jueves, 05 diciembre 2019
22:13
, última actualización
Alimentación

Nestlé continúa comprando aceite de palma

Según un informe de Greenpeace, Nestlé se encontraría entre algunas de las empresas que siguen comprando aceite de palma a productores relacionados con los incendios de los bosques indonesios

19 nov 2019 / 08:31 h - Actualizado: 19 nov 2019 / 08:34 h.
  • Nestlé continúa comprando aceite de palma

Después de vivir una gran polémica, el aceite de palma vuelva a ocupar un espacio en la actualidad, ya que según un nuevo informe de Greenpeace International, titulado “Quemando la casa”, las mayores empresas mundiales de bienes de consumo, Unilever, Mondelez, Nestlé y Protcter & Gamble y los principales comerciantes de aceite de palma, incluido Wilmar, han comprado aceite de palma a productores vinculados con los casi 10.000 incendios que han arrasado los bosques de Indonesia en este 2019.

El informe recalca que estas compañías están comprando aceite de palma a concesiones que están siendo investigadas por provocar incendios ilegales. Los proveedores de estas multinacionales son los grandes comerciantes de aceite de palma Wilmar, Cargill, Musim Mas y Golden-Agri Resources (GAR), que, según demuestra el análisis de Greenpeace, tienen claros vínculos con los incendios de este año en Indonesia y juntos suministran más de las tres cuartas partes del aceite de palma mundial.

“Las grandes marcas siguen queriendo mostrar una fachada verde y de sostenibilidad. Pero la realidad es que sus cadenas de suministro empiezan en un contexto de delincuencia y destrucción forestal. Las compañías responsables de los incendios y que se benefician financieramente de ellas deberían hacerse responsables de esta agresión ambiental y los devastadores impactos en la salud causados por los incendios”, declaraba Annisa Rahmawati, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace Indonesia.

Según los informes, más de 900.000 personas en Indonesia han sufrido infecciones respiratorias agudas debido al humo procedente de los incendios forestales de este año, y casi 10 millones de niños corren el riesgo de daños físicos y cognitivos de por vida debido a la contaminación del aire. Se han estimado que entre el 1 de enero y el 22 de octubre de 2019, los incendios liberaron 465 megatoneladas de CO2, cifra próxima a las emisiones anuales totales de gases de efecto invernadero del Reino Unido.

Estos nuevos hallazgos coinciden con la reunión anual de la Mesa Redonda del Aceite de Palma Sostenible (RSPO) en Tailandia. Este organismo certifica que el aceite de palma es sostenible, siendo un criterio clave estándar el no uso del fuego. Sin embargo, más de dos tercios de los grupos de productores vinculados a incendios recurrentes y todas las empresas analizadas por Greenpeace son miembros de la RSPO, algunas incluso miembros de la junta.

Estas grandes compañías mundiales se habían comprometido a detener la deforestación para 2020, pero la pérdida de bosques se ha acelerado y la deforestación impulsada por la demanda internacional de materias primas como el aceite de palma es el principal motivo. Recientemente, Greenpeace ha abandonado el proceso comenzado con Unilever, Mondelez y Wilmar para crear una plataforma de monitoreo del aceite de palma de Indonesia, debido a su falta de ambición a la hora de tomar las medidas necesarias para lograr la deforestación cero.

Greenpeace denuncia la inactividad de los gobiernos de todo el mundo al no tomar las medidas necesarias contra las empresas o bienes vinculados a los incendios, pidiendo a su vez, que las compañías responsables y que se benefician de los incendios rindan cuentas al respecto.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016