Wellens goza en la tortura de los Gazules

Crónica. El belga triunfó en la cuarta etapa de la Vuelta a Andalucía con un muro final al 18% y adoquines. Ahora es líder seguido de Landa. La salida tuvo lugar en la sevillana Plaza de España.

17 feb 2018 / 20:58 h - Actualizado: 17 feb 2018 / 21:09 h.
"Deportes","Ciclismo","Radiografía del ciclismo andaluz"
  • Últimos metros de Wellens en el muro de Alcalá de los Gazules. / Román Ríos (Efe)
    Últimos metros de Wellens en el muro de Alcalá de los Gazules. / Román Ríos (Efe)
  • Tradicional corte de la cinta en la salida./ Manuel Gómez
    Tradicional corte de la cinta en la salida./ Manuel Gómez
  • Froome, junto a la estatua de Aníbal González, en Sevilla./ Manuel Gómez
    Froome, junto a la estatua de Aníbal González, en Sevilla./ Manuel Gómez
  • Una postal preciosa de la Vuelta a Andalucía./ K. Medrano
    Una postal preciosa de la Vuelta a Andalucía./ K. Medrano
  • Ciclistas aguardan la salida en la Plaza de España./Manuel Gómez
    Ciclistas aguardan la salida en la Plaza de España./Manuel Gómez
  • Tradicional corte de la cinta en la salida./ Manuel Gómez
    Tradicional corte de la cinta en la salida./ Manuel Gómez
  • Froome, junto a la estatua de Aníbal González, en Sevilla./Manuel Gómez
    Froome, junto a la estatua de Aníbal González, en Sevilla./Manuel Gómez
  • Wellens goza en la tortura de los Gazules

A Tim Wellens le gusta Andalucía. El portentoso ciclista belga de Lotto Soudal volvió a alzar los brazos en una etapa de la Ruta del Sol, como ya hiciera en la edición pasada de 2017. Si entonces culminó una escapada en Coín, este sábado capturó el triunfo tras reventar a Mikel Landa en el muro final de Alcalá de los Gazules, localidad gaditana que fue meta de una cuarta posta que tuvo por partida el marco incomparable de la sevillana Plaza de España. Wellens también se colocó como líder a falta de la contrarreloj final, que este domingo dirimirá quién sucede a Valverde en el palmarés de una disputadísima Vuelta a Andalucía.

La carrera arrancó con un periplo entretenido por la Campiña sevillana y la Sierra de Grazalema. Solventado el trámite colorista de la Plaza de España, el pelotón tomó rumbo a Dos Hermanas y Utrera, donde se iniciaron los movimientos hasta formarse la primera escapada del día, de nueve hombres. Eso ocurrió antes de llegar a mitad de camino, donde esperaban las dos dificultades montañosas de Las Palomas y El Boyar, de primera y tercera categoría, enclavadas en pleno Parque Natural de Grazalema. Fue el momento en el que Amador (Movistar) contraatacó desde el grupo y se fue con Vanmarcke (EF-Drapac), poniendo pronto tierra de por medio con un pelotón que saltó por los aires con el incremento de ritmo. Así endurecía Movistar la carrera de cara a seleccionarla antes de arribar a las faldas de Alcalá, donde aguardaba un rampón, aunque corto, con un desnivel de hasta el 18 por ciento.

A cuatro de meta, fagocitada la fuga, los gallos tomaron posiciones. La fuerte arrancada de Landa solo tuvo respuesta en Wellens, que a 300 metros del arco asestó un duro hachazo al flamante fichaje de Movistar, conquistando la costala alcalaína labrada con adoquín grueso, horma del zapato del belga natural de Flandes y con dinamita en las piernas para estos finales explosivos. El de Lotto arañó cinco segundos que lo convierten en líder con siete de ventaja con Landa y 11 frente a Poels (Sky), que entró cuarto, tras Fuglsang (Astana). La contrarreloj de Barbate de este domingo será el juez de una carrera de la que ya se ha quedado fuera de combate Chris Froome (Sky), a quién un inoportuno pinchazo en la entrada del muro final dejó sin opciones. La cronometrada tendrá una innovación significativa, y es que parte de sus 14 kilómetros discurrirán por tramos de tierra de un camino rural, que además, picarán hacia arriba. Wellens, buen contrarrelojista y ciclista técnico en estos terrenos, lo tiene todo en su mano para alzarse con su primera Ruta del Sol, y de paso, reafirmar su estrella con Andalucía.

Entre los andaluces, Cristian Rodríguez (Caja Rural) fue el mejor clasificado, 26º en meta y 21º en la general, superando a Javi Moreno (Delko) que tras una buena ascensión en Allanadas perdía comba en un final poco apropiado a sus condiciones. El jienense llegó 46º y ahora es 23º en la general. El granadino Cuadros (Caja Rural) siguió demostrando sus buenas condiciones y tras dos días en la escapada, llegó en una meritoria 27º posición, 79º en la general. Por su parte, Díaz (Cycling Academy), se hundió y perdió 34 posiciones, ahora es 63º. El cordobés Cubero llegó el 80º mientras que el granadino López-Cózar (Fundación Euskadi) acabó 104º.

Plaza de España, postal ciclista de campanillas

La sevillana Plaza de España se convirtió en un incomparable punto de partida para soltar las riendas de una carrera ciclista. La Ruta del Sol hizo parada en la capital hispalense para bridarse una de sus más coloristas estampas, la de la serpiente multicolor con el imponente complejo de Aníbal González –y su estatua convertida en espectador de excepción- como contexto.

Al filo de las 10 de la mañana, con la caravana de la Vuelta Ciclista a Andalucía ya desplegada en el centro de la plaza, este punto clave de Sevilla ya respiraba ambiente ciclista. La presentación de los equipos sirvió también para que propios y ajenos aprovecharan las entrevistas del infalible speaker Juan Mari Guajardo para catalogar el lugar. Es el caso del francés Jerome Cousin, de Direct Energy, que incluso hizo una reverencia hacia el monumento para arrancar aplausos al no demasiado público concitado en derredor del control de firmas.

A eso de las 11:40 los ciclistas formaron justo delante de la glorieta Aníbal González para tomar la salida neutralizada rumbo a la Avenida Rodríguez de Casso. Una oportunidad que se brindaron para trabajarse todo un recorrido turístico por esta calle del Parque, antes de tomar la Palmera y la Avenida de Jerez. Todo el trayecto por la capital formaba parte de la neutralizada, en una suerte de paseo de tres kilómetros que se tornó serio en Bellavista, donde arrancó la carrera de verdad rumbo a Grazalema y a Alcalá de los Gazules.

Tras la etapa del viernes que finalizó en la localidad de Herrera, esta será la única ocasión que tendrá la provincia de Sevilla para disfrutar de ciclismo profesional en 2018, toda vez que la Vuelta a España ya ha confirmado un recorrido que no tocará el territorio, pese a que un tercio de su trazado se realiza por Andalucía. El pasado año Sevilla pudo disfrutar de finales de etapa tanto en la Ruta del Sol como en la ronda ibérica, tanto en la capital como en Tomares, que acogió la llegada de la etapa 13. En ese caso, Écija fue punto de partida de la 14. Habrá que esperar a 2019 para que lo más granado del pelotón vuelva a hacer acto de presencia en Sevilla.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla