Menú
miércoles, 07 diciembre 2022

«Disfrutemos el momento»

Comienza la semana de la afición para el Sevilla y el presidente Castro se dirige a la afición a través de una carta

21 oct 2016 / 12:23 h - Actualizado: 21 oct 2016 / 12:23 h.
"Sevilla FC","José Castro"
  • Pepe Castro, en el discurso que ofreció en la entrega de los premios periodísticos José Antonio Blazquez. / Manuel Gómez
    Pepe Castro, en el discurso que ofreció en la entrega de los premios periodísticos José Antonio Blazquez. / Manuel Gómez

Este viernes arranca una nueva edición de la semana de la afición para el Sevilla Fútbol Club y José Castro, presidente de la entidad, ha querido dirigirse a su afición a través de una carta en la que invita a todos a participar en una semana pensada por y para la hinchada.

La carta al completo dice lo siguiente.

Este jueves, en una comida con amigos, todos sevillistas con numerosas experiencias vividas, se entabló una discusión sobre la conveniencia de quedar primero o segundo de grupo en Champions –y eso que todavía no tenemos cerrado el pase-, debido a que tal vez sean rivales más asequibles los líderes en los diversos grupos que los segundos. La discusión se prolongó a si teníamos que jugar con uno o dos delanteros, a si la posesión es o no tan importante y a otros aspectos de este tipo.

He de reconocer que al ver a esos sevillistas entrados en canas debatir con fervor sobre los temas referidos, todos ellos de índole menor, no pude más que sonreír y reflexionar sobre el momento tan dulce que estamos viviendo desde 2006, cuando iniciamos posiblemente el período de mayor esplendor de nuestra historia.

Inevitablemente, se me vinieron a la cabeza épocas anteriores donde las conversaciones entre sevillistas se conducían por derroteros mucho más dramáticos. Me pregunté, de hecho, dónde estábamos hace 20 años. Y lo busqué. Justo hoy hace 20 años empatábamos en El Molinón 1-1 y sumábamos nuestro quinto punto en ocho jornadas. Ocupábamos, claro, posición de descenso y ya sabemos de la trágica forma que terminó aquella campaña, con miles de nosotros llorando sin consuelo en el Carlos Tartiere, maldiciendo nuestra suerte y, sin saberlo, entrando en un turbulento e inquietante período que por poco acaba con la entidad.

Hoy arranca la Semana Grande de la Afición y he querido aprovechar esta circunstancia para lanzar un mensaje de optimismo a los sevillistas, porque creo que a veces no nos damos cuenta, yo el primero, de la situación privilegiada que vivimos.

Estamos instalados en una vorágine de éxitos y satisfacciones que en ocasiones nos impide valorar lo que está logrando nuestro Sevilla. Pero la realidad es la que es. Los sevillistas hemos levantado nueve títulos en una década, hemos ganado más UEFA Europa League que nadie, hemos jugado 15 finales, somos el único club con dos equipos en la Liga de Fútbol Profesional y hasta, en la última jornada, hemos sido capaces de ganar los 22 partidos que disputaron todos los equipos de la casa.

Por todo esto, ahora nuestras discusiones y debates, así como nuestras ilusiones, poco tienen que ver con las de hace unas décadas. Los sevillistas siempre vamos a discutir, porque somos, por fortuna, inconformistas, algo fundamental para generar la exigencia que nos hace crecer. Pero benditas sean las discusiones de nuestro presente, instalado el equipo en las alturas, ganando títulos y jugando finales campaña tras campaña, siendo terceros en la Liga y con el pase a octavos de la Champions a punto de caramelo con únicamente tres jornadas disputadas.

Echemos la vista atrás desde aquella campaña desastrosa que culminó en el Carlos Tartiere. Me acuerdo de las ganas que le puso Rafael Carrión para tomar el mando en un momento tan complicado, de la serenidad que impuso Roberto Alés para poner los cimientos sobre los que se levantó esta gran obra y del impulso que le dio José María del Nido para acabar con muchos complejos de varias generaciones que ni siquiera habíamos vivido la disputa de una final. Me acuerdo, cómo no, del trabajo de tantos consejeros, de nuestros entrenadores, de nuestros futbolistas, liderados por capitanes enormes como Pablo Alfaro, Javi Navarro, Andrés Palop, Ivan Rakitic, Fernando Navarro o José Antonio Reyes, de nuestra zurda de diamantes, Antonio Puerta... Y, por supuesto, del aliento de nuestra hinchada en noches mágicas europeas, de aquella enfervorizada colina de Gelsenkirchen o de aquel bendito 10 de mayo de Eindhoven. Son muchos los responsables de que -20 años después- el Sevilla FC sea completamente distinto a lo que fue y es de justicia reconocerlo de tal modo.

Se suele decir que sólo cuando se para y pasa el tiempo se tiene la suficiente perspectiva para valorar los éxitos. Pero los sevillistas no queremos ni debemos parar. Quiero invitar a los sevillistas en ésta, su semana grande, a que disfruten, a que vivan el momento, a que valoren lo que estamos viviendo, a que se sientan afortunados porque muy pocos equipos dan tantas satisfacciones a su gente como el nuestro.

Sigamos discutiendo, porque así creceremos. Pero que eso no nos impida valorar lo mucho que estamos logrando y, sobre todo, disfrutar de ello.

¡¡¡Gracias por todo afición. Grande Sevilla!!!

José Castro Carmona, presidente del Sevilla FC.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos