lunes, 10 agosto 2020

Las 10 claves de la temporada

20 jul 2020 / 11:51 h - Actualizado: 20 jul 2020 / 11:52 h.
$hmKeywords_Schema
  • Las 10 claves de la temporada

Zidane, Benzema y la inestabilidad del Barcelona fueron las claves que decidieron la liga en las jornadas decisivas.

Pero Simeone, Lopetegui, el desastre del Espanyol, el VAR, la influencia del coronavirus, el premio de Villarreal, Real Sociedad y Granada y el mal año de Valencia, Betis y Celta completan una lista de diez cuestiones decisivas en una temporada en la que el Real Madrid se proclamó campeón.

1. Zidane, poco ruido y muchos títulos.

El 11 de marzo de 2019, 284 días después de abandonar el Real Madrid, Zinedine Zidane respondió a la llamada de auxilio de Florentino Pérez y volvió a sentarse en el banquillo para sustituir a Santiago Solari. Se convirtió en el tercer técnico de un curso convulso en el que el conjunto blanco sólo levantó el Mundial de Clubes, aún sin Zidane. Para esta campaña, muchos presagiaron un tortazo del técnico francés, pero su gestión fue determinante para levantar la Liga número 34 blanca. Con poco ruido, ya ha conseguido once títulos en el Real Madrid, sólo tres menos que Miguel Muñoz, técnico más galardonado de la entidad madridista a lo largo de su historia.

2. La Liga de Benzema.

Así será recordado el título que ganó el Real Madrid. Ese es el eslogan final que resumen un campeonato que también se cimentó en la fortaleza de Sergio Ramos y en el regreso a la mejor versión de Courtois. Sin embargo, Benzema sobresale por encima del resto. A sus 32 años, el delantero francés presenta unas características absolutamente opuestas a las de un "9" al uso. Sus más de 10 asistencias sujetan esa afirmación sobre un hombre con una movilidad infinita que apenas se ha perdido sólo un partido de Liga y que ha firmado 21 goles, grandes números que le han permitido pelear con Messi casi hasta el final por el trofeo de máximo goleador. La Liga 34 del Real Madrid, es la de Benzema.

3. Inestabilidad blaugrana.

En la otra orilla, el otro candidato al título no tuvo la suficiente tranquilidad institucional para conquistar un trofeo que se le escapó tras el fin del estado de alarma provocado por el coronavirus. Destituido Ernesto Valverde en el mes de enero cuando el Barcelona era líder en la Liga y acababa de ser eliminado de la Supercopa de España por el Atlético, su sustituto, Quique Setién, no acabó de encajar en el banquillo. Criticado públicamente tras varios malos resultados por pesos pesados como Luis Suárez, Lionel Messi acabó de rematar la faena tras perder frente a Osasuna 1-2 en la penúltima jornada: "Ya dije que así era difícil ganar la Champions... y no nos daba ni para la Liga". Sus palabras, resumen perfectamente el curso azulgrana.

4. La marca Simeone

El Atlético de Madrid ha podido ser criticado por su juego rácano en algunas fases del curso, pero cuando ha tenido que rendir, no ha fallado. El choque previo al confinamiento frente al Liverpool marcó un antes y un después en un club que desde que contrató a Simeone en diciembre de 2011 acumula ocho participaciones consecutivas en la Liga de Campeones. Un título de Liga, dos finales de "Champions", una Copa del Rey y una Supercopa de España es el resultado de una estabilidad deportiva e institucional marcado por el trabajo de Simeone en el Atlético de Madrid, al que volvió a conducir hacia un final de curso exitoso con una tercera plaza meritoria. La próxima temporada, más Simeone.

5. El salto de Lopetegui

Después de abandonar por la puerta de atrás la selección española y el Real Madrid, Julen Lopetegui encontró su oportunidad en el Sevilla, que brindó al técnico vasco la opción de redimirse en su banquillo. Con regularidad y acierto, el Sevilla fue bien dirigido hacia una de las posiciones de Liga de Campeones, competición en la que participará por octava vez en su historia gracias a la estabilidad de un técnico que dio un salto de calidad en su gestión.

6. La influencia del coronavirus

Si por algo será recordada esta temporada, será sin duda por la influencia del coronaviurus. El estado de alarma generado por la COVID-19 que paró la competición durante algo más de tres meses pasó por encima de algunos equipos, que se hundieron en las últimas once jornadas. Ocurrió en la zona de arriba y en la de abajo, pero tal vez el Getafe y la Real Sociedad fueron dos de los que más ejemplarizaron cómo se puede perder todo el trabajo de casi un curso por un parón inesperado. En el caso de los hombres de José Bordalás, ganaron sólo uno de once partidos y perdieron su plaza europea en los último minutos de la última jornada, mientras que la Real, aunque sólo sumó dos victorias, consiguió mantener la sexta posición casi de milagro. Pasaron de competir por la Liga de Campeones con alegría a pedir la hora para no salir de Europa.

7. El desastre del Espanyol

De todos los descensos, el más llamativo fue el del Espanyol, que parecía destinado a firmar una temporada interesante con su participación en la Liga Europa ganada sobre el césped la temporada pasada. El resultado fue otro: acabó en Segunda División 26 años después. Hasta cuatro entrenadores (David Gallego, Machín, Abelardo y Rufete) intentaron enderezar el rumbo de una entidad que hizo cambios en todas sus parcelas, debilitó su plantilla en verano con las ventas de Borja Iglesias y Mario Hermoso, invirtió 40 millones sin éxito en el mercado de invierno y todo para caer y mostrar al mundo que la gestión de un empresario con millones no siempre funciona. Fue el caso del chino Chen Yansheng, cabeza más visible de un proyecto fracasado.

8. El VAR, protagonista innecesario

Una de las misiones del VAR era terminar con las polémicas arbitrales de cada jornada. Sin embargo, esta temporada, en ocasiones, éstas se dispararon. Por diferentes razones, en algún momento del curso casi todos los equipos lamentaron la actuación del videorabitraje, que tampoco colaboró en hacer los partidos más fluidos. Como ejemplo final, el Levante-Getafe, en el que se añadieron diez minutos en cada parte después de la intervención del VAR para anular cuatro goles y señalar un fuera de juego. Y, en el lado de la polémica, también en la última jornada, el Leganés se quejó amargamente de una posible mano de Jovic que podría haber sido el penalti de su salvación. Fue la traca final del VAR, que no acaba de asentarse.

9. Tristeza en clubes destinados a mayores retos

Entre los derrotados del curso, destacan tres clubes que estaban destinados a pelear por empresas de mayor nobleza. Son el Valencia, el Betis y el Celta. El primero, disipó sus últimas opciones europeas en la última jornada para acabar noveno; al segundo, con buenos refuerzos como Borja Iglesias, Carles Añeña, Emerson o Nabil Fekir, se le hizo eterna LaLiga y se quedó a cinco puntos del descenso; y el tercero, con un buen equipo con nombres como Iago Aspas, Nolito, Denis Suárez o Rafinha, rozó la Segunda División y estuvo a un gol de bajar. Todos tendrán que reflexionar este verano.

10. Villarreal, Real Sociedad y Granada, el éxito del trabajo

Al contrario que el Celta, el Valencia y el Betis, los tres sí compitieron hasta el final para encontrar el premio de Europa. Mención especial para el Granada, que de la mano de Diego Martínez ha pasado en un año de jugar en Segunda División a pasear su nombre por el continente por primera vez en su historia. Es el éxito del trabajo bien hecho y de la buena gestión a la que se unieron la Real Sociedad, uno de los equipos que más sufrió en la Liga pospandemia, y el Villarreal, que con Santi Cazorla al frente pegó un acelerón impresionante en las últimas once jornadas. Todos, merecieron su premio.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016