jueves, 23 septiembre 2021
Fútbol

Los penaltis dejan a España sin premio

El conjunto de Luis Enrique cae con la cabeza alta ante Italia en la tanda de penaltis tras empatar a uno en los 120 minutos

06 jul 2021 / 23:44 h - Actualizado: 07 jul 2021 / 00:15 h.
"Fútbol"
  • Foto: EFE
    Foto: EFE

TAGS:

Nueve años después, España ha jugado una semifinal de la Eurocopa. En aquella ocasión, la selección nacional de fútbol se enfrentó a Portugal y logro el pase a la final gracias a los lanzamientos de penaltis. Hoy, tocaba jugar contra Italia, la selección que más había deslumbrado en este campeonato. El césped del estadio de Wembley en perfecto estado. 16 grados de temperatura. Las gradas tan llenas como pueden estar en estos tiempos. Entre 8 y 9 mil aficionados españoles. Todo preparado para el gran espectáculo que es el fútbol.

Después de escuchar los himnos nacionales –más hondos y más bellos que nunca; parece que se hacen más grandes en los momentos importantes- comenzaba el partido con una selección italiana lanzada contra la portería de España. Los italianos apretaban las líneas y se pegaban unos a otros haciendo el campo más pequeño, impidiendo jugar con comodidad a la selección española. La presión italiana era portentosa aunque España se empeñaba en seguir siendo el equipo que más ha tenido el balón y mejor ha adormecido a los rivales tocando con paciencia y triangulando en busca de oportunidades, dando algún susto a los italianos. Mientras, los jugadores italianos esperaban un fallo, un error que les permitiera buscar la contra y hacer daño en la defensa española.

El balón pasaba por las botas de Busquets una y otra vez. Por las de Koke, también. Los italianos salían de atrás a base de pelotazos. El primer cuarto de hora de partido lo ganaba el equipo español a los puntos. A los veinte minutos el aviso llegaba desde el lado italiano. La portería española sin portero aunque la delantera Italiana era incapaz de tirar a puerta gracias a la presión defensiva impecable de los centrales españoles. En el minuto 24, Dani Olmo ponía un inmenso ‘uy’ en las gargantas de los aficionados españoles. Y así quedaba huérfano el segundo cuarto de hora de partido. La delantera española llegaba hasta con cuatro jugadores al área italiana y, así, los centrales azzurri tenían que quedarse en su sitio sin poder ayudar en ataque. Pero sin suerte de cara al gol para los de Luis Enrique. Final de la primera parte y empate a todo. A goles, a intensidad, a falta de ocasiones realmente claras (Italia lanzó a última hora a la cruceta), a prudencia. A todo excepto a posesión porque la pelota había sido de España, de principio a fin, aunque con el último pase perdido, desaparecido; y sin ese toque no hay gol.

Segunda parte. Planteamientos idénticos en ambos equipos. Los jugadores españoles se anticipaban bien y comenzaban a dar sensación de peligro. Las faltas tácticas españolas salpicaban los intentos de contragolpe por parte de los italianos. Una de ellas le costaba una tarjeta amarilla a Busquets.

Durante el primer cuarto de hora de la segunda parte iban llegando las oportunidades de gol para ambos equipos. La defensa azzurri se iba poblando por momentos y así, las estrategias se iban afilando. Y en el minuto 59 llegaba el gol italiano. A la contra y con la defensa española descolocada por completo (también sin suerte), Federico Chiesa colocaba un balón imposible para Unai Simón. Comenzaban los problemas para España. Primer cuarto de hora, naturalmente, para Italia. Y si antes las estrategias se habían marcado ahora eran exageradas en el plnteamiento.

La oportunidad de Oyarzabal en el minuto 64 dibujaba esperanza para que la moral se elevase puesto que estaba desaparecida. En el 66 era Olmo el que lanzaba a la izquierda de Gianluigi Donnarumma. En el 67, contestaban los italianos. El partido se abría y los complejos se quedaban sin espacio. Ya era todo o nada. Gerard Moreno y Rodri entraban en el minuto 69 y se unían a Morata, que había salido a jugar tras el gol italiano, como refuerzos.

España se veía obligada a atacar y controlar las respuestas a la contra italianas como buenamente podían. Cada ataque de la selección italiana olía a peligro, a destrozo en las líneas de defensa españolas. Como ya había ocurrido durante el resto del campeonato, España tenía muchos problemas defensivos. Demasiadas dudas de los centrales y del arquero. Pero, ahora, se sumaba la tremenda dificultad para encontrar espacios en ataque. Todo esfuerzo parecía estéril. El segundo cuarto de hora acababa sin dueño.

Pero la vida es maravillosa y, en el minuto 79 de juego, Álvaro Morata marcaba un gol precioso a pase de Dani Olmo. El resultado era justo. Los italianos comenzaban a parecer nerviosos y el portero cometía errores en sus salidas. Si una selección ha sabido levantarse en momentos difíciles durante este campeonato, esa ha sido la española. 3 minutos de más. El último cuarto de hora del tiempo reglamentario para España, con claridad.

La prórroga comenzaba y las fuerzas de los jugadores eran las justas. Nunca antes una selección había tenido que jugar tres prórrogas seguidas en el campeonato. España ha sido la primera en tener que hacerlo. Ambas escuadras, a pesar de los refuerzos, hacían rodar el balón con los músculos agotados. Si antes las estrategias se multiplicaban en su intensidad, ahora se reducían a la mínima expresión. Imprecisiones en los dos equipos, todo ralentizado, entradas llegando tarde... En el minuto 97, excelente ocasión para España tras un barullo que terminó con saque de puerta. En el 101, otra ocasión clara. Y, una tras otra con poco fútbol sobre el terreno de juego, hasta la definitiva tanda de penaltis.

La tanda de penaltis terminó convertida en una tortura para el equipo español. Los fallos de Olmo y Morata fueron definitivos. No pudo ser y habrá que esperar para volver a ganar una Eurocopa. Esta vez el esfuerzo no tuvo recompensa. En cualquier caso, la selección española ha llegado mucho más lejos de lo que muchos esperaban y ha firmado una participación muy meritoria.

Ficha técnica:

1 - Italia: Donnarumma; Di Lorenzo, Bonucci, Chiellini, Emerson (Tolói, m.74); Barella (Locatelli, m.85), Jorginho, Verratti (Pessina, m.74); Insigne (Belotti, m.85), Chiesa (Bernardeschi, m.107) e Immobile (Berardi, m.62).

1 - España: Unai Simón; Azpilicueta (Marcos Llorente, m.85), Eric García (Pau Torres, m.109), Laporte, Jordi Alba; Busquets (Thiago, m.106); Koke (Rodri, m.70), Pedri; Dani Olmo, Ferran Torres (Morata, m.62) y Oyarzabal (Gerard Moreno, m.70).

Goles: 1-0, m.60: Chiesa. 1-1, m.80: Morata.

Tanda de penaltis: Locatelli: fallo (0-0). Olmo: fallo (0-0). Belotti: gol (1-0). Gerard Moreno: gol (1-1). Bonucci: gol (2-1). Thiago: gol (2-2). Bernardeschi: gol (3-2). Morata: fallo (3-2). Jorginho: gol (4-2).

Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a Busquets (51) por España; y a Tolói (97) y Bonucci (118) por Italia.

Incidencias: encuentro de semifinales de la Eurocopa 2020, disputado en Wembley ante 57.811 espectadores.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla