Menú

Un curso ‘in extremis’ para poder pescar cangrejo rojo

Medio centenar de personas se forman para poder solicitar la licencia

04 sep 2016 / 22:06 h - Actualizado: 04 sep 2016 / 22:42 h.
"Empleo","Cangrejo rojo","El campo y su agroindustria"
  • Un pescador de cangrejo rojo revisa una de sus nasas. / Pepo Herrera
    Un pescador de cangrejo rojo revisa una de sus nasas. / Pepo Herrera

Nuevo capítulo en la cruzada de los pescadores de cangrejo rojo. Después de ver vetada su captura, salvar la crisis de la industria con la aprobación del plan control, tener que solicitar una autorización para pescar –además de estar en disposición de la licencia pertinente– y precintar todas sus nasas (redes); ahora, aquellos que optaban a sumarse al nutrido grupo de cangrejeros han tenido que hacer un curso in extremis para poder optar a la licencia de pesca continental.

Con la campaña ya iniciada, aunque no a pleno rendimiento, la formación de nuevos pescadores llega justa en tiempo y forma. De hecho, a pesar de que el curso se ha organizado e impartido en tiempo récord –en cuatro días, durante este fin de semana–, las licencias y autorizaciones no llegarán hasta dentro de unos veinte días, cuando la campaña ya esté bastante avanzada, aseguran desde el Ayuntamiento de Isla Mayor, encargado de elaborar e impartir el curso.

No obstante, desde el Consistorio han decidido no ponerle trabas a aquellos vecinos que quieran participar de uno de los pilares económicos del municipio como es el cangrejo rojo (el otro es el arroz). Medio centenar de personas, repartidas al 50 por ciento entre hombres y mujeres, han realizado este curso de 24 horas lectivas, y que es requisito indispensable para obtener la licencia de pesca continental con la que el plan de control del cangrejo rojo autoriza la pesca.

Dadas las novedades que giran en torno a la campaña de este crustáceo, más allá de explicar qué son las aguas continentales y las especies que se pueden pescar con dicha licencia –objeto académico del curso–, los nuevos pescadores han profundizado en el Plan de Control del Cangrejo Rojo en las Marismas del Guadalquivir, aprobado por la Consejería de Medio Ambiente, así como en las medidas de precaución ante la leptospirosis –más conocida como enfermedad de la rata– y que supone un riesgo en la campaña. Asimismo, representantes de las empresas de la industria también han participado en la formación.

El plan aprobado por la Junta no sólo salvó el abastecimiento de cangrejo rojo, sino que ha reforzado la industria y animado el interés por trabajar en el sector. De hecho, según el alcalde isleño, Juan Molero, se ha producido un aumento de pescadores, tal y como refleja la demanda de autorizaciones, cuya obtención es indispensable para pescar. Unos datos que este periódico ha solicitado a Medio Ambiente, aunque no ha habido respuesta por su parte.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla