tener que pagar por adelantado los aranceles aduaneros ni el IVA mientras las tengan allí en depósito. Las tasas sólo se liquidan cuando la mercancía se vende y sale, lo que les ahorra grandes desembolsos de tesorería que tienen que anticipar (con los correspondientes intereses si deben financiarlos) cuando pagan los aranceles de entrada.

Así, en primer lugar, se difieren impuestos estatales. La introducción de mercancías en la Zona Franca produce beneficios vía devoluciones de aranceles aduaneros por ser una zona fiscalmente exenta. Es un régimen que favorece las operaciones de exportación a terceros países no comunitarios.

Las empresas –que tendrán que pagar un canon por la concesión del suelo al Puerto, su propietario– podrán acogerse a un régimen especial, de autorización singular por parte del departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la AEAT respecto del IVA y de los Impuestos Especiales (IIEE).

Además, según el Plan Estratégico de la Zona Franca, desde la administración local se evaluará permanentemente la posibilidad de bonificar ordenanzas municipales tales como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el de Actividades Económicas (IAE) y el de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), así como las tasas derivadas de licencias en sus distintas modalidades.

Por ahora, el Ayuntamiento ha aprobado una bonificación del 20 por ciento en el IBI de las empresas que se instalen en la Zona Franca, pero no se descartan otras.

Además, desde el Gobierno del socialista Juan Espadas se señala que las compañías que lleguen a esta zona del Puerto podrán acogerse a otras medidas aprobadas por el Consistorio, como el crédito fiscal (cheque fiscal) por creación de empleo.

Los titulares de actividades económicas que incrementen su plantilla media de 2016 con respecto a 2015 tendrán un crédito fiscal equivalente a 250 euros multiplicados por el incremento laboral expresado con dos decimales. Sólo se beneficiarán los centros de trabajo radicados en el municipio de Sevilla, con empleos generados a jornada completa y con contratos indefinidos. Este cheque fiscal se aplica al pago de las deudas tributarias que pudiera tener con el Ayuntamiento de Sevilla derivadas de impuestos, tasas o precios públicos vinculadas a la actividad económica donde se haya creado empleo, con un máximo del 60 por ciento de la cuota tributaria, excepto el IBI donde el porcentaje es un 30 por ciento. Una medida, en todo caso, que no es exclusiva para la Zona Franca.

Además, el delegado especial del Estado también apunta que es conveniente que la Autoridad Portuaria realice «un planteamiento económico adaptado a este tipo de empresas y en relación a las diferentes tasas y cánones que establece por uso y ocupación de los terrenos portuarios».

Y más. Landa subraya los beneficios no cuantificables de la Zona Franca, como el de la seguridad física que ofrece el recinto, la centralización de sus operaciones de comercio exterior, mejorando así su manejo de la información, lo cual se traduce en una eliminación de fuentes de extra costes, o la posibilidad de negociar con sus proveedores materia prima puesta en la Zona Franca, reduciendo los lead-time y las nacionalizaciones previas al requerimiento real de la materia prima.

Además, el delegado subraya también los incentivos aduaneros, la agilidad de la documentación y la simplificación de trámites entre los muchos «encantos» de este nuevo recinto en terrenos del Puerto.


Qué hacer en verano en Sevilla y provincia Empleo en Sevilla Más seguros Edictos