Los regantes reclaman un IVA reducido como el fitosanitario

El ahorro del 10% en energía rebajaría la factura en 24 millones

10 mar 2017 / 08:37 h - Actualizado: 10 mar 2017 / 08:38 h.
"Agricultura","Regadío"
  • José Carlos Lagares (Caja Rural del Sur), Pedro Parias (Feragua), José Manuel Cepeda (Feragua), José Ortega (Apadge) y Manuel Ruiz Rojas (Fundación Caja Rural del Sur), ayer. / El Correo
    José Carlos Lagares (Caja Rural del Sur), Pedro Parias (Feragua), José Manuel Cepeda (Feragua), José Ortega (Apadge) y Manuel Ruiz Rojas (Fundación Caja Rural del Sur), ayer. / El Correo

Los costes energéticos hacen que la producción de regadío sea cada vez menos rentable. De hecho, en la actualidad, el coste eléctrico supone el 30 por siento de sus gastos totales y «es superior al del uso de fitosanitarios», apuntó el presidente de la Asociación de Comunidades de Regantes de Andalucía (Feragua), José Manuel Cepeda. Según la patronal de los regantes, desde el año 2008, cuando se eliminó el impuesto especial de electricidad para el regadío, los costes se han duplicado, hasta el punto de que la factura eléctrica alcanza los 200 millones anuales.

Sólo el 50 por ciento de la factura eléctrica se compone de impuestos. De ésta, el 21 por ciento sólo corresponde al IVA, lo que se traduce en 25 millones. Los regantes reclaman rebajar este impuesto hasta el 10 por ciento, como ocurre con los fitosanitarios, «ya que en un mercado abierto, donde el resto de productores (como los italianos) tienen el IVA reducido, la competencia no es equitativa», señala Cepeda.

El 30 por ciento restante se compone del peaje por la contratación de la potencia. Además, hay un 5 por ciento que corresponde al impuesto eléctrico, que el Gobierno ha reducido hasta un 80 por ciento en aquellos regantes incluidos en módulos, «pero que con la rebaja el ahorro es tan sólo de un 3 por ciento», sostuvo el presidente de Feragua. Esto provoca que cultivar una hectárea de suelo de regadío tenga un coste energético medio de 300 euros.

Por ello, Feragua y la Asociación Profesional Andaluza de Gestores Energéticos (Apadge) celebraron ayer una jornada –la segunda– en la que hicieron hincapié en la necesidad de impulsar la eficiencia energética en el regadío. La propuesta de regantes y gestores es introducir el ciclo combinado de energía fotovoltaica con red eléctrica o generadores de gasóleo, «para ver si nos desconectamos de los peajes eléctricos».

Feragua apuesta por que la autoproducción de energía suponga en la próxima década el 20 por ciento del consumo actual, para lo que reclaman una revisión de la política fiscal y unos incentivos más favorables para los productores. Según estimaciones del presidente de los gestores energético, José Ortega, con un ahorro mínimo del 10 por ciento, los regantes rebajarían la factura eléctrica hasta en 24 millones de euros. Sin embargo, el impuesto al sol del Gobierno dificulta la carrera de los agricultores hacia la generación de energías renovables. Motivo por el que los regantes reclaman la eliminación del citado gravamen.

Tampoco están conformes con la línea de ayudas para autoproducción eficiencia energética en el regadío puesta en marcha por la Junta de Andalucía. Feragua considera insuficientes los recursos aportados y reclama al Gobierno andaluz «un mayor esfuerzo inversor».

Además, solicitan que las eléctricas adapten las tarifas a su producción y les permitan contratar dos potencias. Explicó Cepeda que los agricultores se ven obligados a pagar durante todo el año una potencia que utilizan a pleno rendimiento tan sólo en campaña –entre los meses de junio y agosto–.

Gestión energética

Con tal de facilitar a los productores la incorporación de nuevas tecnologías en la producción de energía, la asociación andaluza de gestores energéticos ha puesto en marcha una plataforma, bautizada como Oficina de Impulso al Mercado Energético Andaluz. A través de este sistema, los agricultores pueden expresar sus inquietudes y los gestores analizar y asesorarles en esta materia, explicó Ortega. El acceso y consulta es «totalmente gratuito», recalcó.

El objetivo de este mecanismo es ejercer de interlocutor y evitar que la gestión energética termine prostituida, como ocurrió con los certificados energéticos de la vivienda, «a los que nadie le da valor», señaló el presidente de la asociación.

La gestión energética en Andalucía puede llegar a generar hasta 100.000 empleos en la próxima década. Aunque el gran nicho está en la construcción, concretamente en la rehabilitación de vivienda, la agricultura también es un potencial creador de empleo verde.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla