Landa asegura que la Zona Franca no tiene problemas financieros

Pese a que los PGE no incluyen ninguna partida, dice contar con dos millones hasta que en 2020 ingrese el Impuesto de Sociedades de las empresas

12 abr 2018 / 16:12 h - Actualizado: 13 abr 2018 / 09:28 h.
"Empresas","Industria","Puerto de Sevilla","Zona Franca","Javier Landa"
  • Filomeno de Aspe, Carmen Herrero, Augusto Jannone, Javier Landa, Francisco Herrero, Jesús Mejías y Luis Castillo. / E. C.
    Filomeno de Aspe, Carmen Herrero, Augusto Jannone, Javier Landa, Francisco Herrero, Jesús Mejías y Luis Castillo. / E. C.

No tiene ni un euro en el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) del PP –que aún no cuenta con apoyo parlamentario para su aprobación– pero su financiación está garantizada hasta que se ponga en marcha el nuevo modelo de financiación dibujado en estos PGE, para lo que habrá que esperar hasta 2020. Con todo, la Zona Franca de Sevilla «no tendrá problemas de financiación en condiciones normales». Esto es lo que ha defendido Javier Landa, delegado especial del Estado en la Zona Franca de Sevilla.

Landa ha lanzado un mensaje «optimista», siempre que se aprueben los PGE, para tranquilizar a los empresarios después de que la CES asegurase que el proyecto había entrado en vía muerta. Según el delegado, el Consorcio de la Zona Franca cuenta con algo más de dos millones de euros con los que afrontar el contrato para dar más potencia eléctrica al recinto franco (364.000 euros), para el vallado de la futura ampliación que incluirá el polígono de Astilleros y para los gastos corrientes hasta que se ponga en marcha el nuevo sistema de financiación descrito en el proyecto del PP. Lo malo es que este modelo no será una realidad hasta, por lo menos, 2020, cuando también se prevé que las empresas del antiguo Astilleros del Puerto sean operadores de la Zona Franca. Entonces serían una docena: las seis instaladas previamente en los terrenos portuarios que forman la actual Zona Franca (Sevitrade, Jannone, ZEN solutions, Transformados Huévar –TRH–, Terminal Portuaria Esclusa e Hispalense de Líquidos, ambas en proceso para ser operadores de la Zona Franca) más las seis del polígono Astilleros (Tecade, Apimosa, Astilleros del Guadalquivir, GRI Towers, Megusa y Ditecsa). Además, la farmacéutica madrileña VIR anunció su intención de mudarse al recinto franco, si bien necesitará más de un año para levantar sus instalaciones. Estibadora Sevillana, junto al polígono de Astilleros, también estudia su inclusión.

Y en 2020, la intención de Landa es que la Zona Franca se autofinancie y no dependa de las aportaciones del Estado. ¿Cómo? Gracias a dos medidas incluidas en el proyecto de los PGE de Rajoy que deben ser «reglamentadas» una vez que se aprueben los presupuestos. Una es el llamado recurso financiero, es decir, que parte de los Impuestos de Sociedades de las empresas instaladas será para las zonas francas (el 75 por ciento de este dinero tendría que ir a inversiones), y un fondo de compensación entre las propias zonas francas para que las más ricas ayudan a las que tienen menos recursos, como la sevillana. Ambas medidas, en las disposiciones adiciones 52 y 92 de los PGE, se tienen que desarrollar y concretar, lo que llevará tiempo.

«Si hubiese dotación del Ministerio de Hacienda, mejor, pero nos interesa más que se aplique este nuevo modelo de financiación», argumentó Landa, quien reconoció que la Zona Franca necesita «todas las inversiones para el desarrollo de las infraestructuras básicas». «El gasto es en función del ingreso. Tanto ingresamos, tanto hacemos», explicó el delegado, que recordó que tras afianzar la Zona Franca en terrenos portuarios su intención es ampliarla hasta el aeropuerto.

¿Y si en 2019 hay imprevistos y el Consorcio necesita más dinero? «Si hay una necesidad de financiación extraordinaria los promotores tendrán que afrontarla –dijo en alusión al Puerto y al Ayuntamiento– igual que los accionistas afrontan los gastos de sus empresas».

Javier Landa aclaró que el Ayuntamiento hispalense aún no pagó un «pico» del coste del primer vallado, si bien «ya está arreglado» y «sólo hubo un retraso», justificó. El Puerto, por su parte, puso a disposición el terreno, donde las empresas se instalan tras una concesión administrativa y el preceptivo pago de un canon.

DE 72 A 125 HECTÁREAS

La intención del Consorcio de la Zona Franca es incorporar en breve el terreno del polígono Astilleros, pasando de 72 a 125 hectáreas, por lo que unas 20 o 25 hectáreas quedarían libres a la espera de la llegada de nuevas empresas. Eso sí, el Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro tiene que dar aún su visto bueno. Luego se tendrá que vallar, las empresas se adaptarán al nuevo recinto fiscal y se declararán como operadores.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla