jueves, 22 abril 2021
04:17
, última actualización

El Consorcio de Aguas ficha al exconcejal Blas Ballesteros como gerente

Fue el único aspirante a la plaza, que se convocó por concurso

Iñaki Alonso @alonsopons /
h - Actualizado: 19 ago 2016 / 09:41 h.
"PSOE","Política"
  • El nuevo gerente de Aguas de Sevilla, Blas Ballesteros. / El Correo
    El nuevo gerente de Aguas de Sevilla, Blas Ballesteros. / El Correo

El Consorcio Provincial de Aguas aspira a recobrar nuevos bríos: mejorar las instalaciones obsoletas en la Sierra Norte, evitar los cortes en el suministro que sufren seis pueblos de la Sierra Sur, culminar, con la Junta, el mapa de depuración de aguas o ver si los 23 municipios sevillanos que quedan por acogerse a un ente lo harán o seguirán por su cuenta. Pero, antes de esta hoja de ruta, el Consorcio ha decidido fichar al gestor que se encargue. Y ese no es otro que Blas Ballesteros, el otrora concejal del Ayuntamiento de Sevilla durante el primer mandato del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín.

Ballesteros se hizo con la plaza tras ser el único aspirante que se presentó «en tiempo y forma al concurso público para la contratación de un gerente para el Consorcio Provincial de Aguas. Un puesto que se ideó como refuerzo de la función del vicepresidente ejecutivo, Joaquín Fernández Garro, que necesitaba apoyo a la vista de que ya desempeña la labor de alcalde de Umbrete y la Vicepresidencia de Aljarafesa –de estos tres cargos sólo percibe el sueldo de la última de las entidades–.

En ese sentido, la convocatoria del puesto de gerente hacía referencia a esas labores de «apoyo administrativo» al vicepresidente, en el que se incluía la emisión de informes y formulación de propuestas de actuación. La convocatoria era, de hecho, muy concreta sobre el perfil de gerente que se buscaba, ya que se requería a «un funcionario de carretera», que pertenezcan a cuerpos o escalas clasificadas con el subgrupo A-1, con la licenciatura de Derecho o un grado equivalente.

A esa convocatoria se presentó Ballesteros, el único que se presentó «en tiempo y forma». Sí que hubo un segundo aspirante cuya solicitud fue inadmitida «tras haberse presentado fuera del plazo indicado». Por ese motivo, Ballesteros, que también llegó a ser en su día cónsul de Brasil en Sevilla, ha sido designado como gerente del Consorcio Provincial de Aguas de Sevilla con unas retribuciones que ascienden a 69.800 euros al año.

Ballesteros eludió a hacer declaraciones sobre su elección y sólo se mostró dispuesto a trabajar en la hoja de ruta que le marquen desde Aguas de Sevilla. El vicepresidente ejecutivo, Joaquín Fernández Garro, sí que destacó la necesidad de cubrir esta plaza, para la que necesitaban «alguien licenciado en Derecho para abordar cuestiones más legales», ya que cuentan ya en el consorcio con personal especializado –tres ingenieros–. En todo caso, Blas Ballesteros sí gozaba de experiencia en políticas de agua, ya que fue asesor jurídico en Emasesa.

De todos modos, más que el cargo, Fernández Garro –que lleva tres meses en este cargo– destacó la nueva hoja de ruta de Aguas de Sevilla, que pretende cumplir con el mandato, anhelado hace ya años, por la Diputación de Sevilla, que es que el consorcio se ocupe de unificar política de agua y que no haya diferencias por comarcas, territorios o sistemas. Así, de entre las primeras medidas acometidas fue la celebración de una reunión de todos los sistemas de agua que operan en la provincia, algo que no ocurría desde hace cerca de una década. Todo para unificar criterios.


Edictos en El Correo de Andalucía