sábado, 15 enero 2022
23:30
, última actualización

El Aljarafe y la Sierra Sur, el mal sueño del PSOE

PP y Unidos Podemos ganan en 22 municipios aprovechando otra nueva pérdida de votos socialistas

27 jun 2016 / 02:07 h - Actualizado: 27 jun 2016 / 13:55 h.
"IU","Podemos","PP","PSOE","Ciudadanos","Unidos Podemos","Elecciones Generales 2016"
  • El PP arrebató al PSOE la primera posición en Mairena del Aljarafe. / Pepo Herrera
    El PP arrebató al PSOE la primera posición en Mairena del Aljarafe. / Pepo Herrera
  • Un colegio electoral de Tomares, donde el PP volvió a alzarse como primera fuerza. / Pepo Herrera
    Un colegio electoral de Tomares, donde el PP volvió a alzarse como primera fuerza. / Pepo Herrera
  • El PSOE resistió en Dos Hermanas, la gran ciudad que nunca pierde. / Pepo Herrera
    El PSOE resistió en Dos Hermanas, la gran ciudad que nunca pierde. / Pepo Herrera

Los municipios sevillanos le dieron un pequeño disgusto anoche al PSOE, que ha pasado de controlar 95 de ellos a tan solo 82 de los 104 que conforman el mapa de una provincia crucial para los intereses de los socialistas quienes, a pesar de perder votos otros comicios más –y ya van tres consecutivos, ahora con casi 24.000 apoyos menos– no han visto mermada su posición privilegiada, colocándose a poco más de 75.000 papeletas de su eterno perseguidor, el Partido Popular, en este territorio.

No en vano, su líder andaluza, Susana Díaz, echó el resto en muchos de sus rincones durante la campaña electoral para intentar amarrar, al menos, el resultado positivo en aquellos que mantenían su color rojo. Pero, a pesar de que perpetúan su hegemonía controlando entre otros las grandes ciudades como Dos Hermanas y Alcalá de Guadaíra, o comarcas como la Sierra Norte, la Campiña, o el Bajo Guadalquivir, lo cierto es que tanto por su derecha como por su izquierda le han crecido los enanos este 26J, perdiendo en tan solo seis meses lugares como Écija, Pilas o Sanlúcar la Mayor, que han sido recuperados por el PP, o municipios como Badolatosa, Pedrera o Castilleja de Guzmán, que se decantaron por Unidos Podemos.

En concreto, el mal sueño socialista se ha reproducido en dos puntos concretos. Uno, el Aljarafe, devolviendo aquí a los populares feudos que el PSOE había rescatado en diciembre, como Mairena del Aljarafe, Bollullos de la Mitación o Gelves, y entregándole contra todo pronóstico a Unidos Podemos pueblos como Almensilla con una diferencia de tan solo un voto– y Castilleja de Guzmán –apenas 20 votos menos–.

El segundo, la Sierra Sur, donde el conocido como cinturón rojo acabó metido en un baño de color morado tras la suma de Podemos –que se alzó como segunda fuerza en la comarca el pasado 20D– e IU –otrora dueña y señora de esta zona–. Así, la confluencia de izquierdas, pese a no lograr los resultados esperados por las encuestas, se aupó en primera posición en Badolatosa, Martín de la Jara, Casariche y Pedrera, a los que se añade la resistencia de medio año en El Coronil y Marinaleda, dando buena cuenta de que el mundo rural ha virado tímidamente a la izquierda en detrimento del PSOE.

Eso sí, Unidos Podemos estuvo muy lejos de quedarse con los votos socialistas, dado que, en la mayoría de localidades, Podemos e IU por separado sumaban más que como coalición electoral. De hecho, la tónica general en la provincia de Sevilla ha sido la combinación de una pérdida considerable de votos de un PSOE que aguanta el temporal a duras penas y un quiero y no puedo del proyecto de Unidos Podemos que, junto a la alta abstención entre el calor, la época, la Eurocopa, el hartazgo de la repetición de unas elecciones... unos 70.000 votantes menos que en diciembre–, han propiciado un tímido aumento de apoyos para la derecha.

Sobre todo para el PP, que ha llegado a recuperar más de 24.000 votos, porque Ciudadanos, salvo mantener el segundo puesto en Espartinas –donde ostenta la Alcaldía– y algunas testimoniales terceras posiciones, no ha logrado asentar las raíces que echó en la primera corona del Aljarafe en sus comienzos. Los sevillanos, por tanto, al igual que a nivel estatal, han preferido quedarse con el original antes que con la copia.

Como dato a tener en cuenta, la provincia se está volviendo cada vez más animalista, y a los hechos me remito. En tan solo medio año, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma), ha pasado de 9.976 votos a 13.383. Por su parte, UPyD ha terminado de confirmar su ocaso, perdiendo casi 4.000 apoyos desde el pasado diciembre.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla