La Copa de España lanza el sueño de tres ciclistas sub 23 sevillanos

Arranca la Copa de España de ciclismo con un trío de sevillanos sub 23 en liza y un anhelo común: ganarse un hueco en el complejo mundo del profesionalismo

24 feb 2018 / 22:37 h - Actualizado: 24 feb 2018 / 22:39 h.
"Ciclismo"
  • La Copa de España lanza el sueño de tres ciclistas sub 23 sevillanos
  • La Copa de España lanza el sueño de tres ciclistas sub 23 sevillanos
  • Juanpe López celebra su victoria en Mungia, en 2017. A la derecha, Ramón Díaz y David Martín. / El Correo
    Juanpe López celebra su victoria en Mungia, en 2017. A la derecha, Ramón Díaz y David Martín. / El Correo

TAGS:

El pelotón amateur español afronta este fin de semana la primera de las citas de la Copa de España de ciclismo, el circuito más asentado y con mayor pedigrí del calendario ciclista aficionado. La localidad extremeña de Don Benito acoge la inaugural de las nueve pruebas de las que consta, y que al término de las mismas, allá por el mes de mayo, trazará una clasificación por puntos que en los últimos años ha sido sinónimo de salto al complicado escenario profesional. Así ocurrió, por ejemplo, en la última edición, cuando todo el podio final obtuvo pasaporte hacia el pelotón internacional: el campeón, Serrano (Caja Rural); y Samitier (Euskadi Murias) y el andaluz López-Cózar (Fundación Euskadi), segundo y tercero, respectivamente.

En la edición que este fin de semana arranca en el dombenitense Circuito del Guadiana aparecen tres de los cuatro sevillanos que compiten en la división ciclista sub 23. Juanpe López, del Polartec Kometa; David Martín en el Bicicletas Rodríguez Extremadura y Ramón Díaz, del Eiser-Hirumet, lucharán desde este domingo por destacar en la competición nacional. De este trío de sevillanos, el lebrijano Juanpe López es quién más se juega.

Enrolado en el equipo de la Fundación Contador, Juanpe afronta una temporada clave para su devenir. A sus 20 años aspira el ser uno de los elegidos para continuar la carrera en el equipo mayor de la fundación, el Polartec Kometa de la categoría continental, tercer escalón del profesionalismo. Para ello, necesita dar un paso adelante en sus resultados, aunque la prueba extremeña no es de las que se adapte bien a sus condiciones escaladoras, ya que se trata de un recorrido eminentemente llano de 170 kilómetros con la subida a Magacela, que aunque selectiva, no llega a ser todo lo exigente para romper la carrera.

Superar Magacela y pelear en el sprint es el objetivo del joven David Martín, de 18 años y corredor del Bicicletas Rodríguez Extremadura. «Me he preparado fuerte para empezar bien, me veo con fuerzas pero la subida hay que pasarla», destaca el joven de Mairena del Aljarafe, que debutará en la categoría sub 23 tras arrasar en todos los escalafones con entorchados nacionales y andaluces, pero en las ruedas gordas del mountain bike. Ahora se pasa a la carretera dispuesto a sacar todo el motor que atesoran sus piernas, que se adaptan a trazados con finales con un poco de pendiente donde se requiere punta de velocidad. Sus prestaciones en esta nueva aventura son un interrogante, pero apunta maneras.

También llega a la categoría otras de las firmes promesas, no del ciclismo sevillano, sino nacional: Ramón Díaz. Generación del 99 (como David Martín), el año pasado alzó los brazos en el nacional de fondo en carretera júnior, un hito que lo catapultó a disputar el Mundial de Bergen (Noruega). Para esta temporada ha fichado por el Eiser-Hirumet vasco y se ha mudado a Bilbao, donde cursa sus estudios universitarios. Díaz asevera que «debutar en una prueba de la Copa de España de 170 kilómetros es complicado, va a ser duro», consciente de lo que supone el salto de categoría. Aún así, el espigado ciclista sevillano, de 193 centímetros de altura, se marca objetivos a medio plazo, más allá de la prueba extremeña: «en principio, ver cuál es el nivel de la gente, dónde puedo estar, y ya después poco a poco intentar ganar alguna carrera si es posible y ayudar al equipo cada vez que me lo requieran».

Los tres sevillanos, a quiénes se une en la categoría Paco López Mayo (Bicicletas Rodríguez Extremadura), que no correrá en la prueba dombenitense, coinciden en que más allá de soñar con un futuro profesional, pelearán también por una buena clasificación final en esta Copa de España. Aún en edad sub 23, se les augura recorrido en una de las competiciones ciclistas más disputadas de la península, y, pese a que el ciclismo sevillano no ha brillado en el profesionalismo –este 2018 no hay ningún hispalense en el pelotón internacional–, fue conquistada por dos corredores de la tierra, el carmonense Ramírez Abeja en categoría élite en 2003 y el cuerveño Francisco Olmo en 2008.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla