sábado, 08 agosto 2020
04:12
, última actualización
Crónicas empresariales

Si te desprecias, te desprecian

Veo sobre todo a talentos que se van, a millones de autónomos angustiados por falta de respaldos y a múltiples trabas para apoyar proyectos innovadores. Si tú no te respetas no te respetarán.

26 jul 2020 / 04:38 h - Actualizado: 25 jul 2020 / 20:42 h.
"Crónicas empresariales"
  • Si te desprecias, te desprecian

Hace poco escribía sobre el apoyo monetario de la UE y su derecho a vigilarnos en el gasto y a quitarnos ese dinero en cuanto vea que empezamos con el Celtiberia show que diría el gran Luis Carandell. No somos de fiar, la UE nos condenó en su día a ser consuelo de la vejez de sus habitantes con el sol español, a cantarles flamenco, enseñarles corridas de toros y ser un país sobre todo agrícola y lo malo es que pasamos por el aro, tenemos pendiente una revolución industrial y tecnológica de narices porque ya estamos en la era de los ordenadores cuánticos y nosotros apenas salimos del tute y el parchís.

Lo que acabo de afirmar es cierto a nivel oficial pero no a nivel real porque tenemos una generación de jóvenes empresarios a los que no hemos apoyado ni articulado como nuevo segmento impulsor de España, el relevo generacional empresarial que haya irrumpido con fuerza aún no lo he visto con claridad, veo sobre todo a talentos que se van, a millones de autónomos angustiados por falta de respaldos y a múltiples trabas para apoyar proyectos innovadores. Por un lado se predica el emprendimiento y por otro se le ponen zancadillas.

De esta manera es como nos despreciamos y si te desprecias a ti mismo los demás te desprecian porque, además, la Historia está ahí y hemos sido hegemónicos frente a Holanda, Inglaterra, Alemania, Francia... Eso se queda en el ADN de los sometidos, pero parece que nos hemos avergonzado de ser los primeros y hemos expulsado el hecho de nuestro propio ADN. Si tú no te respetas no te respetarán.

Una cuestión más profunda

La cuestión es aún más profunda. Si España procede a regenerase a fondo y a hacerse respetar no sólo estará trabajando en pro de ella misma sino a favor de todo el mundo latinoamericano, incluyendo a Brasil porque es evidente que España deberá aliarse mucho más con Portugal que en los últimos veinte años se ha espabilado bastante más que nosotros, por ejemplo, en el campo de las empresas fabricantes de muebles.

La regeneración española le será de provecho a los países americanos y a otras zonas del mundo que entraron en la modernidad gracias a nosotros, el mundo de habla hispana hace siglos que lo dejamos a merced de Estados Unidos -que también debe a España parte de su pertenencia a Occidente- y otras potencias occidentales.

En lo informativo, la Agencia EFE llegó a Hispanoamérica en los años 60 pero no empezó a ser hegemónica hasta que con motivo de los 500 años del descubrimiento y colonización lanzamos en 1992 el primer satélite Hispasat. Hasta entonces, otras agencias de información públicas y privadas, como la alemana DPA (pública), la italiana ANSA (pública), la inglesa-canadiense Reuter (privada) o la norteamericana Associated Press (privada) eran las que marcaban la agenda del día internacional de toda América Latina.

Con el tiempo, las alianzas empresariales entre firmas españolas y latinoamericanas han sido constantes: Prisa fue dueño de Garafulic, el mayor emporio mediático de Bolivia y mantiene una comunión constante con México a través de la cadena de emisoras Radiorama, mientras que Planeta y Vocento han mantenido relaciones accionariales especiales con Colombia y Argentina (Compañía Editorial El Tiempo -CEET- y Clarín).

Todo ello se completa con la constante presencia de Telefónica que llegó a tener durante años una televisión en Argentina, Telefe, -la vendió en 2016 a Viacom, corporación estadounidense dueña de MTV, Nickelodeon y Paramount, entre otras- y que ahora se está centrando sobre todo en su principal objeto social, compitiendo siempre con Telmex en México, propiedad del magnate Carlos Slim, quien a su vez está presente en España como accionista máximo de Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), tras comprar las acciones que tenían desde Esther Koplowitz hasta Bill Gates pasando por George Soros. Slim es pequeño accionista de Prisa y propietario de Inbursa, presente en Caixabank. Además, es conocido que posee el Real Oviedo Club de Fútbol.

Entregados a los norteamericanos

En lo académico, es una relativa novedad que, en el terreno de las ciencias sociales y las humanidades, nos hemos entregado a los sistemas de evaluación e la investigación estadounidenses, canadienses y hasta chinos, mientras Francia y Alemania no lo han hecho así. Y de esa falta de dignidad nuestra se han contagiado en América Latina. En los dos terrenos del conocimiento apuntados, no somos punta de lanza en Europa en relación con los países que tienen nuestras huellas sino meras comparsas de los norteamericanos que, sin embargo, lo que es en Humanidades y en Ciencias Sociales pocas lecciones pueden darnos (muchas en Medicina o en Física, desde luego).

Cuando en la universidad seleccionamos por concurso de méritos a un profesor, nos dejamos guiar más por lo que dicen las bases de datos anglosajonas -que tienen “fichados” a casi todos los investigadores del mundo occidental y más allá, en todas las materias- que por las europeas, españolas o hispanoamericanas como Latindex, una excelente iniciativa no de España sino de México, que recoge todas las revistas latinas de investigación importantes. Pero le restamos importancia a lo nuestro, nos despreciamos, y de esta manera también nos desprecian los demás.

La agricultura

España debe darse a respetar también defendiendo a tus empresarios y trabajadores agrícolas que han salido perdiendo en las negociaciones europeas recientes sobre el dinero que nos van a dar para paliar los efectos del coronavirus. Algunos medios interesados en que Pedro Sánchez no se otorgue tanto lustre con los famosos 144.000 millones han hecho notar que el campo español ha sido uno de los sacrificados (junto a la ciencia, eso se dice menos y es escandaloso con la pandemia que tenemos encima).

José Antonio Frauca en El Confidencial del 22/7/2020 indicaba: “las fuentes comunitarias consultadas por ECD cuantifican este “hachazo” en 35.000 millones de euros (repartidos en 7 años) para los fondos globales de la PAC en toda la UE, respecto al marco financiero 2014-2020. La pérdida anual asciende a 5.000 millones de euros, de los que cerca de 700 millones al año corresponden a España, dado que su participación en los fondos agrarios comunitarios es del 12%. Hasta el año 2027, el recorte alcanzará un total de 5.000 millones para el campo español”.

Muy lamentable, pero es que la agricultura andaluza y española no ha sido defendida de forma decidida por ningún presidente, aquí se ha hecho popular la frase de que los empresarios del campo -especialmente los grandes- cobran de la UE por no producir o producir menos, es decir, la Hispania que fue el granero de buena parte del Imperio Romano, ahora con la UE queda como segundona frente a los intereses agrícolas y ganaderos de Holanda, Países Bajos, Alemania, ¡y Marruecos!

Muy lamentable, pero eso es ya asunto nuestro, ¿o vamos a esperar siempre la “sopa boba” de la UE en lugar de tomar medidas?

Regeneración de la Corona

La regeneración debe llegar hasta a Corona, a mí no me gusta la monarquía, pero no es momento de pensar en eliminarla sino en regenerarla, algo que está también en manos de la propia Casa Real. La figura del rey posee escasa credibilidad, si ahora, con motivo de la ceremonia de la ofrenda al apóstol Santiago, el rey ha llamado a la colaboración, puede que sea inevitable que en el cerebro de muchos españoles aparezca las veces en la que su padre decía cosas similares mientras él actuaba presuntamente de forma delictiva.

Personalmente, lo que deseo es construir aquello que no se construyó en su momento: una Commonwealth española, ¡cuánta libertad y progreso nos hubiera dado a todos! La Historia es como es, hay una tendencia a mirar al pasado y centrarse en él y regodearse en condenarlo. Eso no es efectivo, lo efectivo es mirar adelante y colaborar como gente madura, aprendiendo de los errores de otros tiempos, sabiendo que o te espabilas o el pez grande se comerá al pequeño.

Siempre me acuerdo de lo que le decían los buenos asesores a Carlos I de España y V de Alemania y a Felipe II: “Majestad, el futuro de España está en las Indias, no combatiendo contra los herejes protestantes”. Esos protestantes son los que no nos respetan porque como no tenemos dignidad se nos han subido a las barbas. No perdonan que un día estaban bajo nuestras órdenes. Nosotros no debemos olvidarnos, pero para no avergonzarnos de nada y avanzar.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016