Menú

La Herre, mis adorables vecinos

El restaurante del hotel Palacio Pinello, un oasis en el centro de Sevilla

Carlos M. Montero monterogrove /
30 dic 2022 / 15:59 h - Actualizado: 30 dic 2022 / 16:03 h.
"Turismo","Gastronomía","Hostelería","Hoteles"
  • Restaurante ‘La Herre’. / C. M. M.
    Restaurante ‘La Herre’. / C. M. M.

Decía Luis Aragonés, mítico entrenador de fútbol que fuera seleccionador nacional, que la suerte no existía. Que, lo que verdaderamente existía, era la buena suerte o la mala suerte. Y he de reconocer que estoy plenamente de acuerdo con él. De hecho, yo me considero un tipo afortunado en el plano personal y en el profesional. En este último, trabajo en pleno centro de Sevilla, prácticamente a los pies de la Giralda, y disfruto a diario de la gastronomía que los restaurantes de la zona me ofrecen. De hecho, tengo a veintitrés pasos de mi despacho un oasis culinario del que suelo disfrutar en formato tapas y hoy les voy a hablar de él.

La Herre, mis adorables vecinos
Foto y siguientes, ejemplos de platos de ‘La Herre’. / C. M. M.

En Sevilla sigue existiendo cierto miedo por parte del cliente local a entrar en los restaurantes de los hoteles pensando que son lugares para “guiris” y, en este caso, nada más lejos de la realidad. Bueno, en este caso y en muchos otros casos. Los hoteles son espacios abiertos a todo tipo de públicos, en especial a los vecinos con los que conviven en el día a día, donde la gastronomía se ha convertido en un reclamo más dentro de las ofertas que nos proponen. Esa reflexión hacía esta mañana con mi amigo y colega, director del hotel Palacio Pinello, Tomás Fernández mientras nos tomábamos un café en el restaurante La Herre, que forma parte de la misma casa palacio que alberga ambos negocios.

La Herre, mis adorables vecinos
Foto: / C. M. M.

Este restaurante se divide en dos espacios. Tres si contamos con la terraza y sus vistas privilegiadas. Uno, el primero, nada más acceder al recinto, para disfrutar de las tapas en taburetes y mesas altas y otro, interior, para comer a mesa mantel en un amplio y luminoso patio donde su chef, José Miguel Rodríguez nos deleita con una carta dinámica con los productos frescos como protagonistas y que, junto a la tradición como buque insignia, le aplica guiños de cocina de vanguardia, pero sin perder de vista el concepto tapa. Los tres espacios son igualmente recomendables. Fuera de carta está la intención de complacer siempre a los clientes en sus necesidades específicas, que pudieran surgir en determinado momento. Si, a la magnífica labor de su director y a la pasión que aplica a la cocina el chef, se une un equipo de sala joven, pero formado y experimentado que hace las delicias de quienes visitamos con cierta frecuencia sus instalaciones, entenderán porqué lo calificaba al principio del artículo como un oasis.

La Herre, mis adorables vecinos
Foto: / C. M. M.

Carrillada ibérica con patatas panaderas, solomillo ibérico con salsa de pimienta, chuletitas de cordero, arroz negro con alioli, Yaki Udon de pluma, canelón de pollo gratinado, croquetas de cocido o de gambas, patatas bravas y huevos fritos... son solo algunas de las propuestas que les están esperando al final de la sevillanísima Cuesta del Bacalao. Como les decía, soy un tipo con buena suerte y pienso seguir disfrutando de esta racha mientras que los profesionales que están a nuestra disposición dentro de los hoteles de Sevilla sigan marcándose un nivel de exigencia gastronómico tan elevado como el de mis adorables vecinos del restaurante La Herre.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos