90-97: Baloncesto Sevilla pierde en el cierre pero se vuelve a ganar al San Pablo

Fantástico regalo de final de temporada, con un pabellón entregado a un equipo que tiró de orgullo y talento para rozar la sorpresa ante el Real Madrid.

22 may 2016 / 14:49 h - Actualizado: 22 may 2016 / 15:07 h.
"Baloncesto","Baloncesto Sevilla","Real Madrid","Kristaps Porzingis","Berni Rodríguez"
  • El jugador del CB Sevilla Ondrej Balvin lanza ante la defensa de Gustavo Ayón, del Real Madrid. / EFE
    El jugador del CB Sevilla Ondrej Balvin lanza ante la defensa de Gustavo Ayón, del Real Madrid. / EFE

Fue un broche de oro a la temporada más allá del resultado. Baloncesto Sevilla perdió su impasibilidad de la segunda vuelta en casa ante el Real Madrid que quería la victoria para intentar asaltar el liderato de la fase regular. No le sirvió a los blancos por el triunfo del Barcelona, pero el partido sí solidificó la extraordinaria relación que ha ido fortificándose en la segunda mitad de esta campaña entre el Caja y su fiel infantería. El pabellón se volcó con los suyos, orgullo en la pista y en la grada, en un día en el que hubo gestos que suenan a despedida no solo de una temporada, sino de una carrera, la de Berni Rodríguez, y eso son palabras mayores. Ojalá ese manteo de la plantilla signifique otra cosa.

El ambiente festivo de los inicios, con San Pablo entregado a Berni Rodríguez primero, todo un mito del baloncesto español y ya patrimonio del Baloncesto Sevilla en esta la parte final de su brillantísima carrera, y después con Kristaps Porzingis, de regreso a la casa donde se formó para convertirse en una estrella de la NBA en Nueva York, dio paso a un festival de baloncesto en una pista donde no cabía un alfiler, como en los viejos tiempos de los éxitos de este club con 29 años de vida. Lleno por el Real Madrid, pero también porque el cajismo quería reconocer el mérito de este equipo, sacando al final con brillo una temporada muy complicada, la base para la continuidad institucional de la entidad.

Un partido desenfadado pero competido, estético porque se jugaba fundamentalmente en ataque, y un Baloncesto Sevilla que sostuvo la aportación de casi todos sus jugadores. Primero fue el homenajeado Berni Rodríguez el que con su acierto desde el triple mantenía el pulso con el Madrid dando el primer tirón (6-13). Con sus 8 puntos el equipo local, invicto en la segunda vuelta en casa (14-14) tiraba de casta y el orgullo que siempre ha mostrado de local. Hakanson iba creciendo, como Balvin, que tuvo minutos en los que dominó las zonas, especialmente la del Madrid, hasta el punto de que Laso tuvo que parar el partido (21-19) con la primera renta hispalense.

Entró juego el incombustible Felipe Reyes, pero Hakanson guiaba los mejores minutos cajistas (42-39). Sólo dos triples consecutivos de Nocioni desde la esquina llevaron al Madrid a vestuarios liderando el marcador (44-45). Curiosamente, Bamforth, un jugador capital en la temporada sevillana, ganaba el túnel de vestuarios sin anotar.

El Madrid salió fuerte (48-58), y pese a la resistencia de Balvin (15+6), protagonista de un duelo estelar con Ayón (17+12), dos de los mejores pívots de la Liga. Llull, que había jugado la primera mitad al ralentí, enchufó un triple que daba a los blancos la máxima diferencia del partido (52-63) y Luis Casimiro paraba el partido.

El quinto triple de Hakanson y el 8 de 8 en tiros de dos de Balvin (17) mantenían al Caja a distancia (65-70), aunque el Madrid anotaba en todos los ataques, disponiendo de segundas opciones en el rebote ofensivo (14 ya en este tercer cuarto).

El tercer cuarto acababa (68-73) con el San Pablo cantando ‘Sí se puede’ y un duelo colosal entre Balvin (20+7) y Ayón (21+14), pero el checo iba a necesitar mucha más colaboración, además de la extraordinaria de Hakanson (21), para aplacar el ansia de producción del equipo blanco, que ya sabía que no iba a acabar la liga regular como líder porque el Barcelona ganaba fácil a Tenerife.

Subió la intensidad defensiva Baloncesto Sevilla, y Radicevic dio un paso hacia el base determinante que fue la temporada pasada, recuperado ya de esa dichosa lesión de cadera que le ha tenido fuera toda la liga. Una fantástica penetración ganando el último espacio con contacto, igualaba el partido (78-78) a falta de 6 minutos, ante la algarabía de una grada entregada.

Llegó la primera canasta de Bamforth, un triple que ponía por delante a los sevillanos (81-80), que ya estaban atrincherados como posesos bajo su aro, como un todo, alentados por un pabellón entregado. Carroll empataba con un triple marca de la casa (85-85). Espectáculo colosal, nervios, tensión, pese a que no había nada en juego, o todo, el orgullo. Otro triple de Carroll (11) y Casimiro pedía tiempo muerto a falta de 2:11.

Thompkins sumó desde el triple y recuperó una pelota y a Hakanson se le salió un balón que bien pudo ser un dos+uno con 89-93 que bien pudo multiplicar la emoción hasta el final. Sergio Rodríguez desde el tiro libre (90-95) y 24 segundos para un milagro que no se produjo, aunque el San Pablo aplaudió a rabia a su equipo como merecía por la temporada y por este regalo final más allá del resultado.

FICHA TÉCNICA:

90. Baloncesto Sevilla (20+24+24+22): Hakanson (26), Bamforth (3), Berni (8), Nachbar (6), Balvin (20) -cinco inicial-, Radicevic (4), Sánchez (6), Miljenovic (0), Cate (0), Oriola (6), Henton (-), Jordan (11).

97. Real Madrid (23+22+28+24): Sergio Rodríguez (8), Llull (21), Maciulis (6), Thompkins (12), Ayón (23) -cinco inicial-, Nicioni (6), Doncic (1), Reyes (8), Carroll (11), Lima (1), Hernangómez (-), Taylor (-).

Incidencias: Partido de la jornada 34 de la Liga Endesa disputado en el pabellón de San Pablo ante 7.200 espectadores. Lleno absoluto. En los prolegómenos Kristaps Porzingis, jugador de los New York Knicks y exjugador cajista, recibió una camiseta de manos del presidente del club Fernando Moral.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos